La Hija De Poseidon [1.1]

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 5| La cita perfecta

Y L E N I A🌊🌊🌊

Y L E N I A
🌊🌊🌊

Había pasado dos días pensando en lo que me dijo Apolion por lo que me decidí por hablar con mi papa. Utilizando la bola de cristal que me habían dado pensé en mi papa y en la bola apareció el sonriendo.

- hola mi preciosa Sirenita

- hola papá

- ¿ya conociste a tu primo Apolión?

- si el me dejo la bola de cristal, es algo raro ¿no crees?

- ese muchacho es igual a su madre, pero tiene el temperamento de su padre - soltó una pequeña risa - creo que tienes razón - me reí también. Lo del campamento seguía rondando en mi cabeza

- Apolión me dijo lo del campamento ¿es cierto eso?

- hijita si es cierto, pero sólo serán dos meses, es para tu seguridad

- está bien papa iré - después de todo necesitaba aprender a utilizar mis poderes ni siquiera sabía si tenía o no poderes. Me despedí de mi papa puesto que ya era bastante tarde de la noche y debía descansar mañana tendría un día muy largo tenía una prueba de química.

Me despierto con el sonido de la dichosa alarma de mi celular desearía no tener que ir al liceo tan temprano. Estaba tan cansada que no quería salir de la cama, pero el recordatorio de que tenía que ir al liceo por la prueba de química me hizo salir de la cama de un salto. Corrí a la ducha antes de que la pereza me gane y vuelva a dormirme en mis cómodas y suaves sabanas. Me di una ducha algo rápida, salí envuelta en una toalla de mi baño y me fui a cambiar. Me puse un vestido negro suelto del cuerpo me quedaba unos diez centímetros por encima de la rodilla. Recogí mi cabello con una cinta de pelo negra me coloque el collar que me regalo mi mama. Baje para desayunar lo que mi mama me había preparado. Lo hice sola ya que mama se había ido antes por el trabajo. Esto me hizo sentir un poco mal ya que dentro de una semana me iría y quería pasar el mayor tiempo con mi madre mi mejor amiga y con mi novio. De todos modos, trataría de pasar tiempo con todos para no extrañarlos tanto sabía que ni bien llegara al campamento no tendría tiempo de hablar con nadie. Pero sabía que era por mi bien debía aprender a controlar mis poderes para defenderme y a los que quiero.

Una semana después...

Hoy era mi último día antes de que me vengan a buscar para ir al campamento. No quería irme por Austin, Zoe y mi mamá. Los extrañaría mucho a todos, pero sabía que no podía negarme a ir seria por un tiempo es todo. El sonido de mi teléfono me saco de mi mar de pensamientos. Tomo mi celular de la mesa de noche y atiendo la llamada.

Llamada Telefónica

- Hola mi pequeña

- Hola mi cielo

- quería invitarte a salir ¿puedes?

- claro que puedo ¿a qué hora?

- pasó por ti en una hora y media

- bien nos vemos en un rato, besitos te quiero

- nos vemos, besos te quiero mucho

Fin de la llamada

Fui al baño para darme una ducha de agua caliente deje que mi cuerpo se relajara ante el agua caliente. Estaba algo nerviosa por lo cual sentía abejas en mi estómago. Salí de la ducha sintiéndome como en una nube. Seque mi pelo con el secador para luego alisar mi pelo con la plancha de cabello. Ya teniendo mi cabello seco y planchado camine a mi habitación. De mi cómoda saque un conjunto de ropa interior blanca. Tome el vestido que había dejado sobre la cama era de color blanco con pequeñas flores azules. Mi maquillaje era muy natural no tan cargado, me mire al espejo y note que mi pelo era azul pero más intenso. Desde que había ido a la playa por primera vez descubrí que mi cabello reflejaba mis emociones si estaba feliz era de un azul intenso, pero si estaba triste se volvía de un color verde agua. Tome unas converse bancas con azul que tenía debajo de mi cama con el vestido quedaría muy bien. No soy muy fan de los zapatos con tacón tal vez sea porque no los uso casi nunca y al no saber dónde iríamos con Austin preferí ponerme algo cómodo. Creía ya estar lista me mire en el espejo sentía que algo me faltaba, ¡mi collar! Lo tomo de encima de mi tocador, desde que mamá me lo entregó no puedo salir sin él. Tome mi bolso blanco poniendo mi billetera y mi celular dentro de esta. Di una ojeada de nuevo en el espejo y comprobando que estaba bien salí hacia la sala. Estaba bajando las escaleras cuando escucho el timbre de la entrada.

- YA VOY - grito caminando a la entrada, antes de abrir la puerta vuelvo a mirarme en el espejo de la sala. Comprobando que estaba bien abrí la puerta para ver a mi novio que lucía sexy debo admitir.

- Hola pequeña te ves preciosa, ¿estas lista? - Austin vestía un buzo blanco con una camisa a cuadros negra y verde, un jean negro y unos botines blancos Nike



Danny Baladon

#271 en Fantasía
#31 en Paranormal
#10 en Mística

En el texto hay: hija de poseidon, semidiosa, poseidon

Editado: 23.07.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar