La Hija De Poseidon [1.1]

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 2| ¿Mi Papá?

Y L E N I A🌊🌊🌊

Y L E N I A
🌊🌊🌊

Me encontraba en el estacionamiento pensando en lo que había sucedido con mi cabello con tan solo tocar el agua se volvió azul. A menos que tenga propiedades mágicas el océano no creo que tiña el cabello por si solo o mi cabello debía tener una especie de alegría al agua salada. No sabía ni siquiera que podía ser ya estaba pensando ideologías absurdas. Mi mamá me mataría pensara que me teñí el cabello sabiendo que ella no quería que yo lo hiciera. Alce mi mirada para ver que Austin al fin estaba viniendo junto a Zoe. Ya quería irme pero no podía ir a mi casa ahora se supone que pasare la noche en casa de Zoe, eso me dejara pensar como decirle lo sucedido a mi mamá sin mencionar que estuve en la playa. Ahora mi cabello es de color azul parezco una pitufa. Note la mirada de confusión y asombro de Zoe, debe estar pensando que está demasiado ebria y empezó a alucinar.

– Oh por Dios ¿que le pasó a tu cabello? – tapo su boca con sus manos en sus ojos se notaba el asombro

– salí del agua y lo tenía así – levante un mechón de mi pelo observándolo – no sé qué pasó mañana debo volver a casa con el cabello así – me abrase con los brazos temblorosos, estaba aterrada.

– ¿Tu madre no se enfadará? – la pregunta de Zoe me descoloco – pensando que te teñiste el cabello – sonaba asustada y no era para menos mi mamá cuando se enoja no es muy agradable

– Supongo – me encogí de hombros mirando a Zoe con algo de miedo

– Vámonos chicas ya pensaran que decirle mañana ahora es algo tarde – Austin quien había permanecido callado todo este tiempo abrió las puertas del auto invitándonos a subir.

El viaje fue en silencio nadie hablaba por lo cual me dejaba pensar mejor en que historia le inventaría a mi mamá. Al día siguiente es obvio que no iría en plena noche para que ella me castigue de por vida por ir algo bebida y encima con el cabello azul. Tampoco podía llegar tan tranquila y decir oye mamá resulta que fui a la playa el cual te recuerdo que me prohibiste ir. Te desobedecí mi cabello en cuanto toco el mar se volvió azul espero que no te enojes no sé cómo arreglar esto. Definitivamente después de esto estaría castigada por un año entero sin posibilidades de tener oportunidad de salir a otra fiesta. Mi vida social que apenas estaba empezando ya vio su muerte inminente en manos del poderoso océano. Se podría decir que se ahogó. Enserio debía dejar de hacer bromas en este momento estaba a punto de ir a mi funeral. Dejare toda mi ropa a Zoe y mi collar con un dije de sirena se lo dejare a Austin. En mi lapida querré que me inscriban. 
Aquí yace Ylenia la chica que al ir a una fiesta termino regresando a casa con el cabello azul y su madre se enojó.

🌊🌊🌊

Al día siguiente...

Mire por la ventana y estábamos enfrente de mi casa era hora de enfrentar a mi mamá. Me baje seguida de los demás camine dirigiéndome a la casa. Quede parada en la puerta de la entrada dudaba si tocar o no aun no sabía que decirle a mi madre. Pero debía enfrentarlo había desobedecido y tenía que asumir las consecuencias como sea. Tome una bocanada de aire y con el cuerpo temblando toque la puerta. Se escuchó los pasos del interior de la casa la perilla de la puerta se giró para luego abrir la puerta. Dejándome ver a mi mamá con la ropa algo sucia de carbón, apuesto que estaba limpiando la chimenea.

– Ylenia te dije que no fueras a la playa – su voz sonaba enfadada estaba segura que se pondría peor si no le daba una explicación

– lo siento mamá yo so... espera – me percate de las palabras de mi madre yo en ningún momento había mencionado la playa. En si no había podido decir nada antes de que ella ya me estuviera hablando enfadada – ¿quién dijo algo de que había ido a la playa? – ahora era yo la que quería respuestas ella debía saber por qué el cambio de mi cabello.

– yo...tenemos que hablar pasen – se apartó de la puerta dejándonos pasar.

Camine dentro de la casa seguida de Austin y Zoe yendo directo a la sala sabía que si se trataba de algo serio debíamos hablar tranquilos. Nos sentamos en el sillón donde horas antes había asustado a mi mamá. Sentí la mano de Austin entrelazándose con la mía yo lo miré a los ojos y el me dirigió una mirada tranquilizadora que me dio seguridad. Eso no me hizo sentir tan sola si algo de lo que habláramos con mi mamá me afectaba tenía a Austin a mi lado el estaría conmigo pase lo que pase.

– bueno hija hay algo que no te he dicho nunca, es acerca de donde provienes... 
– SOY ADOPTADA – grite. Estaba abrumada que podía haber acerca de mi provenir si no es que soy adoptada, yo soy normal una chica común.



Danny Baladon

#277 en Fantasía
#32 en Paranormal
#11 en Mística

En el texto hay: hija de poseidon, semidiosa, poseidon

Editado: 23.07.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar