La bestia

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 9

Sasha:

 

Salí corriendo tras Gianni, odio a Allen él no tenía derecho a decirle nada a Gianni. Yo corría tras él pero no podía seguirle su paso.

—Gianni detente por favor —rogué.

—¡Me mentiste Sasha!

Gianni siguió caminando a paso veloz, mis piernas ya no pudieron seguirle el ritmo y caí en el pasto haciendo que soltara un gemido de dolor.

No me podía mover, solo quería dormir, pero quería estar con Gianni en este momento. Cuando él se dio cuenta que había caído regresó por mi rápidamente. Me dolían mucho mis piernas así que salieron unas lágrimas de mis ojos.

Gianni me levantó entre sus brazos, escondí mi cabeza en su cuello, solo sentí que  Gianni estaba caminando, no se hacía dónde.

Después de unos minutos vi como Gianni nos metía a una cabaña como las de la manada. Luego vi como él me acostaba en una cama, creo que esta era su cama.

—¿Por qué diablos no me dijiste nada acerca de David? —masculló Gianni.

—No te quería meter problemas —susurré.

—Sasha él te podía hacer nuevamente daño ¿Para qué lo veías? —dijo levantando una manga de mi pantalón.

—Lo siento tanto, pero eres la única persona a quien yo quiero y tengo, no te quería perder —lloriqueaba.

—Tu también, Sasha eres lo más importante para mí ¿No te das cuenta? ¿Crees que tu vas a hacer la única que vas a sufrir si no estoy a tu lado?

Gianni se levantó de repente y se fue al baño.

Él tenía razón, solo nos tenemos a nosotros pasa sobrevivir y no quiero perderlo. Allen no se va a interponer en eso, Gianni ha sido de mucha suda y siempre me ha cuidado, ha matado, ha robado, ha mentido y muchas cosas más por nosotros dos, y yo solo le pagué con una mentira tras otra.

El día que me volví a encontrar a David fue cuando fui a ver los resultados de los análisis de mi estado después de haber sido secuestrada por él. Quería ver el proceso acerca de mi embarazo. Gianni había salido a conseguir trabajo mientras yo iba al hospital.

Yo estaba sentada en una de las sillas de espera, el doctor iba a salir de su consulta para poder verme. Estaba leyendo una revista de las que siempre están en el hospital. Sentí como alguien se sentaba a lado mío con una capucha, no le preste atención porque seguí leyendo la revista que estaba algo interesante.

—¿Así que estás embarazada? —oí que dijo el señor de a lado.

No sabía si era a mí a quien me hablaba así que no le preste atención ya que había más personas en la sala.

—¿Un mes y ya te olvidaste de mí Sasha?

Y ahí fue cuando me di cuanta que el quien estaba a lado mío era David. Me iba a levantar de inmediato pero él tomó una de mis manos para no levantarme de mi lugar. Empecé a respirar rápidamente, tenía tanto miedo de que me fuera a violar nuevamente, yo ya no quería eso, ya no soportaba estar un minuto más en su calabozo.

—Te vas a quedar quieta, vas a entrar por esos resultados, me dirás todo lo que te dijo el doctor y después iremos a comer algo tú y yo solos ¿Oíste? —me amenazó.

—Por favor déjame —traté de sollozar.

—¿Crees que no me iba a enterar de tu embarazo?

—David —susurré.

En ese momento salió del doctor, me dio un sobre con todos los tratamientos que debéis hacerme y el costo de cada uno de ellos, era demasiado para mí presupuesto.

El doctor se fue a su consultorio, vi hacia dónde estaba David. Me estaba dedicando una mirada de que lo siguiera, aunque yo no quisiera hacerlo tenía que hacerlo por mí bien y por mi bebé.

Me acerqué a él y lo primero que hizo fue arrebatarme el sobre, lo abrió mirando todo lo que costaba el procedimiento de mi embarazo.

—Me voy a encargar de este bebé y voy a pagar todo esto, mientras tú cuidas a nuestro hijo, después de que nazca hablaremos —habló.

Ahí fue cuando comenzó mi tercera historia con David, la primera fue cuando lo conocí, la segunda cuando me violó y secuestro y esta era la tercera vez.



Violett

#104 en Fantasía
#78 en Personajes sobrenaturales
#19 en Magia

En el texto hay: lobos, hombreslobo

Editado: 01.07.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar