La guerrera durmiente: la maldición © [completa]

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 37 | El poder de los recuerdos más preciados

—Tiene que haber una solución. Tiene que haber una respuesta. Dime que es posible.

Gyneth había estado escuchando el relato de Nairi con mucha atención. Parecía que quizá, sólo quizá, Aurora estuviera viva. En otro mundo, pero despierta al fin y al cabo.

—No puedo asegurarte que Aurora está viva, pero quizá puedo llevarte a su mundo para que lo averigües.

—¿De verdad?

—Sí. Pero me temo que va a costarte mucho. Mi magia no es tan fuerte como me gustaría, pero con los ingredientes correctos, puedo hacer lo mejor posible.

—Lo que quieras. Lo que sea que necesites para lograrlo, te lo consigo. Tú dime y te lo traigo.

Gyneth observó al suelo y sonrió con tristeza.

—No es algo que puedas conseguir fuera, es algo que tengo que tomar de adentro.

—¿De mí? —Gyneth asintió—. ¿Qué?

—Tus recuerdos más intensos de Aurora.

—¿A qué te refieres? ¿Ya no la recordaré?

—No, no. Sí sabrás quién es, y lo más probable es que te sientas igual respecto a ella que como te sientes ahora mismo, pero perderás tus recuerdos más preciados.

—¿Como cuáles?

—No lo sé, no soy la correcta para responder eso, mi niña —dijo Gyneth—. Pero, hasta donde puedo imaginar, quizá deba retirarte algunas memorias como su primer beso, o el día en el que te diste cuenta que te gustaba, o que la amabas, o el día en el que se hicieron novias, o algo. Ese tipo de recuerdos son los que es más posible que olvides. Esos recuerdos me pueden ayudar a rastrear el origen de su vida, rastrearla hasta donde vivió por años.

¿Olvidar todos esos preciosos momentos? ¿Tenía que hacer eso para verla de nuevo?

—¿Estás segura de que la seguiré amando, o que, al menos, la seguiré recordando?

No quería olvidarse de ella. Si la olvidaba, ¿cuál era el punto de ir a buscarla, cuando quizá ni siquiera sabría lo que estaba buscando?

—No estoy segura de nada, mi niña, esto es nuevo para mí. Sólo sé de lo que soy capaz, y esto suena como algo bastante fuera de mis capacidades, pero también sé que puedo intentarlo y que algo saldrá bien. Aunque no sé qué.

Nairi se sentó en el sillón, sintiéndose algo perdida. Era una encrucijada que jamás pensó que podría existir, mucho menos estar en medio de ella. ¿Valía la pena olvidar sus recuerdos más preciados a cambio de una oportunidad?

Aurora lo valía. Y si no recordaba lo que sentía por ella, lo volvería a sentir. Estaba segura. Así como se enamoró una vez, podía enamorarse una segunda.

—Lo haré.



Leire Cortés

#3180 en Fantasía
#2217 en Joven Adulto

En el texto hay: retelling, magia, labelladurmiente

Editado: 16.09.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar