La Bestia

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 1

Hoy les voy a hablar sobre, el bosque de la bestia, o mejor dicho les contare la historia que causó su nombre.

Se dice que desde hace siglos en éste bosque habita una bestia enorme, con colmillos y garras capaces de desgarrar la piel y carne humana de un solo zarpazo, ojos verdes y grandes para ver a la perfección en la oscuridad, que es la hora en la que sale a cazar, su pelaje es café y frondoso como el de un oso, tiene una cola larga que usa para dar golpes si es necesario, anda en cuatro patas, y un rasgo muy característico son sus grandes cuernos parecidos a los de un demonio.

Algo especial que tiene ésta bestia es que puede transformarse en cualquier animal que quiera, pero conservara los cuernos.

Se dice que la bestia se dedica a matar a todo aquel que pase por su bosque después de medía noche, por eso nadie entra al bosque cuando el sol se ha ido, de hecho ni siquiera nadie vive cerca de él, el pueblo más cercano está a diez Kilómetros de distancia, sin embargo en lo profundo del bosque hay una vieja casa de madera en la que vive una anciana, pero nadie a parte de ella entra por temor a ser asesinado salvajemente.

Nadie se atreve a enfrentarla, excepto un hombre, que se hace llamar El Cazador, quien antiguamente era un leñador, él entra de noche al bosque para tratar de matar a la bestia con su par de pequeñas hachas, la causa de que haga esto es por venganza, ya que una noche la bestia mato a su esposa.

Aunque nadie sabe el origen de la bestia y el cazador, se dice ambos fueron maldecidos por una bruja, de la cual solo se conoce su nombre, Gala. Se dice que ella murió ahogada en el lago que está en el centro del bosque.

Y se sabe que la bestia está esperando a su sucesor para seguir atormentado a las personas que entran de noche a su bosque.

—¡Jajaja jajaja!― Las risas de mis compañeros de clase empezaron a sonar en el salón.

Me apena un poco, pues no es fácil pararse frente a la clase a contar una historia y que luego se burlen de ti.

—¡Ya basta! dejen que su compañera termine― Interrumpió la maestra.

—Si maestra, pero creí que había dicho que teníamos que narrar una historia... real― Dijo Fred, le gusta molestar a los demás, él se cree muy listo.

—Pues sí, la historia tiene que ser real, ¿Aileen tu historia es real?― Me pregunto la maestra.

—Claro que es real, todos conocen esa historia― Yo estoy segura de mi misma, esa historia es mi favorita y yo creo en ella.

Pero parece que mis compañeros no, excepto mi mejor amiga Dina, ella me hace un gesto de aprobación con su dedo pulgar, pero no sé si lo hace de forma sarcástica.

—Jaja, precisamente porque todos conocemos esa historia sabemos que es falsa― Insiste Fred

—¿Por qué dices que es falsa?― Le pregunte de forma retadora, no me gusta que me moleste.

—Por qué no existen pruebas, y la historia es ilógica

—¡Ja Te equivocas! sí existen pruebas, en la biblioteca esta un libro de la historia del bosque y cuenta esta leyenda

―Eso no prueba nada, esa historia fue inventada por los pueblerinos de antaño para que los niños no entraran al bosque de noche y se perdieran, fue tan famosa que mucha gente sin cerebro como tú se la creyó y alguien la escribió

—¡Basta! No dejare que insultes a tu compañera― Dijo la maestra.

—Está bien, no me molesta, solo me deja ver que tan cerrada es tu mente Fred, ¿Ahora dime eso de que no tiene lógica?― Me gusta pelear, no porque me gusten los problemas, sino porque me gusta ganar.

—Con gustó, es ilógico que si alguna vez existió esa criatura y el cazador, que lo más probable es que no, no es posible que sigan con vida, esa historia tiene cientos de años, y a menos que sean inmortales, que tampoco lo creó, no pueden estar vivos

―Tienes razón, eso fue hace muchos años, pero yo me puse a investigar más a fondo, y la leyenda dice que la bestia habito en el bosque durante más de 350 años, sobre la inmortalidad estoy de acuerdo contigo, pero se dice que esta es una maldición que fue pasando por generaciones, así que de esa forma tiene lógica, no son las mismas personas de antes, son diferentes— Sé que yo tengo razón, y él se quedó callado un momento.

―Sigues sin tener pruebas, por qué desde hace años no se escucha nada sobre ella, debería de haber algún muerto de vez en cuando si esa cosa existiera

—Es verdad, pero por el momento la maldición está controlada por la mujer que vive en el bosque

―Otra mentira, en ese bosque no vive nadie

—Para eso sí tengo pruebas, cuando quieras te llevare a conocer esa casa y la mujer que vive en ella



Cynthicena

#464 en Fantasía
#1307 en Novela romántica

En el texto hay: amor, magia

Editado: 06.07.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar