La Hija De Poseidon [1.1]

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 25| Jazmines

Y L E N I A🌊🌊🌊

Y L E N I A
🌊🌊🌊

Todas esas miradas sobre mi estaban incomodándome un poco, esta era mi primera reunión desde que era una diosa. Todos esperaban mi respuesta acerca de si los semidioses ya podían quedar a cargo de las tareas de sus padres.

– si todos saben controlar muy bien sus dones y trabajar en equipó es lo que mejor nos enseñaron en el campamento – hable sintiendo mis piernas temblar. Me habían dado un banco junto a mis primos Aileen y Apolión.

– concuerdo con mi prima – Apolión paso una mano por su cabello

– ya terminamos con la reunión tengo cosas que hacer – Aileen se sacó su corona acomodando su cabello para volver a colocársela

– si hija ya terminamos pueden retirarse – mis pies se lo agradecían a mi tío estos tacones me estaban matando

Me levante del trono saliendo de la sala siguiendo a mis primos aún no estaba tan orientada como para saber dónde estaba todo. Necesitaba encontrar mi habitación era donde Adonis estaba esperándome necesitaba relajarme un rato todo esto de la reunión me dejo muy tensa. Camine por el pasillo viendo los dibujos en las puertas tenían el mismo símbolo que las cabañas del campamento. Al menos en el olimpo podíamos tener habitaciones individuales. Entre en la mía respirando el aroma a jazmines las flores favoritas de mi mamá, en mi tocador había un florero con un ramo de jazmines frescas.

– creo que la princesa necesita descansar un poco – Adonis apareció en mi campo de visión con un jazmín en las manos

– ¿porque siempre sabes lo que necesito? – me quite los tacones sintiendo un alivio en los pies. Camine descalza por el frió suelo hasta que llegue a mi novio que me entrego la flor. Respire su exquisito aroma contemplando su belleza. Deje la flor a un lado posando mis manos detrás del cuello de Adonis poniéndome de puntitas intentando llegar hasta su altura. Él se agacho hasta llegar a mi uniendo nuestros labios en un beso. Nuestros labios se movían al compás encajando perfectamente uno con el otro. Sus manos viajaban por mi cintura subiendo por mi espalda y volviendo a bajar hasta mi cintura. El beso fue perdiendo intensidad hasta que nos separamos apoye mi cabeza sobre su pecho y respire su perfume. Soy una adicta al perfume de Adonis les aseguro que no hay otro perfume mejor que el de mi príncipe.

– descansa un rato te llamare para el almuerzo princesa – fue dejando besos por mi frente y el último fue en mis labios

– no puedo tengo que ir al liceo y tú también debes ir lo olvidas – sus ojos me miraron interrogante – ir al liceo es lo único normal que ha quedado de mi vida y quiero continuar yendo – me separe de el para ir por mi ropa

– tenía la esperanza de que faltaras hoy – gire sobre mis talones para mirarlo algo me estaba escondiendo. Adonis jamás me dejaría faltar a menos que sea algo súper importante.

– tenemos examen de matemáticas ¿recuerdas? – apreté las prendas que tenía contra mi pecho

– lo olvide iré a mi habitación a cambiarme y vendré por ti para irnos – salió de la habitación dejándome parada algo debe estar escondiéndome.

Le reste importancia hoy podría ver a mi mejor amiga después de varios días. Ella no podía venir a visitarme al olimpo por ser una mortal y no había tenido tiempo de ir a verla al mundo mortal. El único lugar donde la podía ver era en el liceo las Moiras habían hecho un hechizo protector por lo cual ningún monstruo me podía atacar estando en el liceo. Me mire en el espejo arreglando mi cabello me quite el vestido poniéndome me puse un jean rasgado un buzo negro Adidas y mis zapatos converse negros. Gire viéndome en el espejo ya estaba lista para irme al liceo. Tome mi mochila del suelo revisando si tenía todo solo faltaba mi teléfono. Lo busque por mi cama, pero no estaba otra vez lo perdí tendré que pedirle a Adonis que me llame para poder encontrarlo. El sonido de un nuevo mensaje sonó donde había dejado mi vestido lo levante del suelo tomando el aparato.

Mensaje de Whats app

Ya estoy en el liceo ¿vienes? – Zoe

Llego en cinco minutos – yo

🌊🌊🌊

Miraba el dibujo que el profesor hizo en la pizarra interpretación libre de que representa el océano para nosotros. Tomé mi lápiz y comencé a garabatear sirenas estando en libertad las olas rompiendo en la orilla de la playa. Cerré mis ojos imaginando que estoy en el agua saldada mis piernas se unen formando una cola. Mi cabello se movía con el agua sintiéndose libre nadando hacia mi venia Charlotte con una caracola en la mano.

– Ylenia tu cola – me miraba espantada

– ¿Qué pasa? – mire mi cola y no tenía nada de malo



Danny Baladon

#230 en Fantasía
#33 en Paranormal
#10 en Mística

En el texto hay: hija de poseidon, semidiosa, poseidon

Editado: 23.07.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar