La Hija De Poseidon [1.1]

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 16| Una oportunidad

Las semanas fueron pasando desde mi cita con Adonis. Me había hecho sentir especial y segura en sus brazos pero aun no habíamos dado el siguiente paso. Me divertía mucho estando con el me hacía olvidar todo lo que había pasado con Austin. Aunque aún dolía pero ya no tanto como al principio Adonis me hacía olvidarlo. Me volví a sumergir en el agua, en el único sitio donde me sentía en calma era estando en el lago o la playa.

Sentí que alguien salto al agua pero le reste importancia de seguro era algún campista que quería nadar. Pero estaba nadando en mi dirección yo estaba de espaldas no podía ver quien era pero sentía cada movimiento que pasaba en el agua.

– hola a la sirenita más bella de este campamento – escuche la voz de adonis detrás de mí

– Hola chico estrellas, el cual me deja ganar siempre – le tire un poco de agua a la cara jugando con el

– oye eso no es cierto – se defendió volviéndome a tirar agua pero me sumergí para esquivarlo

- ¿a no?, y por qué te caites al agua ayer en el muelle cuando podías vencerme fácil esquivando mi embestida con la espada – me acerque un poco a el

– Me resbale – paso su mano por su rostro

– no mientas te tapas la cara cuando lo haces – nade hasta llegar al muelle

– ¿quieres ir al bosque encantado? – me senté en muelle torciendo mi cabello sacando el exceso de agua

– amm... Lena al bosque encantado a esta hora van solo los que son parejas

– si por eso quiero ir contigo – me levante tendiéndole mi mano para que saliera del agua

– pero para eso deberíamos ser ... – me miro abriendo mucho los ojos – ¿quieres ser mi novia?

– si quiero Adonis Moon – tomo mi mano y me cincho para que callera al agua. Agua me envolvió dándome energías, subí rápido a la superficie para tomar una bocanada de aire. Adonis me atrapo entre sus brazos me dejo respirar y luego atrapo mis labios besándome. Sentí la sangre correr a mis mejillas y mi corazón parecía querer salir de mi pecho. Mi estómago sentía como si caballos estuvieran corriendo dentro de este. Cuando se separó de mi sentí su falta en mis labios era como si me hubieran sacado una parte de mí.

– te quiero Ylenia – apoyo su frente en la mía con los ojos cerrados

–  yo también te quiero

Fuimos al bosque hablando de lo mucho que había avanzado con mis poderes mientras dimos un paseo tomados de la mano. El bosque este día se veía lleno de vida las hijas de Deméter había hecho un gran trabajo con la vegetación. Las ninfas del bosque se encargaban de mantener el lugar libre de flechas que se le escapaban de vez en cuando a los campistas nuevos. 

Antes que cayera el atardecer fuimos con Adonis a ver la puesta de sol en la playa como cada tare hacía desde que llegue aquí. Nos sentamos cerca de las rocas era el lugar con la mejor vista al atardecer. Pero algo en el agua llamo mi atención me tire al agua al ver que no dejaba de brillar. Me transforme en sirena y nade hasta llegar a ese misterioso brillo y era una ostra. Dudaba si abrir o no pero me decidí a abrirla a veces debemos ver las cosas para caer en la realidad. Esta era una de esas ocasiones las imágenes que mostraba eran de Demi besando a Austin muy apasionada. Sentía que una parte de mi moría al ver esa escena, Austin era la única pieza normal en mi vida además de Zoe. El verlo con otra me mostraba que mi vida normal acabo por ser una semidiosa que cada persona que quiero se alejara por que seré un monstruo para ellos. Cerré con brusquedad la ostra y subí a la superficie sentía rabia tristeza e impotencia por sentirme así siendo que acaba de aceptar ser la novia de Adonis. Pase una mano por mi rostro para que no se notara que estaba llorando pero no era fácil de engañar a mi novio. El me abrazo para luego llevarme a mi cabaña en sus brazos me metió en la tina y la lleno con agua caliente para que me diera una ducha. Salió del baño sin preguntar nada, me fui sacando la ropa pero mientras lo hacía lloraba sin parar. Me bañe intentando calmar mis sentimientos dentro de mí la confusión era como un monstruo que intentaba salir atreves de mis lágrimas. En cuanto salí del baño con el pijama puesto Adonis me envolvió en sus brazos dándome un fuerte abrazo espantando a mi monstruo.

– quiero que te quedes esta noche conmigo ¿puedes? – hable con voz entrecortada por el llanto

– si cariño tranquila – beso mi frente

Me separe de él y de mi armario saque una ropa que Apolion había dejado una vez que se quedó a dormir en la habitación continua. Se la di a Adonis y me acosté en mi cama, él se metió al baño para sacarse la ropa mojada. Después de unos quince minutos apareció para meterse en la cama conmigo lo abrase intentando respirar su aroma. Necesitaba a alguien como Adonis una persona que me comprendiera sin preguntarme nada. 
Todo lo contrario de Austin ellos eran como el día y la noche. Y a mí me estaba empezando a gustar más la noche. Me estaba enamorando de Adonis y no podía evitarlo él es tan comprensivo, amable, cariñoso, tierno... en pocas palabras él es perfecto. Tenía que darme una oportunidad de ser feliz de sentirme normal.



Danny Baladon

#259 en Fantasía
#30 en Paranormal
#10 en Mística

En el texto hay: hija de poseidon, semidiosa, poseidon

Editado: 23.07.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar