La Elegida La ResurrecciÓn

Tamaño de fuente: - +

;CAPÍTULO 4»

Caminaba por hermosos prados, podía sentir el furor del viento en cada fibra de mi piel, el cielo tiritaba hermosos colores primaverales y mi tacto con el prado húmedo y esplendoroso me hacía sentir en casa, bajando de una colina angosta y puntiaguda, con todas mis fuerzas desenfrenadas, corriendo como si mis piernas tuviesen alas, corría tan rápido y aprisa, por primera vez me sentía en paz, viva sin sentir esa frialdad ese dolor que aconcoja mi delirada alma,¡No!, está vez era un sentimiento agradable, especial, emocionante y hasta delicado y un tanto sublime. Al bajar de la colina, comencé a caminar agitada sedienta, cada emoción a disposición sumamente fraternal en mi rostro se esbozó una hermosa sonrisa, que hace tiempo no había expresado de una manera sincera. Cómo sí de un cántico sagrado u ocultó se tratase, empecé a caminar por lo desconocido, podía oir los murmullos de una hermosa cascada, eufórica y sedienta me dirigí al lugar, de una manera sumamente necesaria y requerida. Un hermosa cascada se asomaba a las grestes de la vida al acercarme pude ver la inmensidad de una belleza palpable y descomunal para mis pupilas dilatadas, uniformes, aguas totalmente diáfanas, cristalinas, ajada por una sed incontrolable, tomó agua era tan exquisita y dulcemente apetecible, como de una profanación se tratase me sentí sumamente culpable, de repente sentí como los vellos de mi nuca se erizaban, alguien me estaba observando, volteó lentamente y me encuentro con unos hermosos ojos color esmeraldas, centellantes de una irreconocible sed de esperanza, de cambiar el mundo con las hermosas fuezas del amor... Me observaba, nos observamos en una sintonía precisa y especial me sonríe y deja ver la perfección de la asimetría perfecta de sus dientes, era una hermosa sonrisa tímida, alto y un hermoso cabello negro lo acompaña, se podría decir que era muy guapo nos acompañaba un silencio descomunal pero soportable y especial.... Mi corazón empezó a palpitar a milésimas de segundo, sentía como quería salirse de mi pecho y unas ganas descomunal de acercarme, hablarle y conocer todo lo que deslumbra en esa hermosa mirada, pero... Un fuerte dolor me atacó en el corazón y tan solo quería desaparecer borrarme de la faz de la tierra..... tan solo soy un vacío.  

 Empecé a sentirme mareada e inestable, sentía como alguien me despertaba y me llamaba era una voz suave sencilla y especialmente calurosa, como sí de un vago espejismo se tratará empecé a ver todo borroso y salir de una hermosa ilusión, al abrir mis ojos visualice unos ojos grisáceos, con un tono Escarlata muy extraño entre quejidos, no podía reconocer la voz pero sin duda era de una mujer, me movía entre lo que parecía un mueble como esos que usan los psicólogos en sus consultas miré un poco el lugar y caí en cuenta de lo sucedido, hace un rato estaba soñando y acabó de despertar de lo que fue un acto involuntario, me había desmayado en un lugar del Instituto TEJUS y todo viene a mi mente como una daga malhechora que quiere tan solo herirme desgarrar lo único bueno que tengo en la vida, al final todos mienten ahora vuelvo a sentir ése mismo dolor ése vacío inquebrantable en mi corazón, he confiado en los chicos como nunca lo he hecho en la vida, ellos han sido mis amigos mi familia y tan solo me guardan secretos, algo ocultan sobre mí y tan solo me mienten, me siento traicionada, —Hola ¿te encuentras bien?, decía una voz ante mis desvaríos la observé, era una chica joven casi de mi edad aunque un poco mayor su cabello era hermosamente de color azul oscuro, era esbelta su silueta y un extraño sentimiento empezó a ceñirse en mi pecho, era algo singular como sí está persona la conociera de toda una vida, la chica volvió a preguntar sobre mi estado con una linda y cálida sonrisa, —umm sí creo que estoy, contestó entre murmullos que no se sí ella logro comprender, —bueno me alegra, y dijiste que ¿te llamabas?, —¡oh perdón!, soy Isabela madison, yo he me dirías como es que termine ¿aquí?, la chica tan solo sonríe, —pues como te digo yo estaba trabajando, y pues llega lo que se supone es una chica un poco histérica, con lágrimas en sus ojos y además de eso tira de las puertas y se desmaya... «la interrumpo, su forma de explicar las cosas es un tanto graciosa, parece una comediante de película», —oye yo.. bueno disculpa es, nisiquiera podía fluir palabras, —oye tranquilizate, la verdad es que me diste un gran susto, mi nombre es marcy, y bueno como te decía llegaste y te desmayaste oye qué fue lo que ¡te paso!, —umm es algo difícil de explicar, yo bueno, —no te preocupes si solo una cosa porque dijiste ¿mamá?, —¿éso dije?: ahora lo recuerdo llegué lloriqueando y molesta que evoque a mi madre, un sentimiento desconocido mi madre nunca ha estado para mí tan solo soy una desconocida para ellos y si duele no tener el cariño de quienes te trajeron al mundo, —NO lo sé, mi madre tan solo es una extraña yo no se porque la... —comprendo sabes es como sentirse solo, dice la chica sentándose a mi lado es raro con esta chica me siento tranquila en paz. Es como si la conociera de toda una vida siento confianza y podría contarle cualquier cosa con la misma seguridad de que ella jamás me dañaría, en esas sonó un teléfono móvil, —¡me disculpas pero debo contestar!, la chica se acercó a lo que se supone es un escritorio me levanto del sillón y observó con detenimiento el lugar, es hermoso un estilo de minibiblioteca contemporánea es interesante de que TEJUS tenga este tipo de lugar y porque será que nadie lo conoce o al menos yo nunca lo había visto, sentí una nueva emoción una sensación extraña es como sí algo me estuviera llamando, un ardor se apoderó de mis muñecas era ardiente pero soportable. Empecé a revisar los libros estaban ordenados por secciones y géneros, habían muchos libros antiguos y podría decir que de varios siglos o quizás solo décadas, pero lo que más me sorprendió era lo que estaba por ver. Delante de mí estaba una puerta cerrada con unas inscripciones que yo no comprendía en que idioma estaba eran muchos símbolos tallados en oro en la hermosa puerta de madera con hierro sólido parecido a creaciones de la edad media, está vez el ardor se transportó al restó de mi cuerpo sentía una inmensa necesidad de lo que hay se resguasda sin duda es algo valioso y mi curiosidad me llamaba a que debería estar aquí, sentía murmullos en mi cabeza una voz ya conocida me decía que debía entrar, —No tengas miedo la verdad está por revelarse, princesa este es tú destino, entra busca las respuestas que otros te han negado escuchame yo soy en quién debes confiar, todos te mienten son hipócritas debes destruirlos—, incesantes una y otra vez pero ya no sentía miedo esto era parte de mí ya no debía huir. Quería entrar a ese aposento y ver que era lo que se ocultaba, abrí el cerrojo estaba tan frío que me hizo tensarme un poco terminé de abrirla ya no se escuchaba la voz de Marcy, al incorporarme me vislumbre por lo que vi, había un libro en un cripta de de oro y plata con iguales símbolos como en la puerta anterior, —esté es tú destino debés reclamarlo, esto te pertenece todos deben pagar sus burlas y traiciones—, cada vez eran más fuertes las voces en mí cabeza sentía como me dolían mis tímpanos hasta el punto de querer estallar mis manos se sentían ardientes de poder, me quemaban como sí de fuego se tratase, poder odio todo unido como uno mismo sentimiento —tenía que abrir ese libro— algo había escrito y era especialmente para mí eso era lo que yo sentía. Llegué dónde estaba posicionado el libro era realmente hermoso, era un libro de color carmesí uno tan fuerte como la misma sangre, con correas hechas de plata, y un símbolo como una corona de oro además había una inscripción en latín escrita con negro pero por una extraña razón supe lo que decía «LA PROFECÍA DE LA ELEGIDA» tan solo esas palabras me heló los huesos y creo un enorme nudo en mi garganta, estaba cerrado era imposible abrirlo tenía tanta seguridad, lo intenté pero fue inútil el libro seguía cerrado —¿que secretos se ocultan en ti? ¡Hermosura!— aspeté en un suspiro me di cuenta que el libro tenía lo que parecía unos colmillos afilados de un Escarlata fascinante, lo supe porque a tomar el libro este me rasgo la piel delicada de mi dedo índice absorbiendo o mejor chupando mi sangre que hizo un leve chasquido salido de mi garganta por ¡dios! que eso dolió de verdad el maldito libro ha chupado mi sangre y esto sí que ha dolido, dejando caer tres gotas de sangre que recorrieron las esquinas del libro y se juntaron justo dónde estaba la corona en la zona inferior del libro está se tornó tan roja y pura y en un instante las malditas correas que antes no se quisieron abrir se quitaron por sí sola creando una enorme "o" en mí boca como motivo de una interesante sorpresa, al abrirse el libro una ráfaga de viento atacó al lugar con muchas voces intangibles gritos susurros creando ecos entre las paredes conteniendolo, todos pronunciaban lo mismo «eres la ELEGIDA la profecía debía cumplirse» en la mitad de este tan solo habían páginas en blanco que luego se llenaron de la sangre que antes se me fue arrebata fluían tan lenta y precisa y creando un pequeño remolino algunas que se depositaron en la esquina se ubicaron en el centro creando una corona, la misma que esta al comienzo del libro. «ES LA HORA DE LA VERDAD, PRINCESA ESTÁ ES TÚ REVANCHA POR LA VENGANZA» escuché de nuevo en mi cabeza pero de una forma suave como un leve susurro atraído por el feroz viento, —¿Qué HACES AQUÍ?, dijo Marcy en un tono molesto y perturbador que logro inclinarme y saltar un poco como un niño descubierto después de una travesura me voltíe lentamente haciéndome a un lado dejando al descubierto el libro , —yo puedo explicarlo tan solo... Marcy quedó atónita vi claramente su expresión no sabía sí era de sorpresa o quizás rabia o cólera, era indescifrable me miraba de una manera tan fría, se acercó a dónde estaba el libro y luego volteó la mirada lentamente, —¿TÚ?, dijo señalàndome con su dedo índice pálido y al descubierto, —¿yo qué?, dije tímidamente pero en un intento de que sonará más como un desafío, —¡Eres tú!, te he esperado por muchos años y al fin apareces, —¿De qué demonios hablas? dije esta vez tan fría y a la vez confusa, —Qué tú eres la ELEGIDA, la hija de la diosa GEA, —¿Qué? no conozco a ninguno GEA, mi madre se llama Ana estás confundida —¡NO! esa mortal no es tú madre, eres la princesa Alice, —¡No soy ninguna princesa estás!, —No lo entindes, ese libro fue creado para la elegida por la misma GEA la diosa que te creó, eres quién reinarà y mandarás a todas las especies VAMPIROS lobos brujas inclusivo para los humanos, —¿VAMPIROS, lobos y brujas? Por dios eso son solo mitos, historias creadas por la ignorancia de las personas, estas ¡Loca!, está chica me saca de sí, ELEGIDA todo eso es absurdo, esta vez me acerco y me tomó de las manos haciéndome sentir una leve electricidad en el cuerpo, nuestras miradas se conectaron y pude ver la seguridad que centellaban sus ojos por alguna extraña razón yo sabía que ella tenía la razón pero no podía aceptarlo la mujer racionable en mí decía que esto tan solo era una basura una vil mentira, —¿PUEDO contarte una historia?, ¡por favor!, me miró directamente a los ojos sentía que debía escucharla, —Está bien te escuchó, ella asintió y empezó a relatarme una verdad en absoluto......



karensining

Editado: 15.01.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar