La Cita Perfecta

Tamaño de fuente: - +

CAPÍTULO TRECE

Esta vez no conté nada a las demás, me lo guarde para mí. Primeramente porque él tiene novia. Segundo acabo de contarles que hace una semana me besuquie con Tristán, y mis sentimientos de apego o sería mejor dicho de aprehensión hacia Roman.

Quiero salir del mal tercio en el que me metí, aunque cada que veo a Tristán mi corazón late como loco y duele al mismo tiempo.

Y que cuando veo a Roman extrañe su sonrisa pícara y su atención.

Es lunes y no vamos a tener las últimas 3 horas de clases. Así que nos ponemos de acuerdo para irnos a una casa de un compañero, sus padres no están.

Nos vamos caminando hacia allá, está a unas cuantas cuadras, somos 20 más o menos los que vamos, llegamos a la casa y cooperamos para comprar refrescos, Sabritas, cigarros  y cerveza.

No tomo (no desde la fogata), no fumo, tampoco Rosa, pero hay otros que si lo hacen.

Ponemos música, un rato después comenzamos a bailar, otros a jugar poker. Otros están platicando. Unos afueran de la casa fumando.

Armando esta en mi salón, está en el equipo de basket. Es alto, moreno claro, ojos verdes, cabello largo rizado, me invita a bailar, acepto porque Rogelio comenzó a bailar con Rosa y me voy a quedar sola.

Rosa y yo hacemos pasos similares, reímos y reímos.

Me estoy divirtiendo ya se terminaron las tres horas que teníamos, esta reunión aún no se acaba y nos estamos divirtiendo, hable a mi casa y Rosa a la suya para decir que estamos una en a casa de la otra haciendo tarea.

Después le hablo a Cami para avisarle que no voy a ir a entrenar, al entrenador solo le mando un mensaje diciendo que tengo mucha tarea.

 

Me animo y tomo una cerveza. Rosa pone cara de fuchi. Estamos pasando un buen rato.

Salimos a platicando con algunos otros, se está haciendo de noche, varios de nuestros compañeros se van y quedamos menos, por lo cual entramos a la casa; de 20 quedamos 7.

Armando se sienta a mi lado, no se ha despegado de mí, pone una mano en el respaldo detrás de mí.

Estamos jugando cartas, póker. Estoy en racha ganadora, lástima que no apostamos nada.

Nos enfadamos y jugamos 21

Somos 4 mujeres 3 hombres, y los hombres proponen jugar a la botellita, como Rogelio es novio de Rosa ellos dicen que no y mejor se van, no pude decirles esperenmeeeee.

Me dejan sola.

Aceptamos las chicas que quedamos.

Al principio comienzan con verdades, ¿quién te gusta del salón?, ¿qué es lo más atrevido que has hecho?

Después con besos en la mejilla

Después besos en la boca, eran besos de trompita solamente.

Cuando le toco a Armando conmigo quiso darme un beso más mojado. Me aparte.

Cuando propusieron que fuera de prenda fue cuando dije adiós.

Armando se fue conmigo, debía caminar 2 cuadras para tomar el camión así que no me vino mal la compañía.

Cuando llegamos a la esquina me preguntó

A: ¿En realidad no te gusta nadie del salón?

Azotó una mano contra mi cabeza en mi mente, se ha dónde se dirige y no me agrada, porque no me gusta.

M: No. -Digo planamente.

El baja su mirada.

A: Ahh

Por suerte no dice más

Ya son las 7. De camino a la casa llego y compro halls para enmascarar el olor que haya dejado la cerveza, llegare a casa directo a bañarme.

Pasando por la casa de Memo está afuera de su casa sentado en los escalones.

Heyy!! Le digo

Él me sonríe,

Memo: llegas tarde

Mel: ¿Me estabas esperando? (levanto una ceja)

Solo encoge los hombros, pienso es un si

Nos vamos afuera de mi casa, para avisar que llegue.

Ya que nos sentamos y se me acerca.

Memo: Hueles a cerveza, ese halls no lo oculta.

Me da un pequeño beso.

Me acerco a él y lo beso, no quiero uno pequeño, quiero uno largo, cuando nos separamos suspiro.

Y me besa de nuevo.

Nos quedamos fuera besándonos y platicando un rato más.

Memo: ¿A qué se debe que llegaras con olor a cerveza?

Mel: Una reunión del salón, no tuvimos tres clases y aprovechamos

Y se compró cerveza, solo tome una

¿Cómo pueda ser que aun huela?

Memo: Borrachita

Mel: Solo tome una

Memo: ¿Qué hicieron?

Mel: Platicar, bailar, jugar cartas, jugar a la botellita.

Memo: ¿La botellita?

Mel: Si

Memo: ¿A cuántos besaste?

Mel: ¿celoso?

Memo: No

Curioso

Mel: Uno

Memo: Mmmm

Mel: Solo uno y solo de trompita

-Lo bese largo, largo

Por cierto creo que voy a ser una dama sin chambelán

Memo: Aun no tienes pareja

Mel: No

¿No quieres ser tú?

Memo: ¿Y que gano?

Mel: Besos

Memo: Ya  los tengo sin ser chambelán y hacer el rediculo bailando

Mel: No vas a hacer el ridículo.

Vas a estar más tiempo conmigo

Y me vas a hacer un gran favor

Memo: Esta bien

-Lo beso de nuevo

Mel: Ya tengo pareja.

Empezamos el lunes.

Mi mamá se asoma y me hace señas para que ya entre. Salto de la banca y le digo adiós.



Mysie Kuk

#1563 en Novela romántica
#369 en Chick lit

En el texto hay: romance, amistad

Editado: 17.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar