La concubina del faraón

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 15

Sept

Me moleste Por el escándalo que estaba armando Isabel y prefiero dejárselo muy claro que no me fastidie, lo nuestro sólo fue sexo casual y fue hace años e estaba más que borracho cuando eso sucedió y ni me hubiera enterrado de no ser que ella amaneció a mi lado; por las molestias que estaba causando Isabel porque ni respecta que su novio este en el mismo lugar preferí que nos fuéramos de la casa de mis padres, porque tampoco los llevaré a mi departamento ese es mi santuario personal y fue mejor así para evitar más inconvenientes, pero el ambiente en el auto me tiene más que incómodo sólo por decir eso pero siento que a ella no le puedo mentir ni defraudar porque ella llegará a ser mi amada Nefera.

-Si me dejas de mirar así, te daré un tour por toda Egipto y si solo me hablas por un rato más o menos- confieso antes de poder llegar al hotel donde nos hospedarnos por esta noche.

- Me acabo de recordar, deje parte de mi ropa en casa de tus padres- dijo más que sonrojada cuando tomo su mano.

- ¡No te preocupes! Le hablaré a mi madre para que lleve tu ropa a mi habitación- sonrió por sus ocurrencias besando su mano- entonces eso fue un si para poder enseñarte está ciudad- digo parque ando el auto en el hotel de un amigo de la familia.

Cuando bajamos la ayudó con su equipaje y entramos al lugar para poder registrarnos sólo había tres habitaciones disponibles la cual una era doble cama, la cual cogieron Amón y Paul lo cual me encontré raro porque él tiene su novia aquí, Isabel se ofreció a dormir conmigo sin ningún descaro a la cual mandé a volar por ofrecida y faltarle el respecto a su novio el cual es uno de mis mejores amigos y no dejaré que ellas duerman juntas, ni Dios quiera no se sabe cómo cuales mentiras saltara la loca por la cual la agarró de la cintura para girarla hasta el ascensor cuando me entregan la llave, ya en la habitación abro la puerta para que ella ingrese y yo la sigo letras.

- ¿Por qué tengo que dormir contigo? Hay más habitaciones, duerme con tus amigos- dice con su nariz roja lo cual me da a entender que está a punto de llorar.

- No quiero que Isabel este al lado tuyo- me quejo dejando nuestras cosas en la cama- ve a tomar una ducha para poder ir a cenar- le informó caminando hasta la terraza para poder realizar una llamada y para pedir un lindo vestido.

Al rato tocan la puerta y voy a abrir la misma pagando por el servicio para poder cerrar y poner lo comprado en la cama matrimonial la cual compartiremos por esta noche, la veo salir con una toalla buscando algo y no dejando nada a mi imaginación, senos redondos y pequeños con un trasero grande respingón que me da ganas de azotar, cuando salgo de mi pequeño sueño corro encerrando me en el baño porque un poco más hay y no me podría controlar con tremenda diosa en mi habitación.

-Vístete con lo que está en la cama, ¡un pequeño presente! -grito quitándome la camisa.

-Gracias está hermoso- escucho decir y yo ingreso a la bañera para poder tomar un baño.

Cuando terminó, salgo con una toalla envuelta en mi cintura y me la encuentro peinándose su cabello cuando gira ella tira un pequeño grito que creí escuchar como un gemido para poder girar tapándose los ojos y yo me largo a reír.

-Ni que yo fuera tan feo tengo un gran cuerpo que todas desean- río al ver que no quiere abrir sus ojos- el vestido te queda más que precioso- digo al ver como se levanta, fue una estupenda elección el haber comprado ese vestido verde manzana con escote en forma de v con unas plataformas negras y un bolso de combinación.

-No eres feo, es que... ¡Hay olvídalo! -dice saliendo de la habitación.

Rio por la forma en que se cogió el que estuviera desnudó aunque pensándolo mejor Víctor su padre me dijo que su hijo nunca ha sentido atracción por los hombres, ni ha tenido novio, ni se ha enamorado, está puede ser su primera vez admirando el cuerpo de un hombre aunque a decir verdad me gustaría ser el único hombre que se gane su corazón y todas sus primeras experiencias quiero ser el primero y el único, dejo de pensar en eso y decido vestirme con un traje negro pero con un saco verde manzana, recojo mis lentes y mis llaves con un poco de dinero para poder ir a buscar a Nef, hoy tengo que comprobar si es mi amada Nefera, recuerdo que ella tenía un pequeño lunar en forma de luna en su glúteo derecho, algo que ni ella sabía.

Camino hasta el lobby del hotel esperando encontrarla por alguna parte y la veo en el restaurante cenando me acerco hasta donde está, tomado asiento a su lado ella sólo me da una pequeña sonrisa de boca cerrada mientras sigue devorando su cena, yo le hago seña al mesero para que me traiga lo mismo lo cual el cumple a la perfección, yo veo el plato de espaguetis blanco con mucho queso amarillo acompañado de vino tinto, lo cual me gusta al saber sus gustos.



Melissa Cordero Lopez

Editado: 07.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar