La Fan Acosadora

Tamaño de fuente: - +

U N O

Era Domingo, un día donde se supone que todas las personas descansan, la pasan en familia y algunos salen de paseo pero para mí solo indicaba trasladarme de ciudad, me mudaría hoy.

5:00 am mi alarma del celular sonó, me levanté toda enérgica, no dormí muy bien en toda la noche, estaba ansiosa por que éste día llegará y al fin llegó, me coloqué de pie, tomé mi toalla y me dirijí hacia el baño, tomé una ducha algo apresurada ya que estaba algo atrasada, me cepillé los dientes y mientras me veía en el espejo empecé a imaginar como sería mi nueva vida universitaria. ¿Tendré nuevos amigos? ¿Seré buena estudiante? ¿Lograré graduarme? ¿Encontraré el amor? Muchas preguntas invadian mi mente, no había tenido novio en mi corta vida, tampoco me urgía tenerlo, pienso que el amor llega en el momento preciso, sin avisar, algo así como el destino.

Mi nombre es Nicolle Orellana, tengo 17 años, vivo con mi madre y mi hermana menor Noha, papá falleció cuando tenía 7 años, desde entonces ella nos ha criado sola, Helen (mi madre) es una mujer muy trabajadora, actualmente trabaja como enfermera en un hospital de la ciudad, gracias a su profesión, nunca nos faltó nada y hemos tenido una buena educación.

Presenté el exámen en la mejor Universidad del país "Le Rosey" , para mi fortuna gané una beca que cubría la totalidad de mi carrera, diría yo que conté con mucha suerte ya que justo este año decidieron admitir becados. 
Mientras me alistaba, mamá estaba en la planta baja preparando el desayuno, el volumen del televisor estaba muy alto, cosa normal en Noha que al parecer es "medio sorda", podía escuchar los titulares del noticiero matutino claramente.

—"La banda de rock October Kingdom se tomará un corto receso, aún se desconocen los motivos, más adelante estaremos confirmando la informacion, esperamos que pronto regresen con una gira internacional –decía la reportera.

—¿October Kingdom? Que nombre tan creativo.

—Niki baja a desayunar, se enfriara tú café.

—Si mamá ya voy.

Cuando bajé, Noha y  mamá ya estaban desayunando, ambas fijaron su mirada en mí y note cierta tristeza en sus rostros y las comprendía porque en unos minutos me iría de casa y sería la primera vez que me alejaría de ellas por mucho tiempo.

Comí mi desayuno y el momento de despedirme llegó.

—Me harás mucha falta hija, pórtate bien, sé buena estudiante y no vayas a meterte en problemas. –Quien más que la persona que me parió para conocerme tan bien. —Me siento muy orgullosa de ti. –Se acercó a mí y me envolvió en un cálido abrazó, joder! estrañare el calor del hogar.

Llegó el turno de despedirme de mi hermana.

—Estudia muy duro, sé buena estudiante y consigue un novio, ya quiero tener un cuñado.

—Noha tu hermana va a estudiar no a casarse.

—Era una broma, pero en serio hermana ya me preocupas, no has tenido novio en tus 17 años de vida ¿Si te gustan los chicos? Digo, es raro que nadie te llame la atención.

—Oye ¿que estas insinuando? Claro que me gustan los chicos, sólo que no ha llegado el indicado además no soy como tú que cada tres meses conoces al amor de tu vida, ¿no te da pena con mamá presentarle a un chico cada tres meses?

—No tengo culpa de aburrirme tan rápido, además todos son unos idiotas, al principio te tratan bien, te bajan la luna, las estrellas y luego sacan las garras y te piden sexo como si eso fuera fácil de conseguir.

Mamá solo escuchaba y nos observaba, nosotras tres creamos un vínculo tan fuerte que hablábamos de sexo y de chicos sin tapujos, eso nos enseño mamá, es mejor saber sobre el tema que ser inocente para luego ser engañadas, Noha y yo teníamos diferentes personalidades pero teníamos muy claro que ningún chico nos iba a pisotear.

—Tu hermana perderá el vuelo, no es momento de hablar sobre estos temas, ya llamé al taxi y está por llegar.

Mi Corazón se arrugó, ahora sí tenia que marcharme.

Abracé a mi hermana y le di un beso en su mejilla, me separé un poco de ella para tomar sus manos.

—Pórtate bien, ayuda a mamá con los deberes, sé buena chica y estudia mucho para que también puedas ingresar a mi universidad. ¿Me lo prometes?

Noha asintió y una lagrima recorrió  su blanca mejilla, acto seguido me abrazo tan fuerte que mis costillas casi se rompen.

Luego me despedí de mamá y el taxi llegó.

—Cuando tenga tiempo vendré a visitarlas, las extrañaré, cuídense mucho.

Me subí al taxi junto con mis maletas e hice un gesto con mis manos de despedida, el taxi echo a andar con destino hacia el aeropuerto, allí me esperaría mi mejor amigo Christopher Miralles, mi amigo y confidente de toda la vida, él estudiará Medicina, desde pequeño le gustaba jugar al doctor y yo era su paciente, un día me dio un remedio que sabía horrible, pero el me aseguró que me "sanaria" y creo que hizo el efecto contrario, me enfermé y me hopitalizaron por tres días a causa de una diarrea severa, reí ante esos bellos recuerdos, sé que será un gran doctor. 
Él también presentó el exámen para ingresar a "Le Rosey" prometimos ir a la misma universidad cuando terminaramos la secundaria, aunque sólo le dieron la mitad de la beca me puso muy feliz el saber que estaríamos juntos en esta nueva etapa.



Lady Di Camargo

#1340 en Fanfic
#12082 en Novela romántica

En el texto hay: romance, musica rock, idol

Editado: 18.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar