La bruja

Tamaño de fuente: - +

14

Al llegar las cuatro frente a una puerta de madera, pero más nueva y brillante que se encuentra enmarcado en letras doradas Directora Diana Blavatsky, Sara golpea con sus nudillos de una manera suave

Ésta se abre segundos después dejando ver a un hombre, por su aspecto es cercana a la edad de Sara, él se mueve hacia un costado y nos deja pasar, a un despacho completamente gris

Excepto por aquellas flores que cruzamos en la entrada de la escuela, estas son mas pequeñas, es decir, de tamaño normal, asimismo mantienen los colores extraños y reposan sobre masetas en algunas de las esquinas del despacho o también sobre la biblioteca que está atras del escritorio de la directora

Ella nos mira desde su asiento, sobre su escritorio hay una notebook cerrada, papeles perfectamente ordenados en pila y un par de tarjetas magnéticas

Frente a su escritorio hay tres sillas libres que rápidamente ocupamos

—Bueno, esta pequeña reunión como ven no es solo para darles las tarjetas de su habitación sino que también para presentaciones y explicarles algunas reglas, de todos modos seguiran aprendiendo de ellas a lo largo del trayecto en el establecimiento.- Diana nos mira de manera inexpresiva, haciendo que la tensión sea abundante en nuestro al rededor, —Antes de comenzar con las reglas, les presento a Colin, su profesor de entrenamiento

Carraspee haciendo que la profesora se callara y me prestara atención, el calor subió a mis mejillas

—¿Entrenamiento?- pregunté casi sin aire, el profesor Colin se apresura a contestar

—Aprenderán a desarrollar su fuerza, como brujos si desarrollan ese poder podrán ser mas fuertes y veloces que un ser humano común, como brujas deberían estar enteradas ¿O no, señorita Kyteler?- Colin alza una de sus gruesas cejas e inclina un poco su cuerpo hacia mi para intimidarme aunque sus brazos se cruzan atras de su cuerpo

Deci que aún estaba lejos porque nos separa el mostrador, sino ya le hubiese gritado alguna grosería o estaría muy nerviosa como para seguir en esa habitación

El codo de Amy se clava en mis costillas casi dejandome sin habla, que a mi por un lado me alegró por que ya no tenía nada que decir y ella me salva con su enorme cerebro

—Claro que lo sabemos, esta detallado en los papeles que nos han enviado.- miro de reojo a mi amiga y le sonrió, luego asiento mirando al profesor Colin que ya estaba parado de manera normal junto a la directora

—Ahora que está todo aclarado, les presento a Margaret, la cuidadora de su piso, si quieren reportar algo roto o alguna otra cosa sobre la habitación y el piso se la harán a ella, en cambio a Sara será sobre los estudios o sobre sus problemas personales.-una mujer de avanzada edad nos sonríe calidamente desde un sillón cerca de nosotras, lleva un traje azul y rojo como distintivo

Pero la directora no espera a que nos presentemos que vuelve a llamarnos la atención con su potente voz

—Bien, antes de proseguir con las reglas les voy a entregar estos papeles.- Diana reparte papeles para cada una, en ella hay una serie de números y nombres,
—Estos son sus horarios.- explica brevemente pero solo a Amy y Elina

La tensión alrededor es insoportable, aunque en estos momentos nadie se fija en mi, Sara charla en silencio con el profesor de entrenamiento y Margaret juega con unas llaves mientras tararea en silencio

Luego de unos minutos, Diana termina con las chicas y todo parece volver a su lugar

—Ahora para dejarlas libres les explicaré las reglas.- la palabra regla junto al rostro serio de Diana no me gustaba para nada, es ahora cuando la bonita escuela se vuelve una cárcel, —A mi y a cada uno de los profesores me llamaran por nuestro puesto, excepto por Margaret y Sara, a la noche después de la cena volverán a sus habitaciones, no podran salir de allí, a la mañana se levantaran a las 7 y se reuniran en el comedor para desayunar, usaran el uniforme de la escuela excepto en fiestas o dias especiales, nada de comer en horarios no acordados, la utilización de internet y tecnología será en sus horas libres, en los horarios libres podrán hacer lo que quieran pero no pasandose del límite que ponemos.- termina diciendo Diana, o mejor dicho, la directora con una sonrisa en el rostro

—¿Por ejemplo?- pregunta Elina en cuanto a los horarios libres

La directora suspira y vuelva a tensar su sonrisa

—No podrán acercarse al área de jardín sin un acompañante mayor, los que pueden ir libremente por esa zona son los elementistas y los sanadores.- esto último lo dijo mirando a Amy 

—¿Hay biblioteca? ¿Hay alguna regla?- pregunto, parte de matar mi tiempo libre suele ser leer y ahora me preocupa que sea área restringida

—Nosotros somos grandes seguidores de la lectura y el conocimiento, esta abierta las 24 horas, podrán llevarse cualquier libro pero con la condición de que se devuelva y en perfectas condiciones.- eso lo dice con su rostro mas relajado pero aún estando seria, asiento aliviada y no pregunto mas nada

—Por alguna otra duda podrán acercarse a Sara o a mi, ahora necesito que firmen la última hoja del monto que les deje.- incomodas, las tres tomamos la hoja que nos indicó y la firmamos

En el momento en que estabamos colocando nuestras firmas en el final de la hoja con la tinta azul de la lapicera, la puerta fue abierta y cerrada



LolaB.

#6539 en Fantasía
#1441 en Magia
#1747 en Ciencia ficción

En el texto hay: brujas, escuela

Editado: 23.02.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar