La Conspiración del Espiral - Libro 4 de la Saga del Círculo

Tamaño de fuente: - +

CUARTA PARTE: Aliados - CAPÍTULO 59

Lug fue guiado por un sirviente hasta el comedor del palacio. La ropa limpia que le habían prestado le quedaba un poco holgada, pero al menos no se veía más como una rata mojada y sucia. Lo más delicioso había sido el largo baño que se había tomado y el hecho de poder dejar atrás el olor nauseabundo del pantano.

El comedor era enorme, seguramente pensado para grandes banquetes con cientos de invitados. Esta noche, sin embargo, solo había una mesa preparada en un lugar más elevado, al fondo del gran salón. De lejos, Lug pudo ver al conde sentado en la punta de la mesa en una silla más alta y más trabajada que las demás. A su derecha, una mujer rubia de rasgos delicados con un suntuoso vestido rojo y negro le sonrió. A la izquierda del conde, había una silla vacía, y al lado, dos mujeres, una de largos cabellos negros y enrulados, y la otra de rebelde cabellera roja, ambas vestidas con hermosos vestidos largos con encajes delicados. Las dos mujeres estaban de espaldas a Lug que avanzaba siguiendo al sirviente por el gran comedor. Al lado de las dos mujeres, había también un joven de pelo negro que vestía una camisa blanca impecable y pantalones de cuero.

La mujer rubia, sin dejar de sonreír, le dijo algo a la de cabello negro. De inmediato, la mujer de cabello negro se dio vuelta hacia Lug y se puso de pie de un salto, corriendo hacia él.

—¡Juliana!— exclamó Lug, abriendo sus brazos y corriendo hacia ella.

Ella llegó a él llorando de alegría y lo abrazó con tanta fuerza que hubiera podido quebrarle una costilla.

—Cuando te vi y vi que te habían lastimado…— sollozó ella a su oído.

—Estoy bien, estoy bien— le aseguró él acariciando, su largo cabello—. ¿Cómo estás tú? ¿Dónde está Augusto? ¿Los lastimó Humberto?

—Estamos bien, Humberto no nos hizo daño. Vianney nos acogió en su castillo y juró protegernos de él.

—Gracias al cielo que están bien— dijo Lug, abrazándola más fuerte.

—Te extrañamos— dijo ella, secándose las lágrimas—. Aunque hubiéramos preferido una visita menos forzada.

Lug se permitió sonreír.

—Yo también me alegro mucho de verte, más allá de las circunstancias— dijo.

—¿Mamá? ¿Éste es él?

Lug levantó la vista y vio al muchacho que había estado sentado a la mesa junto a Juliana, parado a la izquierda de ella.

—Lug, este es mi hijo Augusto Miguel, tu ahijado— lo presentó Juliana—. Augusto, hijo, este es Lug, el Elegido, el Marcado, el Sujetador de Demonios, el Matador de Serpientes, el Pesador de Almas y Buscador y Luchador incansable contra las fuerzas de la oscuridad, el Protector y Salvador del Círculo, el Undrab, el Señor de la Luz, tu padrino y el hombre más irritante y querido por tu padre y por mí.

Lug lanzó una carcajada.

—Te agradezco que recuerdes todos mis títulos, aunque “hombre irritante” no estaba entre ellos y me hace quedar mal frente a mi ahijado.

—La verdad es la verdad— sonrió ella, divertida.

—Concedido— acordó él—. Augusto, es un inmenso placer volverte a ver— le dijo Lug al muchacho, extendiendo su mano.

—Es un honor— murmuró el chico embelesado, estrechando la mano de Lug como si estuviera estrechando la mano de un dios.

—¡Hey! La comida se enfría y no es educado hacer esperar a un conde— se escuchó la voz de la mujer pelirroja que los miraba con un codo apoyado en el respaldo de su silla.

—¿Ana?— sonrió Lug.

—Bueno, bueno, veo que me recuerdas y todavía tienes ojos, vamos progresando— contestó ella, risueña.

—¡Ven acá!— la llamó Lug con los brazos abiertos.

Ana se levantó de la silla y corrió hacia él, abrazándolo.

—Me alegro que estés bien— le dijo Lug—. Estaba muy preocupado.

—Bueno, al menos parece que Huber te alimentó bien. Pareces menos frágil que la última vez— dijo ella en medio del abrazo.

Los cuatro avanzaron hacia la mesa.

—Lug, te presento a mi esposa Helga— dijo el conde.

—Un honor, señora— inclinó la cabeza Lug.

—¿Confío en que mi gente te proporcionó lo necesario?— dijo el conde, observando la vestimenta de Lug.



Adriana Wiegand

#387 en Fantasía
#268 en Personajes sobrenaturales
#435 en Otros
#35 en Aventura

En el texto hay: mundosparalelos, fantasia épica

Editado: 12.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar