La Bestia

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 25

¿Si yo estoy aquí porque no me ataco? ¿A caso solo tenía la necesidad de ir al bosque? Es posible que me pase lo mismo que a él con lo de las trasformaciones, es decir, fuera del bosque no soy la bruja, solo soy Aileen, es solo hasta que entro que “me convierto”, por eso no me ataco, ahora soy solo Aileen, no la bruja, pero eso no importa por el momento, ahora tengo que salir a buscarlo, solo espero que no sea demasiado tarde.

No se me ocurrió otra cosa más que llevarme el bate como protección, abrí el armario y lo tome, de algo me ha de servir. Tuve que salir también por la ventana, fue fácil, solo tengo que cruzar y evitar cortarme con algunos vidrios que quedan ahí, pero bajar, me dolió, una vez parada en el techo trate de colgarme de la orilla, pero me resbale y prácticamente me caí del primer piso hacia el jardín, me golpee el codo al caer sobre el pasto húmedo, pero me levante y empecé a caminar, yo no tengo las mismas habilidades físicas que ellos, parece que solo se mejoraron mis dones en la magia, al menos espero poder usarlos bien. La verdad no sé cómo llegar al bosque, así que empecé a correr entre las calles para buscar por dónde se llega, las calles como era de esperarse en la madrugada, están desiertas y tenebrosas, solo hay algún gato o perro caminando por ahí, me da miedo estar tan sola pero no puedo detenerme, y al fin encontré el camino que lleva a la carretera, ahora solo es cuestión de seguirla hasta el bosque.

Corrí lo más rápido que pude, pero en momentos me detenía a recuperar el aliento, puedo correr más sin cansarme tanto, pero también tengo un límite, pasa uno que otro auto por la carretera, supongo que piensan que estoy loca por correr al lado de la carretera en la madrugada con un bate en la mano, después de algunos veinte minutos al fin llegue al bosque, ya estando ahí me dio miedo entrar, por fuera se ve tan imponente, las grandes copas de los arboles sobresaliendo, los troncos que casi no dejan ver entre ellos como para saber lo que hay dentro, pero parece como si algo se escondiera entre ellos, no tengo ni la más mínima idea de lo que me encontrare dentro, pero me arme de valor y entre, levante el bate como si fuera a darle a la pelota, tratando de estar alerta, camine lentamente para tratar de no hacer ruido, y claro para escuchar a mi alrededor por si algo se acerca.

Escucho solo el viento soplar entre las ramas de los árboles, una fría brisa que penetra en mi piel, aún estoy algo agitada por tanto correr, aunque la luna brinda luz, ahora parece que solo crea más sombras de las que hay.

Todo aparenta estar tranquilo, pero tanta tranquilidad solo me causa más nervios, de pronto salen pequeños animales de entre los árboles y los arbustos, aves que de pronto vuelan y el batir de sus alas me causa escalofríos, no estoy segura de a dónde ir o que hacer, sólo estoy caminando en el bosque, y escucho un ruido a mi derecha, al girarme para revisar lo que es, veo algo que perece ser una ardilla en el tronco del árbol, me acerque un poco y la ardilla salió corriendo.

Ya han pasado varios minutos desde que llegue y no hay señal de Evan ni nada, me detuve un poco para tratar de ubicarme y ver si puedo encontrar la casa de la abuela, mire lo más lejos que pude y reconocí el camino, estoy cerca del lago, si voy hasta él podre ir a casa desde ahí, así será más fácil, camine y efectivamente llegue al lago, los árboles, las estrellas y la luna se reflejan en el agua, me acerque a la orilla para ver mi reflejo, al mirar parece todo tan tranquilo, pero después de unos segundos una mujer apareció justo a un lado de mi reflejo, reaccione mirando atrás de inmediato, pero no hay nadie, ¿Habrá sido una alucinación?, no, estoy segura de haber visto una mujer de pelo rubio rizado, un antiguo vestido rojo muy maltratado y roto, su rostro era pálido, con sombras negras en los ojos, sus labios estaban igual de negros, y estaba totalmente empapada, solo de pensar en su aspecto hizo que mi corazón se acelere aún más, mi piel se puso como de gallina, quiero salir corriendo de ahí.

Pero me acerque una vez más a la orilla para ver mi reflejo, mire de nuevo y esa mujer ya no está, y repentinamente del centro del lago empezaron a hacerse ondas, como cuando lanzas una piedra, y también empezaron a salir burbujas, el viento empezó a soplar más fuerte, y del centro del lago algo empezó a salir, mis ojos no pueden creer que aquella mujer salió del lago completamente, tal y como la vi en mi reflejo, está flotando ahí, parece no tener pies, solo se ve la tela de la falda de su maltratado vestido,  mis piernas no responden para correr, solo siento como tiemblan, el miedo me paralizo, cerré los ojos esperando que fuera una horrible pesadilla, pero al abrirlos de nuevo la mujer ya está frente a mí, lanzo una carcajada psicótica que me causo escalofríos, y ahora si empecé a correr.

Siento que ella viene detrás de mí, mire atrás solo para verificarlo, corrí lo más rápido que pude hacia donde yo creía que es el camino a  la casa de la abuela, pero mientras corro tropecé con alguna roca y caí al suelo, me levante rápido pero aquella mujer ya está frente a mí con una horrible sonrisa macabra, pero inesperadamente de entre los arbustos apareció la bestia, cayó al suelo como si se hubiese tropezado también, luego se enderezó y se sacudió el polvo, se paró justo a unos metros de mí y de esa mujer, estoy segura de que es Evan, lo reconozco por las otras ocasiones en las que lo vi.



Cynthicena

#691 en Fantasía
#1791 en Novela romántica

En el texto hay: amor, magia

Editado: 06.07.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar