La bruja

Tamaño de fuente: - +

17

No caminamos mucho mas cuando la multitud que iba en linea recta se desarmo y los grupitos que se habian formado se fueron alejando por todos lados, ahora la version de multitud se volvia mas amplia, ahora nos encontramos con muchisima mas gente, ahora tambien hombres, yendo de un lado a otro con una sonrisa plasmada en el rostro.

Bueno, no todos, a excepcion de mi cara que debe estar palida de los nervios, pude sentir como un mareo me revolvia todo mi ser y como mis manos comenzaron a temblar 

No me gusta ver tanta gente y mas cuando en segundos me iba a convertir en el puto centro de atencion. 

Ahora el pasillo se convirtio en un gran comedor lleno de mesas color gris metal junto a bancos de mas de cuatro personas, algunos eran mas pequeños y otros absolutamente largos; Al fondo, una gran barra que desde donde estabamos se podia sentir el delicioso aroma a comida recien hecha, frente a esta se forma una larga fila de alumnos rodeando las paredes de los costados, cada uno va con una bandeja en mano buscando su comida

Un jalon de mi brazo hizo que volviera a la normalidad, me encontre con Amy que me empuja hacia un lado a no se donde con Elina a su lado, sin preguntar nada las segui aun nerviosa de la situacion aunque parecia que todo iba a transcurrir normal 

De inmediato, caminos las tres una al lado de laotra. Esto, definitivamente, se volvio una costumbre. Me agrada. 

Pero toda felicidad se fue al piso cuando escuche gritos de alguien desconocido, su voz se escucho en todo el comedor y hasta casi dejo a todos en silencio, especificamente un chico, que nos llamaba a nosotras 

—¡Ei, Nuevas!- lentamente las tres nos giramos para encontrarnos con un chico

¡Mierda! ¿Tanto se conocen entre todos que ya saben que somos nuevas? 

Suspire pesadamente, ahora sí que eramos el centro de atencion pero poco creo de porque seamos las nuevas sino que aquel chico parece ser el secuaz de las Barbies, el tipico bombon rompecorazones de buen cuerpo, alto y sonrisa que te derrite en milisegundos 

Asi es, el chico nos mira apoyado desde una mesa justo en medio de todo el comedor, sus jeans muestran sus trabajadas y largas piernas al igual que lo hace su camiseta con sus anchos hombros y plano abdomen, su cabello es rubio y alborotado aunque perfectamente alborotado, su sonrisa es amplia de unos dientes blancos de revista 

¡Oh por dios! es el mismisimo adonis personificado en un adolescente por eso mismo, me da mala espina 

Sentí un suspiro soñador a mi lado, el de Elina. Pero por suerte con Amy somos bastes sensatas y nos alejamos de allí arrastrando a la rizos dando a penas un saludo de cabeza. Ni en sueños hablaríamos con alguien así 

Una carcajada volvió a resonar en todo el comedor, supuse que fue el chico pero con las chicas aun así no nos giramos ni pegamos la vuelta, hablar con esa clase de chicos es lo mismo que hablar con el mismisimo Lucifer, por fuera son hermosos pero por dentro vive el infierno 

Pero las barreras y pensamientos fueron tiradas al suelo al igual que toda mi felicidad, ahora si que deseo morir e irme al infierno 

—¡He Nueva!- esa voz si que la reconocí de inmediato, antes era mas baja pero ahora me pareció muy alta y demasiado gruesa, si antes me pareció que el chico anterior casi deja a todos en silencio esto no es nada en comparacion, esto es peor que un silencio de tumba  

Por alguna razón no me pude contener y me giré en su dirección 

—¿Lo conoces?- me susurra Amy en mi oído, imitando también mi acción anterior. Elina la siguió 

No supe que contestar, en realidad no lo conozco, no se su nombre ni por que me llama o si es en realidad a mi a quien le habla, pero confirme que si cuando vi que sus ojos solo me contemplaban a mi 

Fue entonces que me percate de su imagen, casi me deja sin aliento, lleva unos jeans sueltos y rotos en las rodillas junto a una camiseta lisa negra oscura que se aprieta a su cuerpo, nada fuera de lo normal pero que a mi me llamo mucho la atención 

Por dentro se libro una batalla entre contestarle o seguir mi camino, avergonzada sentí como mis mejillas se calentaban, también como todas las miradas se posaban insistentes esperando alguna reacción

—Hola.- dije de manera muy seca y rápidamente decidí escabullirme alejándome con mis amigas siguiéndome 

Resultó que mi batalla fue un fracaso porque hice las dos cosas al mismo tiempo, no pude decir otra cosa y solo decidí escaparme para alejarme de cualquier inicio de conversación 

Después de que la situación se disolvió también lo hizo el horrible silencio, los murmullos se volvieron a escuchar por toda la habitación y casi que había vuelto todo a la normalidad, excepto que las mirada ahora no estaban en las tres sino que solo en mi 

Esto parecía ir de mal en peor. 

Las incesantes preguntas de Amy me taladraron la cabeza desde que cada una tomo su bandeja, hasta que nos dieron la comida y nos sentados, ahí si fue momento en que pude contestar sus preguntas que resultaron ser pocas, como dije, no conozco al chico 

—Así que.. amoríos en el ascensor.- dice la rizos de manera burlón, lo bueno de sus burlas es que me hacían reír y eso me relajaba, la tensión desaparecía de a poco

Reí a penas y negué 



LolaB.

#6588 en Fantasía
#1451 en Magia
#1757 en Ciencia ficción

En el texto hay: brujas, escuela

Editado: 23.02.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar