La chica del doble hilo rojo: despedida y un nuevo amor

Tamaño de fuente: - +

14...

IV

A pasado poco tiempo de conocer a Leandro es un chico interesante, divertido, asombroso, me gusta estar a su lado. Pero aun quiero esperar hasta estar segura de lo que en verdad siento. Mientras tanto en el salón de artes… mis compañeros estaban arreglando el salón para festejar el 14 de febrero, un hermoso día donde los enamorados se demuestran su amor, aunque es un día perfecto para la mercadotecnia.

 

Comenzó el baile para festejar junto a nuestro amado… me encontraba sentada viendo como celebraban, mientras bebía un vaso de ponche, comencé a aburrirme, así que decidí ir de visita al bosque del hpia-baciu, a llevarle unos algodones de azúcar al amigo de Lound, el árbol que perdió a su amada hace miles de años. Al estar ahí me conto que en la noche de nuevo vio a la bruja que se llevó a su chica, decidió seguirla, pero mientras la perseguía alguien le había encendido fuego en una de sus ramos, en lo que se detuvo apagar el fuego la bruja se había perdido entre los arboles bailantes, así que tristemente se regresó a su lugar con la esperanza de saber noticias de su amada, al regresar vio que a su amiga le habían secuestrado a su esposo, descubriendo que todo fue una trampa para llevarse otro árbol, cansada de verlo llorar y a su amiga la cual se acercó al verme, decidí que nadie más sufriría por amor. Les prometo que traeré de vuelta a sus seres amados, me desearon suerte y me dijeron te acompañaríamos pero apenas podemos movernos en otras tierras… y fui en busca de la bruja más peligrosa y temible de todas, pero antes que nada tenía que dejar resuelto todo en mi casa para poder marcharme…

 

Al día siguiente fui a clases antes de marcharme, afortunadamente era muy inteligente y cree un robot idéntico a mí para que me cubriera, me despedí de mi hermano… comencé a empacar lo necesario para el viaje, en el transcurso de la tarde me reencontré con Leandro, me pregunto que a donde iba con tanta prisa, le respondí que por el momento no podía decirle pero en cuanto regresara se lo contaría todo, me di media vuelta cuando me tomo de la mano, diciéndome a donde vayas  iré, nunca te dejare sola, sabes me gustas…

Al escucharlo le conteste por el momento no puedo corresponderte pero si gustas esperarme, con gusto aceptare, por el momento podemos ser sin Título, ¿sin título?, si son aquellas personas que tienen algo pero no le ponen ningún nombre ya que de hacerlo se deterioran las cosas…

Leandro: estoy más que feliz de ser algo aunque a la vez no somos nada, tus problemas ahora son mis problemas

Annie: de acuerdo ya que estamos listos ¡vamonos!

Leandro: espera, (me toma de la mano), ¿a dónde iremos conque nos enfrentaremos?

Annie: solo te diré que necesitamos de mucha valentía, todo puede pasar y no sé qué puede a ver más allá, sin tan solo supiera magia

Leandro: no te había contado pero mis padres son hechiceros, de hecho son los famosísimos Magostrelsis, por lo tanto yo también lo soy…

Annie: no podrías ser más perfecto (suspiro)

  

Nos dirigimos de nuevo al bosque donde recogería una flecha sagrada derramada con la sangre de un fauno serpental, para poder acabar con la bruja, decidí ir a ver una vez más a mi amigo árbol, para decirle que ya me iba, antes de irme lo abrase, mi amigo al ver que lo abrazaba me miro y dijo: yo tengo lo que tú necesitas, y ¿qué es lo que necesito?, dijo unas palabras, y de repente el árbol desapareció convirtiéndose en humano, el árbol se veía tan asombrado, que se quedó sin palabras, respondiendo: había olvidado lo que es ser humano, a pesar de mis años amigos me veo increíble, volteo y miro a Leandro y le pregunto ¿Quién eres?, soy el novio de Annie, volteando hacia mí, me sorprendió tanto que dijera eso, el árbol solo corrió abrazarme y decirme que ahora si podía acompañarme en el viaje, de inmediato también convirtieron en humana al otro árbol, olvidándonos de todo lo que acababa de suceder nos marchamos hacia Aokigahara, un bosque que se encuentra en Japón, donde las personas suelen ir a suicidarse, para encontrarnos cara a cara con la bruja…



Ivette cano

#6992 en Novela romántica
#3383 en Fantasía
#1588 en Personajes sobrenaturales

En el texto hay: angeles, demonios, humanos

Editado: 25.07.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar