La Hija De Poseidon [1.1]

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 14| Besos en la Luna

🌊Ylenia🌊

Mi pie desnudo rosaba el agua, sentada desde el muelle veía la caída del sol. Sentía la brisa fresca mover mi cabello. Movía el agua del lado creando pequeñas olas. Las sirenas nadaban contentas jugando con las olas que yo creaba. Charlotte se acercó a mi nadando rápido.

- princesa Ylenia - hablo con voz tímida escondiendo su rostro con cabello mojado.

- Charlotte ¿pasa algo? - pregunté

- todo está bien sólo quiero darte esto - estiró su mano cerrada para entregarme algo. Ella dejó sobre la palma de mi mano una pulsera echa con caracolas blancas.

- es hermoso - me puse la pulsera en la muñeca me queda perfecta - gracias no tenías por qué darme nada - ella salió del agua sentándose a mi lado. La abrase fuerte acariciando su suave cabello

- lo hice porque te quiero Ylenia - se separó de mi para lanzarse de nuevo al agua su mamá la estaba llamado

- te quieren mucho por aquí - la voz de mi prima sonó detrás de mí. De un salto me puse en pie para darle un abrazo. Hacia un tiempo que no la veía por qué mi tío le prohibió por algo que paso en el campamento.

- te extrañe mucho Aileen - me separe volviéndome a sentar en el muelle. Imitó mi nación y miro al horizonte.

- también te extrañé primita, ¿pero dime que me perdí? - se sacó las sandalias y empezó a jugar con sus pies en el agua

- Adonis me pidió tener una cita esta noche - volví a hacer pequeñas olas esperando la respuesta de mi prima

- ¿y que le respondiste? - paro de jugar con el agua y me miró

- no se - espere a que ella me gritara o se asombrara, pero su reacción me pareció muy tranquila

- ¿qué te da miedo de salir con él? - su pregunta pareció atravesar mi alma

- que Adonis me haga lo mismo que Austin, me ilusione sea su novia y luego me deje por otra - deje que las lágrimas salieran de mis ojos. Sus brazos protectores me envolvieron acariciando mi cabeza de una forma maternal. Extraño a mi mamá a mi mejor amiga el tener una vida normal.

- sé que tienes miedo, que todo esto es nuevo para ti, pero Ylenia eres hermosa, fuerte, valiente y mi prima - con cada palabra ella acariciaba mi cabello con ternura como si fuera su hermana pequeña - Adonis es un gran chico intenta tener una cita con el no debes por que tener miedo él no te engañaría siendo tu novio y sinceramente jamás lo vi mirar a nadie con los ojos que te mira a ti, llenos de amor y ternura - se separó de mi para secar mis lágrimas

- gracias Aileen, te quiero - la volví a abrazar - tengo que decirle a Adonis que si quiero la cita

- espera no puedes ir así con los ojos llorosos déjame ir a mi le daré tu mensaje tu ve a arreglarte.

[...]

Me miré al espejo mientras me ponía el delineador de ojos. Suspire mirando mi reflejo el vestido negro que me había dado Aileen era cómodo y me hacía sentir segura. Gire para que me vieran las hijas de Afrodita que me habían ayudado a arreglarme. Bueno casi todas porque Alysa estaba mirando su celular mandándose mensajes con Artemis.

- te vez hermosa - Agatha acomodo mi cabello

- estoy muy nerviosa no sé si quiero hacer esto - confesé sentándome en mi cama

- linda no tengas miedo Adonis es todo un caballero te aseguro que te dirá que estas bellísima - Adara tomo mis manos dándome confianza

- esta noche tendrás la mejor cita de tu vida - chillo Helena

- Ylenia vino tu cita - el grito de Apolion desde la planta baja me asusto

- ya baja - respondió Agatha - antes que te vayas linda recuerda esto te hermosa, se tu misma y recuerda darle una oportunidad a Adonis - me estrecho contra sus brazos frotando mi espalda

- gracias chicas - me despedí de las chicas y salí de mi habitación

Camine temblando por el pasillo los nervios consumían cada una de mis células. Baje las escaleras escuchando voces en la sala, respire hondo para relajarme y camine hasta donde provenían las voces.

- hola chicos - salude a Apolion y Adonis que se voltearon a verme. A mi primo se le cayó el vaso con agua que tenía en sus manos Adonis no despegaba su mirada de mí.

- te vez hermosa - hablo por fin Adonis tendiéndome su mano para irnos

- gracias

Salimos de la cabaña caminando hasta llegar al bosque encantado donde fui dirigida por Adonis que me pidió que cerrara los ojos ya que tenía una sorpresa para mí. Camine aferrándome a su brazo.

- Adonis me voy a caer - tropecé con algo, pero él me sostuvo de la cintura para que no me cayera

- tranquila ya casi llegamos, y no vi eso en el suelo

- ya casi llegamos - suspire porque me estaba cansando de tanto caminar a ciegas

- listo ahora si puedes abrir los ojos - Adonis saco su mano de mis ojos

Los abrí lentamente para ver una mesa en medio del bosque iluminada por dos velas. La platería estaba bien colocada alado de los platos y dos sillas estaban una frente a la otra en la mesa. Me senté con la ayuda de Adonis que corrió mi silla para que estuviera cómoda. Unas pequeñas lucecitas empezaron a rodearnos. Las miré con curiosidad y las reconocí eran estrellas iguales a las que había visto cuando era una pequeña niña. Toque una que estaba flotando cerca de mí, al principio ella se alejó, pero luego se acercó para que la acariciara. Su tacto era liso en algunas partes parecía que te pincharte, pero emitía un calor que no quemaba al tacto. Mire a Adonis que me observaba sonriendo. Deja a la pequeña estrella seguir flotando por alrededor de la mesa.



Danny Baladon

#240 en Fantasía
#29 en Paranormal
#9 en Mística

En el texto hay: hija de poseidon, semidiosa, poseidon

Editado: 23.07.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar