La Cenicienta del Barco

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 13

Varios días después

 

Natalia se encontraba apoyada del barandal observando la luna y las estrellas, perdida en sus pensamientos, eran pasadas las 11:00pm, llevaba puesto un vestido de tiras junto con unas sandalias y cabello recogido, disfrutaba el dulce silencio como todas las noches.

 

Entra al restaurante en el que están los instrumentos, necesitaba desahogarse luego de una semana dura. Una chica ayudante de cocina "Sara", le ha estado haciendo unas bromas para nada agradables y no solo eso se confabuló con "Sabrina" una camarera para hacer la vida de cuadritos, para terminar de colarle la vela al pastel "Luz" la maleducada también hizo de las suyas.

 

Natalia toco cada tecla con cuidado y sentimiento, se dejó llevar por la noche y las melodías, olvidándose de su desastrosa semana, transportándose a un mundo distinto, al terminar sus ojos marrones se conectan con unos hermosos ojos verdes.

 

- Tocas muy bien- le dice el joven como cumplido

 

- ¡Gracias!- asiente con la cabeza para marcharse pero él sujeta su mano, ella lo mira interrogante

 

- Disculpa, que te haya molestado pero quisiera conversar contigo- le propone con un poco de súplica en la mirada, al ver duda en los ojos de ella se presenta-Soy Harry

 

- Lo siento, pero es muy tarde- contesta Natalia nerviosa, escapando del agarre aunque detuvo su paso al recordar los modales que le han enseñado y se gira- Un gusto Harry mi nombre es Natalia- sonríe

 

Una persona aparece en el vestíbulo

 

- Nat, te estaba buscando- respira agitadamente Mónica

 

- ¿Qué ocurre?- interroga Natalia un poco aliviada

 

- Pablo necesita hablar contigo respecto a los escándalos de esta semana- informa con cara de espanto

 

- Rayos- murmura Natalia con enojo- Esas víboras me las van a pagar me tienen cansada con sus juegos infantiles- espeta malhumorada Natalia

 

- Si tan solo escucharás lo que les conto a Pablo te morirías de la risa- aclara Mónica tratando de bromear

 

- Ya me las imagino haciéndose las victimas- le contesta Natalia

 

- No solo eso- le dice- dijeron que no cumples con las horas de trabajo, además que te escabulles todas las noches al camarote de algún pasajero ¿A qué no adivinas que nombre dijeron?- informa Mónica

 

- No me digas que...- fue interrumpida por Mónica

 

- Si, Fabrizzio Bianco- completo

 

- Está me las pagan esas morsas de pacotilla- susurra Natalia saliendo del lugar seguida de Mónica dejando a un Harry confundido

 

Natalia cuando llega a la parte de la cocina visualiza a Pablo, Sara, y Sabrina, estas dos últimas lanzándose miradas

 

- ¿De qué hablaremos?- se apresura a decir Natalia recordando los modales

 

- Sobre el espectáculo que ustedes han armado está semana- suelta Pablo enojado- he recibido quejas de varios pasajeros esto !Es el colmo!- exclama enojado

 

- Nosotras no tenemos la culpa- dice Sara a punto de las lágrimas lo que provoca en Natalia es una carcajada cargada de sarcasmo llamando la atención de los cuatro

 

- Sara escúchame bien, no lo repetiré dos veces- advierte llegando al límite de su paciencia- deja de comportarte como si nunca hubieras roto un plato porque ese papel de actriz mortificada no te va, déjate de juegos- las mira a las dos con burla- ustedes saben perfectamente que las que comenzaron con hacer platillos incorrectos u órdenes a la mesa equivocada fueron ustedes- las señalo- está semana ¿Se les revolvieron las hormonas o se quedaron sin neuronas? Francamente, sino tienen lo lamento váyanse al mar y esperen a que un barco pase o que los tiburones se las coman- soltó el sarcasmo Natalia ganándose una mirada asesina por parte de Sabrina

 

- Lo único que les diré a las tres - las miro a cada una- no quiero otra de lo contrario deberán irse de mi cocina-aclara enojado



Gensjoha

#13035 en Novela romántica
#8472 en Otros
#969 en No ficción

En el texto hay: romance, triangulo amoroso, encuentros inesperados

Editado: 23.08.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar