La Cita Perfecta

Tamaño de fuente: - +

CAPÍTULO CINCO

CAPÍTULO CINCO

 

Con la escuela y el entrenamiento la semana se fue rápida, más de lo que me pude imaginar, mucha tarea y ejercicio. Echaba de menos voltear a un lado y decirles algo a las chicas, sobre todo a Cami.

Ya conozco mejor a Rosa, he estado desayunando con ella, platicamos. Le conté lo de la playa, ella me cuenta cosas que hizo con sus amigas de la secundaria.

En la tercera hora nos vamos a desayunar como relojito, soy de las personas que le da hambre temprano, si Cami está desocupada pasamos por ella y por su amiga, al principio Cami se molestó pero también sabe que la comida no perdona ni siquiera por ella. Voy recorriendo el pasillo, volteo hacia abajo y en una de las jardineras ahí estaba un chico parecido aTristán, pensé: ese chico se parece mucho a Tristán, mi mente me está jugando una broma, simplemente estoy delirando; el voltea hacia mí y sonríe, estoy petrificada totalmente, ni siquiera un hechizo podría hacerlo mejor, sonreí. ¡Si era él!

Rosa se regresó me tomo del brazo y me jaló. Segui volteando hacia abajo viéndolo hasta que me hablo Rosa.

 

Rosa: ¿A quién sonríes?

 

M: ¿Recuerdas al chico de la playa que te conté?

 

Rosa: ¡aja!

 

M: Esta abajo sentado en la jardinera sonriendo

 

Rosa: ¡oh!!!! ¿Vas a saludarlo?

 

M: ¡No lo sé! Me sonrió pero no quiere decir que se acuerde de mí, tal vez es volado.

 

Rosa: Se levantó y viene hacia las escaleras. Creo que te reconoció. O es volado y te quiere conocer.

 

M: Ok, lo sabremos en cuanto bajemos.

 

En donde terminan las escaleras, él estaba esperando, yo no podía dejar de sonreír, no podía, simplemente mi boca no me ayudaba, él también estaba sonriendo.

 

Tristán: ¡Hey!!, ¿te acuerdas de mí? Soy Tristán nos conocimos en la playa.

 

M: Claro que te recuerdo, ¿cómo estás? (Podía haberme guardado el claro)

 

Tristán: Bien. ¿Me imagino que aquí estudias?

 

M: Si, ¿tú estudias aquí?

 

Tristán: Voy a estudiar aquí, me dieron una beca.

 

M: Perfecto, ¿en qué salón te toco?

 

Tristán: 55, ¿y tú cual estas?

(Apunta hacia su salón)

 

M: 22

Tristán: Que por cierto los de mi salón entraron a clase, te veo luego.

 

Solo dije si con mi cabeza.

Me ofreció su mano la tome, nos quedamos así por un momento y corrió a su salón.

 

Yo no soportaba la emoción, en mi cabeza no dejaba de repetir: ¡está aquí!, ¡está aquí!, ¡yeiiiiiiii!!!!!!

 

Rosa: Se te nota la emoción.

Camine jalando a Rosa, lo más rápido en cuanto me aleje lo suficiente del edificio, grite y salte de emoción.

 

M: ¡Siiiiiiiiii!, ¡no lo puedo creer! pensé que jamás, ¡jamás! lo volvería a ver, y aquí está, en la misma prepa, en el mismo edificio, ¿era mucho pedir que estuviera en mi salón? ¿Eehh?

 

Rosa: Creo que pides demasiado.

 

No pude con la emoción y corrí a contárselo a Camila, la saque de clase no me importó, saltó y brincó conmigo. La maestra se asomó y la metió.

Fuimos a desayunar porque claro, la emoción no es comida, y de vuelta al salón. Él estaba en clases, supuse que como todos los demás saldría del salón entre clases y yo lo vería desde arriba, lo sé un poco creepy. Desde mi perspectiva, no me cansaría de verlo. Casi, me cambio de salón, sería algo drástico y más creepy aún, aunque no se puede porque si no ya lo hubiéramos hecho Cami y yo. Aparte que se acuerde de mí, no quiere decir que yo le guste.

Les envié un texto a mis primas, las cuales me respondieron de inmediato, un montón de caritas felices.

Ya lo vi de nuevo ¿y ahora qué?



Mysie Kuk

#1886 en Novela romántica
#426 en Chick lit

En el texto hay: romance, amistad

Editado: 17.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar