La Hermana De Mi Mejor Amigo

Tamaño de fuente: - +

9

Después de haber comido, o mejor dicho que Valentina se haya comido nuestra comida, regresamos a casa, realmente estaba cansada, fue un día agotador.

—Oye Carla, ¿no piensas hacer la cena?

No podía creer lo que estaba oyendo, ¿quería comer?, pero si comió demasiado. Un humano normal no puede comer tanto, ella debe ser un extraterrestre.

—Estoy escuchando bien, ¿cena? Pero si no tenemos ni media hora de haberlo hecho.

—¿Haberlo hecho?, tú y yo aún no lo hacemos, principessa— la muy estúpida me guiño un ojo, no tiene remedio.

—No seas babosa, bien sabes a lo que me refiero.

—Bene, no importa. Yo quiero saber si habrá comida.

—Yo estoy muy cansada, si quieres, prepárate algo para ti.

—Vas a morir de anemia por no comer, y yo también, grazie a te — trató de conmoverme con una cara lastimera, pero ya sabía que estaba actuando.

—Deja de actuar, y ya dije, si quieres comer, hazlo tú.

—Te voy a acusar con mio fratello, que me hiciste pasar hambre—Esta niña si es muy cínica, en dos días acabó con todo lo que tenía en mi nevera, y ahora se hace la víctima, ¡dios! dame paciencia.

—Haz lo que quieras niña, yo me voy a bañar, para después dormir.

—Bene, bene, tendré que hacerlo yo.

****

Hoy me sentía muy feliz, aparte que volvería a ver a mi amigo, esta fastidiosa se iba de mi casa, ¡POR FIN!

Así que me desperece, me bañé y preparé el desayuno, mientras bailaba un poco al ritmo de la música que sonaba. No me culpen la emoción era muy grande.

—Que contenta estás— Me pegó un susto, ni siquiera la escuche entrar a la cocina

—Casi me matas de un susto, y pues no lo niego, estoy feliz— no podía ocultar la sonrisa en mi rostro.

—De seguro, porque ya me voy de tu casa— me miraba con cara de enfado, eso me divertía.

—Debería decir que no, pero no soy mentirosa, así que sí, es por eso. Mi dispiace, la sinceridad es mi virtud. — Hice una reverencia con la cuchara en la mano.

—Que ridícula, pésimo tu acento italiano. Bene, ya dame de comer para apresurar todo y poder irme pronto.

—Te tengo que llevar a tu casa, porque debo recoger a tu hermano.

—¿Qué eres su chófer?

—Nos turnamos para llevarnos.

—Migliori amici, tenían que ser— lo dijo en tono de burla.

Después de eso tomamos nuestro desayuno tranquilamente, nos cambiamos y nos fuimos directo hasta su casa donde nos esperaba su familia.

Al solo vernos llegar, su hermano corrió hasta donde estaba ella, y se abrazaron, era una bonita escena se ve que se quieren mucho.

Qué pena ser hija única, a veces me siento triste, pero recuerdo que me dieron todo lo que quería al ser sola y se me pasa.

—Gracias por cuidarla, espero no te haya causado tantos problemas, mi hermanita— ¡JA! si supiera el demonio que tiene por hermana.

—No te preocupes amigo, Valentina es una chica... Encantadora—Cuando no abre la boca. Pensé— No causó problemas, para nada— Sonreí muy falsamente.

Juan me veía con una sonrisa en su rostro que me decía: "no te creo nada"

 



May

#185 en Joven Adulto

En el texto hay: lgbt, chicaxchica, lesbico romantico

Editado: 25.11.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar