La Elegida La ResurrecciÓn

Tamaño de fuente: - +

DESCONTROL

_¡Dejadnos entrar  princesa! no puedes escapar de la verdad, nosotros somos parte de ti y tu eres parte de nosotros. Seras nuestra reina cobraras tu venganza, el tiempo esta cerca la luna roja reclamara a su elegida, la profecía esta cerca, ¡dejadnos entrar! ¡dejadnos entrar! eres nuestra reina reclama lo que te pertenece, ¡dejadnos tomar el control!

_¡Noooooo!. Grite con todas mis fuerzas al despertarme esos gritos me lastiman me martillan en el cerebro y se adentran en mi corazón como agujas, me hieren siento su dolor su desesperación ellos me desean quieren salir, no puedo dejarme vencer mi alma es lo único que me pertenece. Mi garganta me duele esta reseca hasta el punto de poder desmoronarse en pedazos como las paginas viejas de un libro de antaño, mi cuerpo esta golpeado siento cada uno de mis huesos rotos mis pies están sucio, gotas de sudor bajan hasta mis mejillas y siento su salinidad cerca de las comisuras de mis labios, estoy agitada mi corazón se quiere salir de mi pecho siento sus latidos su bombeo como  golpeteos descomunales, podría vomitarlo si sigue así me duelen los dientes como si algo hubiera salido de ellos, como si hubieran crecido de repente los toco lentamente no siento nada mi estomago arde como si tuviera una gran ulcera, mis manos tiemblan mi cabeza es un caos no recuerdo nada de lo que he hecho el día anterior, observo el lugar a mi alrededor,¿es mi cuarto?, si definitivamente es este sus paredes color azul lila su frió normal y el silencio espectral de esta cuatro paredes definitivamente esta es mi habitación no podría confundir esta soledad que se siente en este lugar.

Me levanto lentamente observo mi ventana rota con todos los vidrios rotos esparcidos alrededor, el viento mañanero entra sin restricción toca mi piel erizando-la levemente colocando una mueca rara en mis labios me siento extraña como si algo hubiera cambiado en mi, me levanto por completo observo mi cama esta sucia con manchas rojas, espera manchas rojas pero como es posible ¿que fue lo que hice?, camino perezosamente me arden las plantas de los pies me acerco a mi espejo y lo que veo en el me deja atontada sorprendida envuelta en una gran confusión.

Mi ropa esta rota hecha tirones tengo marcas en mi cuello de unas manos, estoy sucia pero eso no es lo que mas me sorprende no es otra cosa, son las manchas en mi ropa las que también tengo en mis labios están seca pero aun así puede sentir su olor su esencia me asco en solo sentir a quien le pertenecen, miro la cama de nuevo y otra ves me observo en el espejo estoy irreconocible mi cabello cambio de color pero ¿cuando lo hizo?, esta mezclado entre dos colores, negro con tintes carmesís, es una combinación en la cual un color quiere oponerse al otro como batallando entre ellos y un pueda tomar el control, se que es estúpido dicho pensamiento pero así lo veo no lo entiendo, no comprendo nunca se me había puesto así. La sangre en mi ropa esta seca pero y aunque comprendo que le he hecho daño a un ser humano no puedo sentirme culpable al contrario me siento vacía sin emoción me siento como copos de nieve que caen al nevar y son arrojados a la pulcritud del viento abandonada sin nada que sentir con mis emociones simplemente apagadas. Se que he matado a una persona pero eso no me importa al contrario siento ganas de volver hacerlo, con solo sentir el olor de su sangre siento hastió. Realmente no es normal no sentir nada por robarle el alma de una persona, pero mi vida nunca ha estado llena de normalidad precisamente, mis recuerdos son tan difusos otras veces son nítidos quizás fugaces los ladridos de un animal llega a mi mente una anciana asustada y yo corriendo desesperada adolorida por sabe que, sin importar lo que me haya sucedido debo hacer como si nada hubiera pasado como si el día anterior hubiera sido el tan común como cualquier otro y para eso debo limpiar este desastre por completo.

Recojo los vidrios rotos los cuales están arrojados en todas las direcciones como si una gran ventisca la hubiera tirado ¿acaso me he metido por la ventana?, pienso que esto es lo que sienten las personas que olvidan parte de sus recuerdos se encuentran tan perdidos en un mundo irreconocible lleno de caos y porquería lleno de toda la escoria posible sin siquiera saber su propio nombra es como arrastrar un peso muerto y ni siquiera reconocer un maldito rostro.

_¡¡Mierda!!, me he pinchado el dedo. Mi sangre me deja atontada se ve tan pura espesa y deliciosa, no se como es que de un día para otro sienta un gran placer al consumir sangre pero la verdad ya no me opondré a la realidad, la sangre es exquisita me atrae de una forma irreconocible y aunque la primera vez que probé esa sustancia roja plasmática me sabia a hierro a ese sabor metálico que sientes cuando te han partido la boca o cuando te cortas y esta misma reacciona con el oxigeno creando un olor a oxido aunque ciertamente yo lo confundía mas con el olor a la sarna en si. Las gotas caen tan redondas y sincronizadas hasta impactar el piso ensuciando toda la alfombra mi sangre es realmente pura que me meto el dedo a la boca y succiono la sangre que amenaza con salir se siente tan bien que si no fuera mi propia sangre me haría un verdadero festín con ella, luego de que la sangre deja de correr por mis dedos termino de limpiar todo el lugar, ahora hago lo mas importante quitar todo rastro de evidencia en mi.

Me adentro en el baño y de forma inmediata el agua recorre mi cuerpo pasa de mi cabello hasta mis mejillas y termino en toda mi estructura, la sangre seca que empaña mi cuerpo cae lentamente y se desvanece con el recorrer del agua limpio mis mejillas lavo mi cabello y aunque me he bañado con ropa esta tiene las gotas de sangre grabadas en la tela como un estúpido recuerdo de que la verdad no se puede ocultar de que yo soy el demonio que en algún momento perderá todo el control y sera toda una maquina sanguinaria de la cual nadie estará a salvo, debo desecharla quemar-la y así borrar mi pecado. Luego de ducharme me cambio de vestimenta y salgo al patio tomo una cubeta de aluminio y arroja la ropa le hecho gasolina y le tiro un cerillo, el fuego la quema lentamente forma pequeñas llamas amarillas con tonalidades rojas, un humo oscuro empaño el aire húmedo,  salado y espeso. El humo salia con total naturalidad parecía como si pequeña sombras se escondían en el, ellas danzaban en las llamas eran deformes malignas y oscuras la maldad se escondían en sus movimientos sincronizados y perfectos. Unos pasos acercándose me despertaron de mi extraña fantasía con las sombras bailando.



karensining

Editado: 15.01.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar