La hija de Helena

Tamaño de fuente: - +

CAPÍTULO 14

 

 

Las palabras de Richard siguen cavando un hoyo en mi interior llenándome de sentimientos confusos. A pesar de lo mucho que Richard haga sonar que el culpable de todo es mi padre algo en mi interior me sigue llevando al hecho de que falta algo más y eso es lo que aun Richard no se atreve a decirme. Todos nos mantenemos en silencio mientras nos dirigimos al Sótano, Wendy va a mi lado y no duda en tomar mi mano y apretarla. Por supuesto que se dio cuenta que mi mente está en otro lugar bastante lejos de aquí.

—Algo te atormenta, suéltalo.

—No ahora —sus bonitos ojos marrones me miran con ternura y no quiero agobiarla con mis problemas, sé que ella también tiene los suyos—. Tú también tienes algunos tormentos.

—Sí, supongo que justo ahora no estamos listas para hablar de eso.

—Cuando lo estamos, hablemos, ¿Si?

—Mientras tenemos la valentía para soltar nuestra mierda, ¿Qué tal si celebramos ahora? Quiero beber y tener sexo duro.

William que va adelante junto a Dash silva en aprobación.

—Te puedo ayudar en eso, primor.

—Veremos qué pasa durante la noche, cariño.

La empujo y todos reímos en el auto incluso Dash, este último pensé que estaría un poco afligido ya que Kyia tuvo que irse, pero no tenía otra opción pues son pasadas las 12 de la noche y ella siendo menor de edad tampoco ayuda mucho y pensándolo un poco en el sótano de seguro estaría Raina, y no sería justo para la rubia, creo que tuvo suficiente viéndolos juntos toda la noche como para seguir viéndolo en el Sótano, la comprendo perfectamente pues tuve que soportar ver a Allen con Sarah.

En el momento en que llegamos noto como William toma de la mano a Wendy y entran mientras que Dash pasa su brazo por mi hombro, me sorprendo pero no digo nada.

—Sera que algún dia me explicaras de donde conoces a ese tipo.

—Si… algún dia.

Una vez dentro me percato de que no hay mucha gente, logro reconocer a personas que estuvieron en el evento y a lindas compañeras de Wendy, Raina no pierde tiempo en acercarse a nosotros y pedirle a Dash un momento para hablar, el solo se aleja sin esperarla, la pobre me mira pidiendo una disculpa y se va tras él.

Voy a la barra pero no sé qué pedir ya que no soy una experta en el licor, pero algo tengo que pedir ya que solo el licor por lo que veo es el único que me hará compañía esta noche, Wendy debe estar por ahí con William, Dash discutiendo con Raina y Allen… Allen debe de estar con Sarah.

No me explico que vine hacer aquí.

—Algo fuerte para la señorita.

Giro y me encuentro frente a mí al chico de ojos negros con brazos cubiertos de tatuajes.

—Craig…

—Qué bueno que esta vez si te acuerdes de mi nombre —me giña un ojo, dejan la bebida sobre la barra y este me la entrega—. Algo fuerte, se ve que es lo que necesitas.

No sé porque, pero doy un trago a la bebida y carraspeo con fuerza al sentir el ardor en mi garganta. Hago una nota mental de no emborracharme ya que la última vez que me emborrache en este lugar hice algo de lo cual no me arrepiento, pero sé que estuvo mal.

Miro de nuevo a Craig y reparo que tiene su vista fija en un lugar y es cuando me doy cuenta que este lugar tiene un piso arriba, pero lo más curioso es que allí es donde se encuentran Dash y Raina discutiendo acaloradamente y Craig no puede sacar su mirada de ellos.

Dios… no puede ser.

—¿Te gusta Raina? —Pregunto sin pensar.

—Al parecer eres la única que no lo sabía.

—Pero ella…

—Lo sé —me dice sin dejarme terminar—. Para su mundo solo existe el idiota de Dashiel, pero nunca me sentí tan mal cuando supe que estuvo con Izan.

Tomo otro trago y lo miro comprendiendo toda esta situación para Craig. La chica que ama está enamorada de otro, pero en una borrachera término en la cama con uno de sus compañeros. Dios, Wendy tiene razón Raina tiene mucha mierda que resolver.

—Disculpa si te incómodo con mis problemas.

—Para nada, creo que necesitaba algo que me distrajera de mis problemas.

Sigo hablando con Craig y no paro de reír de todas sus anécdotas con el grupo, en realidad todo fue idea de la profesora Miranda ella fue quien los alentó a la idea, habla de lo idiota que es Izan, de los demás chicos y doy gracias que no se enfoca mucho al hablar de Allen y Sarah.



YariiTorrez

#2041 en Novela romántica
#682 en Joven Adulto

En el texto hay: romance, amor, drama

Editado: 20.11.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar