La chica con aquella bandera colorida

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 4 La Carta

Capítulo 4

La Carta

Jamás había sentido esto, tan fuerte y placentero, pero tomé coraje y me arriesgué.

Quería que sea un regalo especial y único para ella, que destaque del resto.

Quería demostrarle que mi amor por ella era algo diferente.

Entonces empecé a pensar que sentía por ella (muchas cosas), pero necesitaba algo concreto para que se entienda lo que quería transmitir.

Después de pensar unos minutos... llegó una frase a mi cabeza...” ella es como una droga para mí”, en el BUEN SENTIDO, todo en exceso es malo, pero yo no podía parar de pensar en ella, era una droga, pero buena, que me hacía bien, más que bien. Entonces lo que pensé fue esto... Si yo a ella la siento como una droga...entonces no se me ocurrió mejor idea que armarle 3 cartas, como si fuese un prospecto, adentro de una cajita de remedio y usé una tabletita de pastillas, vacía, para después armar pastillitas falsas con porcelana fría, quedaron mitad blanca y roja. Y además agregue una rosa artificial (la rosa tenía como mensaje que por más que la flor sea artificial, lo nuestro no sería así, sino que nuestro amor va a durar y no se va a marchitar si ambas personas están dispuestas a estar juntas). Todo estaba adentro de un sobre de madera.

Evidentemente me estaba declarando por ahí, diciéndole a ella que significa para mí, si ya se, medio cursi, ¿no?, pero crean en lo que les digo.

Lo último que hice fue pedirle ayuda a una amiga para poder averiguar la dirección de su casa, para poder mandar el regalo... gracias a su ayuda lo logramos.

Mandé el regalo por correo argentino, fui con mamá, a ella le dije que era un regalo para una amiga que conocí en el show, prácticamente la verdad, pero la parte sentimental no la mencioné.

Pasaron los días y me acuerdo que yo estaba en gimnasia en la escuela y me llego un mensaje de ella, diciéndome que ya había llegado el regalo.

Magui y Jere (mi otro mejor amigo) eran los únicos que sabían de esto.

Pero como Magui es mi hermanita, ella sabía todo, detalle por detalle.

Cuando vi el mensaje no lo podía creer, ese día hacía mucho calor, yo estaba MUERTA.

Me dijo que se había quedado shockeada, que le encanto, que la hice llorar, le gustaba mi creatividad para estas cosas, que me amaba mucho y que nadie había hecho algo así por ella.

Yo estaba saltando y gritando de alegría como la loca de siempre, no lo podía creer, mis ojos se cristalizaron desde el primer momento al saber lo que opinaba.

Hay algo clave que me emociona mucho cada vez que escucho la canción “Todo Cambio”, me recuerda a ella, cuando cierro mis parpados todos mis pensamientos se basan en ella, en lo hermosa que es en todos los sentidos.

Mientras que la recuerdo a ella, me acorde de aquel día en el show, que empezó a sonar “can’t stop dancing”, mientras yo bailaba y cantaba, ella me miró y me sonrió...

Después de ese día no volví a ser la misma y menos por lo que iba a ocurrir



Flor Yakko

#2672 en Novela romántica
#499 en Chick lit

En el texto hay: primer amor, lgbt romance, hechos reales

Editado: 15.05.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar