La Hermana De Mi Mejor Amigo

Tamaño de fuente: - +

3

Llegó el día del viaje, todos estábamos emocionados, yo me senté al lado de mi amigo por supuesto. Al ir conversando con Juan se nos pasó muy rápido el tiempo, que ni sentimos las horas de viaje en bus.

Nos instalamos en el hotel, para de ahí salir hacer el levantamiento, no podíamos demorar mucho si queríamos terminar pronto y disfrutar un poco de los días en el lugar.

—Juan, ya deja ese plato que nos estamos quedando de los demás—Es que este hombre no se cansa de comer. Ya todos se habían ido y yo seguía esperando a que el señor se digne a terminar de comer.

—¡Ya! mujer ya voy, sabes que debo de comer bien para poder funcionar— a veces era así de ridículo mi amigo.

Lo bueno fue que íbamos a estar tres días y el levantamiento lo acabamos en un día y medio, así que lo demás del tiempo lo pasamos conociendo los sitios turísticos. Estaba maravillada con esta ciudad, la pasamos genial.

Pero como lo bueno dura poco, pasaron los días y toco regresar.

Trascurrió una semana del viaje, en la cual continuamos con las clases y hoy, ya era viernes ¡Por fin! podría descansar.

O eso pensé...

Hasta que apareció mi amigo, pidiendo un favor.

Que cambiaría mi vida

—Amiga, hermosa, preciosa, la mujer más linda de todas—ya sabía por dónde venía eso, lo conocía muy bien.

—Ya dime que quieres mejor— le dije. Mientras cruzaba los brazos, esperando su petición.

—Cómo me conoces tan bien, no es nada complicado amiga del alma. Mira, es que mi hermana viene mañana por la mañana a la ciudad, pero quede con mi papá a que lo acompañaría a un viaje de negocios hoy en la noche y mi mamá también anda de viaje— No era nada fuera de lo normal, sus papás siempre andan viajando.

—Ya, y... ¿dónde intervengo yo?— pregunté.

—Quería que fueras al aeropuerto a recibir a mi hermanita, por favor— Veía en su rostro que necesitaba decirme algo más.

—¿Solo eso?

—Mmm... Bueno, nosotros vamos a venir el domingo en la mañana. Y quería ver si podía quedarse en tu casa, ya sabes para que no esté sólita, como que se conocen un poco— No lo veía tan mal, hasta me vendría bien tener compañía, mis padres me regalaron un depa por mi cumpleaños y ahora vivía sola.

—Bueno, está bien bebé, lo haré, pero cómo la reconozco, yo no sé cómo es ella.

—No te preocupes por eso, yo le envíe una foto tuya, tú solo espérala en el desembarque que ella te reconocerá— Oh que lindo, ella ya me conocía y yo, nada.

—Ok. Yo en la mañana voy a recoger a tu dulce hermanita—Le dije con una sonrisa.

—Si, más que todo dulce, amorcito—Sonrió extrañamente-Bueno, muchas gracias amiga, por el favor que me estás haciendo.

—No pasa nada, para eso están los amigos, además va a ser interesante conocer a tu hermanita y pasar tiempo con ella, hasta que tú regreses.

Nunca pensé que ese inofensivo favor pondría mi mundo patas arriba, ya se enteraran porque, o tal vez ya lo sepan...



May

#168 en Joven Adulto

En el texto hay: lgbt, chicaxchica, lesbico romantico

Editado: 25.11.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar