La hija de Helena

Tamaño de fuente: - +

CAPÍTULO 20

 

Me siento en casa.

Tenía tanto tiempo sin sentirme de esta manera y solo puedo estar de esta manera cuando estoy a su lado. Verlo tocar el piano y escucharlo es como transportarse a otro mundo donde Claro de luna de Debussy sea lo único que exista, es como si cada nota se filtrara por tu cuerpo. Ha mejorado, sin duda se ha vuelto muy hábil y siento como lentamente me quedó atrás, todos avanza mientras que yo me siento prisionera a una pasado que aún no logro entender.

Las notas de piano se detienen haciendo que voltee a ver a mi pianista favorito, su ceño fruncido me causa ternura aunque esa expresión se deba a enfado. No le causa mucha alegría que este recogiendo mis cosas para irme.

—¿Te vas? 

—Es lo mejor, podrían pensar mal.

No sé en qué estaba pensando cuando acepte entrar a este salón de música para pasar el rato con él, pero es mi culpa ya que no es mucho lo que puedo resistirme cuando me ruega.

—Todos saben que eres mi amiga —guardo lo último de mis lápices y el único cuaderno que había sacado donde sin duda lo estaba dibujando a el—. Teníamos tiempo que no estábamos así.

Tiene razón, a menudo antes de terminar la escuela nos escabullíamos y terminamos sentados en un piano donde él quería enseñarme, pero simplemente prefería verle y escucharlo tocar. Aún es así.

Lo miro y dudo un segundo, pero al final niego y me encaminó a la puerta, pero cuando estoy por salir mi cuerpo se paraliza al escuchar la pieza que toca.

Con una sonrisita de victoria volteó a verlo.

—Así que al final has terminado vencido por Chopin.

El sonido del piano muere para ser reemplazo por la perfecta risa de Allen.

—¿Que puedo decir? Ni siquiera Glenn Gould consiguió evitarlo.

—Si no se toca Chopin no se es pianista.

Le digo recordando las palabras que solía repetir un profesor de piano que teníamos cuando éramos niños.

—Ya cállate y ven aquí.

El asiento a su lado se ven tentativo y al final termino cediendo. No me puedo resistir a él tocando una pieza de Chopin.

—¡Por dios! —exclama, su risa me contagia—. ¿Cómo es posible que Chopin tenga más efecto en ti que yo?

—Es un genio —su destreza al tocar una pieza de mí definitivamente pianista favorita, me impacta—. Tocas la pieza perfectamente.

—Chopin es difícil, pero tampoco imposible.

—¿Qué esperas? —Le digo—. No me hagas rogarte.

Por supuesto que entiende lo que le digo porque inmediatamente el salón se inmunda de las notas de Nocturne Op9 N•2.

Aunque mi elección no creo que sea la más adecuada para como me estoy sintiendo últimamente, siempre esta música me ha puesto sensible y por cómo me he sentido últimamente no es sorpresa para mí cuando mi vista se ve nublada por las lágrimas.

No hago ningún esfuerzo en limpiarlas solo cierro mis ojos y dejó caer mi cabeza en el hombro de Allen.

Cuando termina giro a verlo y se nota preocupado, yo simplemente sorbo por mi nariz y le sonrió.

—Perfecto.

—Sublime —me interrumpo—. Es lo que sueles decir cuando me escuchas tocar.

—Sublime —Repito—. Maravilloso. Ahora entiendo porque la profesora Amanda siempre habla maravillas de ti, has mejora demasiado.

—¿Por qué las lágrimas? ¿Ha sucedido algo?

—No, ya sabes que Chopin siempre toca una fibra sensible de mí.

Ríe y asiente.

—Recuerdo que te ponías hablar de él por horas incluso sentí celos.

—Me llamaba mucha la atención por según logro interpretar de su música en su corazón existía una gran tristeza que por supuesto era expresado por medio del piano.

—¿Cómo olvidar? Aún no logro sacar a George Sand de mi cabeza.

Estuve tan obsesionada con ellos que todos me evitaban para no escucharme, rio al recordar aquellos días, y me conmueve a la vez que él lo recuerde también.

—¡No te burles! —Lo empujo, cuando no para de reír—. En ese entonces juraba que ellos se amaban, ahora pienso que el único enamorado era Chopin.

—Después que me hiciste ver cómo unas 15 veces canción inolvidable y sueño de amor llegué a la conclusión que de verdad los que se amaban eran Liszt y Chopin.



YariiTorrez

#2070 en Novela romántica
#683 en Joven Adulto

En el texto hay: romance, amor, drama

Editado: 20.11.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar