La Hija De Poseidon [1.1]

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 19 | Es nuestro deber

Ylenia
🌊🌊🌊

Mi prima apareció desprendiendo rayos de ella hasta que dejo de brillar dejando ver un hermoso vestido blanco corto. Las miradas de todos se posaron en ella que levanto su rostro sonriendo, hasta que Demi abrió la boca.

– ¿qué haces aquí? – la voz enojada de Demi me hizo temblar

– Hola Demi, hace mucho tiempo que no te veía – Aileen la saludo corriendo un mechón de su cabello. Hacía mucho tiempo que no veía a mi prima, corrí a abrazarla. A pesar de que amaba que mi vida fuera normal y deseaba con todas mis fuerzas volver aquí a mi casa con mi familia. Quería volver al campamento y seguir conviviendo con las personas que ahora son parte de mi vida, soy una semidiosa ya no pertenezco al mundo mortal y a pesar de que me esfuerzo por mantenerme en un lugar donde sé que no pertenezco aun quiero estar aquí.

– Hola Ylenia – froto mi espalda de forma amorosa. La forma de como Aileen me trataba con tanto amor me hizo encariñarme rápido ella es como la hermana que siempre quise tener.

– Hola rubia – Adonis hablo a mis espaldas por lo cual me separe de Aileen sacando el cabello de mi rostro y poniendo tras la oreja

– Hola Adonis pensé que estarías en el campamento – mi prima lo saludo sonriendo. Abrase a Adonis necesitaba sentir su calor empezaba a sentirme triste extrañaba el campamento.

– pueden irse de la casa de mi novio – el grito de Demi me hizo recordar que estábamos en casa de mi amiga

– ¿qué? si recién acabo de llegar – mi primo Apolión apareció entre una nube de humo negro

– Apolión cuanto tiempo sin verte – la mirada de Demi era de seducción o eso creo. Me pareció muy desagradable.

– Demi sigues siendo la misma chica de siempre

– deja de coquetearle a mi novia

– que raro tu enfrentándome – Apolión se cruzó de brazos – por lo general te escondes detrás de las faldas

– no cuando se trata de Demi – Austin estaba más rojo que un ladrillo viejo, Demi ponía una mano en su hombro y otra en su pecho intentando calmarlo

– ya para Austin no vale la pena, vallamos adentro

– yo iré a otro lado Ylenia – Zoe camino a la casa

– Llámame si necesitas algo Zoe o ve a mi casa – grite y ella tan solo asintió con la cabeza

– ahora sí, que no hay nadie Ylenia debemos hablar en tu casa – interrumpió Aileen

– bueno vamos suban al auto – señale para que mis primos suban

– una pregunta ¿qué es un auto y para qué sirve? – la pregunta de Aileen me pareció graciosa pero no me reí. Sé que ella al no ser mortal muchas cosas son desconocidas para ella. Como el auto.

– eso es un auto – señalé el coche estacionado – sirve para viajar de un punto a otro más rápido que yendo en carruaje – abrí la puerta para que se subieran y Aileen lo hizo con algo de miedo. Lo peor fue cuando arranco el auto se aferró al brazo de Apolion diciendo que no abriría los ojos hasta que el auto pare. Fue un viaje muy largo y cada semáforo en el que paramos deseaba destruirlos por que Aileen se aterraba cuando el auto reanudaba su marcha. Cuando por fin llegamos a mi casa todos fuimos a mi habitación para hablar tranquilos de o que sea que me tengan que decir.

– ¿qué es lo que pasa? – tire mi mochila a un rincón de mi habitación dejando caer mi cuerpo en mi suave cama

– en el Olimpo ahí problemas – la voz alterada de Aileen me preocupo. Me senté en la cama de golpe esto no podía estar pasando debía ser una broma.

– ¿lo dices enserio? – hablamos al unísono todos mirando como la rubia mordía su labio y acomodaba su corona

– si nuestros padres van a estar pelando en la guerra y todos los descendientes debemos ir al Olimpo para seguir su trabajo – saco el mechón rebelde que caía por su rostro colocándolo tras su oreja

– pero... ¿y el liceo? – enserio estaba pensando en ir al liceo si hace menos de dos horas estaba diciendo que odiaba ir a ese lugar. Mis sentimientos en estos momentos eran confusos.

– no te preocupes todos pueden ir en el horario del liceo y volver en cuanto terminen o pueden tener clases en línea – sugirió Aileen

– es nuestro deber estar en el Olimpo – Adonis tenía un semblante serio él estaba mucho más preparado que yo para esto. Apenas estoy comenzando a controlar mis poderes y quieren que esté a cargo del ochenta por ciento del planeta que les recuerdo está cubierto por agua.

– yo seguiré en mi casa tranquilo – Apolión se cruzó de brazos apoyándose en el marco de la puerta

– ¿cómo? – lo mire extrañada

– mi papá gobierna el inframundo debo estar ahí haciendo su tarea – jugo con una flama de fuego en sus manos

– pero debes presentarte una vez por semana para las reuniones que debe haber para decidir distintas cosas – Aileen tomo un labial de mi tocador para pasárselo en los labios con delicadeza 

– eso no lo sabía – Apolión quedo pensando



Danny Baladon

#244 en Fantasía
#29 en Paranormal
#9 en Mística

En el texto hay: hija de poseidon, semidiosa, poseidon

Editado: 23.07.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar