La Hermana De Mi Mejor Amigo

Tamaño de fuente: - +

39

Valentina Pov

Después de escuchar la confesión de mi hermano, decidí que debía alejarme de mi Ángel. Cómo podría estar con ella sabiendo que le causaría un gran dolor a él.

Además, no pude terminar con Sofía, ese día se emborrachó tanto que durmió en mi cuarto.

—Hola, amor— por fin se despertaba.

—Hola— mis ánimos no eran los mejores.

—Creo que ayer me pasé de copas.

—Sin duda, por poco y se toman hasta el agua de los floreros.

—Que chistosa. Lo que más odio es que me dormí, y no pudimos continuar lo que hacíamos— se me insinuó descaradamente.

—Pues no, prácticamente hubiera sido violación. Tú estabas más dormida que despierta.

—Ahora estoy muy despierta, podríamos continuar.

—Perdón, pero tengo cosas que hacer.

—Siento que me estas rechazando, ¿no me quieres?- cómo le digo que no quiero hacerlo, no quiero borrar las huellas de Carla.

—No es así. Te quiero, pero hoy no pasará nada.

—Está bien— pude ver la decepción en su rostro.

—Puedes quedarte más tiempo en mi habitación si lo deseas, yo iré a bañarme.

Entré al baño y eché seguro, quería prevenir cualquier percance.

Cuando cayeron las primeras gotas de agua, recordé los momentos con Carla, se me hizo inevitable no llorar. Mis lágrimas se mezclaban con el agua, lloraba de frustración, coraje. ¿Por qué me pasaba esto a mí? Yo solo quería ser feliz con mi ángel.

Después de un buen tiempo cuando ya me calme, salí del baño. Sofía no estaba, solo encontré una nota de despedida.

Vi mi celular y tenía llamadas perdidas de Carla. Hice un gran esfuerzo para no regresarle la llamada, no debía. Envió mensajes los cuales tampoco respondí.

Perdonami Carla. Solo quiero tu felicidad y conmigo no podrá ser.

Se pasó una semana entera, en la que no respondí a ninguna de sus llamadas y mensajes. Que cobarde era, no quería dar la cara, si la tuviera en frente sé que no me resistiría a besarla, a querer volver a tenerla entre mis brazos.

Mi droga favorita.

Sofía me insistió tanto que la acompañara al centro comercial, por lo que terminé cediendo. Ahora paseábamos viendo varias tiendas, lo menos pensable fue encontrarme a Carla en el lugar.

Qué bella sigue, aun con sus ojeras.

Sofía casi me lleva a rastras hasta ella. ¿Por qué tuvo que verla?

Podía sentir su coraje en cada repuesta que daba. Pedí a Sofía que vaya por la bebida que había visto, era la única manera de quedarme a solas con ella.

Traté de explicarme, pero no me dejó. Me dolieron sus palabras, cómo podía pensar que toda había sido un juego. Si lo mío con ella es lo más real que me ha pasado. Mis lágrimas comenzaron a caer, pero tuve que ocultarlas cuando llegó mi novia.

No se sentía bien decirlo.

—¿Y Carla?

—Estaba ocupada. Pidió que la disculpes— mentí.

—Qué pena, la quería invitar a comer. Era una excusa perfecta para ayudar a tu hermano con ella.

Gracias a los astros que se fue. Pensé

Con el transcurrir del tiempo, me aburrí y pedí regresar. Lo que más odio es recorrer tantas tiendas y no comprar nada.

Regresé sola. Sofía tenía que hacer otras cosas.

No paré de llamar a Carla, enviarle mensajes pero no contestaba ninguno. Después de varios días ya me decía que estaba fuera de cobertura. No me atreví ir a su casa; Juan por poco y vivía allí, no había día que no vaya, es mi hermano, pero no quita los celos que me produce verlo ir a su departamento.

—Hoy es el día— Juan me hablaba ansioso y feliz a la vez.

—¿De qué?— pregunté confundida.

—Me le voy a declarar a Carla— quedé en shock.

—¿Estás seguro?— Que diga que no, por favor.

—Sí, y tú me vas acompañar— debe estar bromeando.



May

#235 en Joven Adulto

En el texto hay: lgbt, chicaxchica, lesbico romantico

Editado: 25.11.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar