La Hermana De Mi Mejor Amigo

Tamaño de fuente: - +

17

Desperté sintiendo el cuerpo de Valentina pegado al mío, era extraño estar así, pero a la vez me gustaba la sensación de poder tenerla conmigo. Ya ni yo me entendía.

Con mucho cuidado, quite sus brazos que rodeaban mi cintura para poder levantarme, e ir al baño. Después de dejarme un poco más presentable, me dirigí a la cocina, debía preparar el desayuno estaba segura de que Chucky despertaría hambrienta.

—¡AYUDA!— escuché el grito de Vale y corrí a ver que le pasaba.

—Que... Que tienes, ¿te duele algo?— pregunté preocupaba. Ella hizo un puchero y me sorprendió con su respuesta.

—Muero de hambre— me decía con carita triste.

—Es en serio, casi me da un infarto con tu grito. Corrí preocupada y me sales con esto— le decía enojada.

—Pero tengo hambre, y me gusta eso que te preocupes por mí— me guiña un ojo. Y... ok. Con ella no se puede.

—Bueno, lávate la cara y vas a la cocina.

—Yeah, así si me caso contigo—preferí no hacer caso, aunque tuve que disimular una sonrisa.

—Listo, dammi— me decía señalando su boca con su dedo.

Es muy infantil a veces.

—Toma, cuando termines de comer tengo que aplicarte nuevamente la crema— su moretón no estaba tan feo. Mi crema es milagrosa.

—Sí, mamma— respondió, con más atención en el plato que en lo que le dije. Preferí callar y me dediqué a limpiar un poco la casa.

—¿Te han dicho que te ves sexy limpiando?— voltee los ojos ante su comentario. Ash que niña.

—Parece que ya terminaste, iré por la crema— fui al cuarto por ella, cuando regresé la encontré en el sofá esperándome— Aquí está— me acerqué a su rostro para aplicarla. Sentía la mirada de ella muy atenta a mis labios, sabía que debía callar pero no me resistí.

—¿Te gusta lo que ves?— se sorprendió al escucharme, pero rápidamente cambió su expresión a una más divertida.

—Me encanta, pero me encantaría más, poder probarlos de nuevo— lo dijo acercándose peligrosamente. Yo por evitarla me hice para atrás y terminé cayendo al piso, eso fue el detonante para que se escuchara una enorme carcajada por parte de chucky.

—¿Tanto miedo me tienes?

—No es miedo, solo que no está bien que nos besemos, tengo a mi novio y lo quiero mucho.

—Como digas— pude denotar en su mirada un poco de tristeza, pero no podía hacer nada.

Me acerqué a ella, le sostuve el mentón para que subiera la mirada y me viera

—Valentina, debes buscar ayuda— ella entendió a lo que me refería, y desvió su mirada

—Sto bene, ya me di cuenta que está mal lo que hago, y ya no volverá a pasar.

—Me lo prometes— no confío en lo que me dice, es que salir de las drogas no es tan sencillo, no es una moda que un día consumo y después ya la olvido.

—Sí— fue lo único que me dijo.

Estuvo un rato más conmigo, ayudándome a limpiar, bueno, yo limpiando y ella atrás mío fastidiando.

Recibió una llamada de su hermano, preguntando donde se había metido; prefirió ocultar que se encontraba en mi casa, sería incómodo que preguntara la razón.

Nos despedimos, sin antes recordarle que se cuidara y no cayera nuevamente.

Misión imposible.

Volvió a pasar, no una, sino varias veces. Hubo un momento donde no pude más y le conté lo que pasaba a Juan, era su hermano, tenía el derecho de saber que pasaba con su hermana.

Era imposible seguir ocultándolo con lo que pasó.

FLASHBACK

Estaba tranquila en mi casa viendo una serie, cuando sentí que mi celular timbraba, al revisar no reconocí el número pero igual abrí la llamada. Por un momento sentí que mi corazón dejó de latir.

—¿Có-cómo que está en emergencia, en que hospital se encuentra?— no podía articular bien las palabras. Mencionó el nombre del hospital y salí presurosamente dirigiéndome hacia el lugar.

Solo esperaba que no tuviera nada grave, no entendía que pasaba, tal vez tuvo un accidente o yo que sé. Llegué al lugar y corrí a preguntar por Valentina.



May

#184 en Joven Adulto

En el texto hay: lgbt, chicaxchica, lesbico romantico

Editado: 25.11.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar