La bestia

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 15

Gianni:

 

Estaba afuera de la habitación de Allen y también él estaba a lado mío esperando a que saliera el doctor de revisar a Sasha.

No puedo creer que Allen le haya esto a Sasha, se supone que Allen la iba a cuidar de todo, pero al parecer me he equivocado y Sasha volvió a sufrir de nuevo. Pero ya no cometeré el error de confiar en alguien desconocido, me llevaré a Sasha de este circo de pulgas antes de que la destruyan.

Cuando vi que Sasha en las manos de Allen desmayada, quería cortarme las venas por ella. Sasha es lo único que tengo en la vida y no puedo perderla por cualquiera, estoy dispuesto a perder la vida por ella.

No renuncié a ella por una tontería. Sé que la dejé ir dos veces, una cuando conoció a David. Yo estaba tan enamorado de ella pero cuando llegó él mis esperanzas se perdieron. Y cuando creí que la volvería a recuperar, apareció Allen. Creo que ella y yo no estamos destinados a estar juntos.

—Sabes que no era mi intención hacerle daño a ella, mi lobo se exaltó y pues pasó lo que pasó —interrumpió mis pensamientos Allen.

—Le hiciste daño, es todo lo que me importa —hable sin mirarlo.

—Yo no quería lo juro —dijo bajando la cabeza.

—Pero lo hiciste ¿Cierto? Pude ver cómo se retorcía del dolor y al toser por tu culpa —espeté.

Allen iba a responder algo, pero gracias al doctor que interrumpió nuestra conversación saliendo de la habitación de Allen. Estaba ansioso de que le pasaba a Sasha.

—Creo que es mejor que vayamos a la sala para que no molestar a nuestra luna —habló el doctor.

—Bien —aceptó Allen.

Los tres caminábamos hasta la sala para acomodarnos en los sillones que había. Yo no quería sentarme a lado de la persona que está arruinando la vida de Sasha, así que me senté enfrente del doctor para poder escuchar lo que tenía que decir.

—Bueno, ya les había comentado que Sasha tiene un problema de asma —empezó a decir el doctor.

—Si —contestó Allen.

—Ella sufrió un ataque de asma hace unos momentos —soltó.

—¿Ella está bien? —pregunté.

—No del todo, pensé que siendo la mujer del Alpha iba a tener estabilidad, paz y comida, pero creo que no es así, entonces creo que ella va a tener que cargar todo el tiempo esto —comentó dándole un inhalador a Allen.

—¿Es necesario? —cuestioné.

—Si, ella está muy débil ahora y creo que si sigue así la tendríamos que internar en un hospital ya que ella es humana —finalizó.

—Yo me encargaré de que eso no suceda —hablé.

—Yo me retiro Alpha.

El doctor se levantó del sillón para irse de la cabaña en donde estábamos. Necesitaba ver cómo estaba Sasha en estos momento. Y lo que es más urgente, necesito ver cómo vamos a salir de aquí sin que nadie nos vea.

Allen estaba frotando sus manos con su cabeza. Quiero matarlo de la ira por hacerle daño a Sasha, pero sé que no saldría vivo de esta pelea.

—Yo en verdad lo siento —susurró Allen.

—Ella sufrió un ataque de asma por tu culpa —gruñí.

—Se que no le tenía que haber levantado la voz y mucho menos obligarla a quedarse aquí —susurró.

—¿Levantarle la voz? Le gritaste, la tenía debajo de tu cuerpo gritándole —espeté.

—Me iré a disculpar cuando despierte.

—Si no te importa yo iré primero —dije sin mirarlo.

—Esta bien —suspiró.

No le di importancia y subí corriendo las escaleras para llegar a la habitación en donde estaba Sasha. Tenía un plan pero para este plan no debía escuchar Allen por ninguna circunstancia.

Al llegar a la habitación entré con mucho cuidado. Pude observar que Sasha estaba dormida, aunque me duela despertarla tengo que hacerlo antes de que venga Allen y escuche toda la conversación.

Fui hasta donde ella estaba. Me senté a lado suyo y la empecé a mover y así despertara.

—Vamos Sasha tienes que despertar.

En un momento sentí como ella se estaba despertando lentamente.



Violett

#60 en Fantasía
#50 en Personajes sobrenaturales
#9 en Magia

En el texto hay: lobos, hombreslobo

Editado: 01.07.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar