La bestia

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 16

Allen:

 

Tonto.

Idiota.

Débil.

Cansado.

¿Por qué me comporté como una verdadera bestia con Sasha? Con la persona que quiero a mi lado, con la persona que me dará hijos.

Estoy en el jardín esperando el momento indicado para entrar a la casa. Sasha no me quiere ni mirar, eso me ha quedado muy claro.

Gianni se fue hace 1 hora. Estoy sumamente nervioso, no puedo pensar que Sasha me odia, si antes me temía ahora me detesta y odia.

Tomé un último trago de mi whisky para concentrarme en las palabras que iba a usar con Sasha.

—¿Ya estás feliz? Sasha nos odia —le gruñí a mi lobo.

Ella nos quería dejar —chillaba mi lobo.

Y ahora nos odia, si vuelves a salir de esa manera jamás volveré a sacarte —advertí.

Lo escuché más a mi lobo.

Respiré profundamente para adentrarme a mi casa. Estaba sumamente nervioso porque si ella no me perdonaba ¿Qué haría? Sin ella yo estaría muerto, no podría vivir con el dolor en mi corazón.

Subí las escaleras que daban hacia mi habitación, podía oír los ruidos de la televisión. Le había comprado una pantalla plasma, quería consentirla lo más que se pudiese.

Abrí la puerta dejándome ver el cuerpo de mi mate. Mi lobo comenzó a llorar dentro de mi, pero yo sabía que todo esto era su culpa.

—Sasha —la llamé.

Bueno no me quería escuchar ni hacerme caso. Me acerqué lo más que pude para sentarme a su lado, ella se tensó cuando me senté a un costado de ella.

—Perdóname Sasha, no quería asustarte y mucho menos causarte un ataque de asma, solo que mi lobo salió de mi, te juro que nunca lo volveré a hacer, no dejaré que mi lobo salga de mi nuevamente —chillé.

—Vete —dijo fría.

—Lo lamento tanto, yo no quería pero debes perdonarme, déjame demostrarte que te quiero —supliqué.

—Aunque no lo haga tú me obligaras ¿Cierto? —me miró.

—No yo lo siento.

En ese momento Sasha se sentó en la cama, pero algo me llamó la atención y es que cuando se acomodó la playera mía que tenía dejó descubierto uno de sus hombros haciendo que viera un gran moretón en el.

Después recordé cuando aventé a Sasha a la cama para que no se fuera la tomé de sus hombros fuertemente.

—Te dije eres una bestia y una bestia serás —gruñó Sasha.

—Lo lamento si, yo estaba asustado a que me dejaras, 200 años solo es desesperante tú tienes a Gianni pero yo no, solo te tengo a ti —hablé tomando su mano.

—¿Que hay de Andrew y Mary? —preguntó tímidamente.

—Soy Alpha, siempre tengo que estar al pendiente de todo no tengo tiempo para estar con ellos, pero para ti si, todos mis segundos son para ti.

Sasha se quedó pensando al vacío, no sabía en que estaba pensando ya que solo podré saber sus pensamientos hasta que tenga mi marca mientras no.

—Si te disculpo jamás tendré que volver a ver a Mary en esta casa —se cruzó de brazos.

¿Cómo voy a evitar la visita de Mary si es el mate de mi beta? Pero haré lo que sea para complacer a mi mate y para que me perdone.

—Trato hecho —sonreí.

—Bien —murmuró.

—Haré todo lo que tú me pidas, solo dímelo —dije abrazándola—, vamos a comer ya que no terminaste tu comida no quiero que te suceda algo.

—Si —susurró.

Cargué a Sasha en mis brazos, su mente estaba desviada eso lo sabía pero creo que comparta esos pensamientos conmigo, no ahora.

Al llegar a la cocina dejé a Sasha en la barra para que me dijera que quisiera de comer.

—¿Quisieras algo de comer en especial? —le pregunté.

—¿Sabes cocinar?

—Claro, mi madre me enseñó a cocinar ¿Qué quieres de comer? —volví a preguntar.

—Solo leche estaría bien —contestó.



Violett

#45 en Fantasía
#38 en Personajes sobrenaturales
#8 en Magia

En el texto hay: lobos, hombreslobo

Editado: 01.07.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar