La Hija De Poseidon [1.1]

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 15| Primer día de Demi

🐍Demi🐍

Tenía a la hija de Poseidón entre mis manos no tendría escapatoria de esta al fin me vengaría. La mire a los ojos y ella se fue convirtiendo en piedra veía su transformación lentamente. Una sonrisa se formó en mis labios al fin había logrado mi venganza cuando mi mama lo sepa se alegrará mucho, ella... el sonido del llamada de mi celular comienza a sonar por las lejanías. No le preste atención veía como Ylenia daba su último aliento y era una piedra una hermosa estatua. El sonido del teléfono se hace cada vez más fuerte y todo a mi alrededor se vuelve negro. Me despierto por el sonido del tono de llamada de mi teléfono. Cuando lo busco encima de la mesa de noche lo tomo y atiendo.

– Ho-la – conteste frotando mis ojos

– Hola Princesa hermosa – dijo agg Austin del otro lado

– Amor – mi voz fingía felicidad, cuanto desearía que fuera Ian el que me estuviera llamando y no este idiota.

– te llamaba para darte buenos días y para preguntarte ¿si quieres que te pase a buscar para tu primer día de clases? – su tono de felicidad parecía traspasar la línea

– si pasa por mí en dos horas nos vemos mi amor te quierooooo – ya quería colgar tenía mucha hambre

– está bien paso por ti en dos horas te amo mi hermosa - dijo colgando daggg que asco tanta dulzura me da nauseas

Me levanté me sacudí y me dirigí a darme una ducha de agua muy caliente. Cuando salí me vestí poniéndome medias de red negra encima una falda a cuadros gris y negra una blusa algo holgada que até a mi cintura. Vistiendo así nadie se me nadie se me acercará. Baje a la cocina y mi mamá estaba con el desayuno listo.

– Hola mamá – la salude con un beso en la mejilla ¿qué? es mi madre con ella si puedo ser dulce

– Hola mi cobra favorita – ella me sonrió dejando mi desayuno frente a mí

– me vendrá a buscar el pesado de Austin – estaba enojada odiaba estar con él y mucho más que me despertará su llamada y no la llamada de Ian

– hija ya te eh dicho que eso es un sacrificio innecesario – tomo un poco de su café y me sonrió maliciosa

– lo sé, pero te dije que quería ver sufrir a esos tres y empezaré por la nueva en la familia – comí un gran bocado de mi desayuno

– Demi sé qué haces esto por venganza por mí, pero hija no quiero que tu corras con mi mismo destino – me tomo la mano – los dioses del Olimpo son muy vengativos y más Zeus con su hija, ten cuidado cielo – beso mi frente y llevo su taza vacía al lavado

– tranquila madre tendré cuidado – termine con lo que queda de mi desayuno

– otra cosa hija espera tengo algo para ti – salió de la cocina caminando hacia las escaleras. Tome mi plato y mi taza para lavarlas en el fregadero. Cuando termine de lavar entro mama con una caja de terciopelo blanco en las manos.

– hija compre esto cuando naciste esperaba el momento ideal para dártelo espero que te guste – me entregó la caja que tome con algo de intriga. Lo abro con las manos temblorosas para ver una gargantilla verde con cadenas pequeñas y una serpiente. Sonreí me encanta mi mama sabia me conocía mejor que nadie.

– es hermoso madre muchas gracias – la abrase sintiendo su calor su cabello se volvieron serpientes venenosas que empezaron a desperdigar besos en mi cabeza por decir de alguna forma. Nos separamos por el ruido de un auto afuera de la casa. Ese debía ser Austin. 

                 

 

– ahora vete sino ese chico querrá entrar a la casa – mamá me entrego mi almuerzo y beso mi mejilla

Subí a mi habitación por mi mochila y la caja de cigarrillos del cajón de mi mesilla de noche. Baje las escaleras corriendo por que el sonido de la bocina me estaba irritando. Abro la puerta de mi casa saliendo de esta para ver el auto estacionado enfrente de mi casa. Subí dentro del auto dando un ligero portazo, de reojo noto que Austin quiere besarme, pero le pongo mi mejilla aún estaba molesta.

– ¿lista para irnos? – encendió la radio en un tono bajo

– ¿y a ti que te parece?, arranca no quiero llegar tarde mi amor – hable en un tono dulce y algo molesto odiaba tener que fingir algo que no soy

– Ylenia sabe que tenemos algo – comento sin sacar la vista del camino

– ah si – hable con un tono de indiferencia poco me importaba que ella lo supiera necesitaba saber dónde estaba para verla sufrir – ¿cómo se enteró?

– Apolión su primo vino a hablar conmigo – paro el auto en un semáforo en rojo

– te dijo donde esta Ylenia – tenía la esperanza de encontrarla

– no me lo dijo princesa, pero igual no te preocupes por ella te amo a ti – él se acercó intentando besarme



Danny Baladon

#275 en Fantasía
#35 en Paranormal
#11 en Mística

En el texto hay: hija de poseidon, semidiosa, poseidon

Editado: 23.07.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar