La Hija De Poseidon [1.1]

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 26| Debemos hablar

Y L E N I A🌊🌊🌊

Y L E N I A
🌊🌊🌊

Estábamos yendo con Aileen al estanque en donde hace unos días me sumergí para convertirme en una diosa. Teníamos que ver a Apolión ahí él no había querido ir a la reunión de los semidioses por Agatha. Dato curioso ella tampoco había asistido por que había llegado recientemente su hermana Adara para ayudarla por lo cual tuvo que acomodarla y enseñarle donde queda todo. Por lo cual más tarde hablaría mi prima con ella acerca de lo que se habló en la reunión. Había lugares muy hermosos en el olimpo, pero ninguno se comparaba con el salón del estanque. No sé si es por lo mágico que luce o porque me siento conectada con este lugar. En la orilla del estanque se encontraba mi lindo primo de espaldas a nosotras.

– Hola a mis dos grandes amores – nos saludó Apolión en cuanto noto nuestra presencia

– Hola primito – Aileen corrió a sus brazos

– Hola Apoli yo también quiero un abrazo – me tire encima de ellos abrasándolos

– cuidado que nos caeremos...wou – no dio tiempo de bajar cuando Apolión perdió el equilibrio y caímos los tres al agua

– esta deliciosa el agua – hable riendo de las caras de mi primo

– nada como darse un chapuzón en el estanque por la mañana – mi prima me tiro un poco de agua yo le seguí el juego

– ustedes dos están locas – Apolión nado hasta la orilla intentando salir

– anímate que esta locura viene de familia – hablamos al unísono con Aileen

– si eso creo – Apolión hizo un movimiento con sus manos y un cachorro de dos cabezas negro apareció

– ¿quién es ese? – tenía un poco de miedo, pero viendo lo adorable que era ya no lo sentí

– es el cachorro del perro de mi papá Cerbero – lo tomo en sus brazos – se los quería presentar – nos extendió la mano para que salgamos del agua las dos

– es hermoso – con Aileen lo comenzamos a acariciar el cachorro movía su cola gustoso con el afecto

– es tan hermoso como su dueño – hablo una voz femenina detrás de nosotros y la sangre me hervía

– ¿qué quieres aquí Agatha no tienes trabajo que hacer? – me gire mirándola seria

– ya lo hice estoy descansando un poco es todo

– ¿y por qué no vas a romperle el corazón a alguien es tu especialidad no? – estaba furiosa con ella no podía evitarlo

– Ylenia mejor déjala y vamos al inframundo necesito tu ayuda – me tomo del brazo Apolión

– está bien vamos pero antes – me solté del agarre de mi primo y camine hacia Agatha – tu y yo tenemos que hablar luego – me gire de vuelta yendo donde mi primo 
Nos aferramos a su brazo con Aileen cerré mis ojos esperado y nos transportamos al inframundo. Cuando llegamos a la entrada me encuentro frente a mí a un perro enorme de tres cabezas.

– este es Cerbero Ylenia – Apolión camino hasta el gran perro y comenzó a acariciar una de sus cabezas

– es enorme sus patas podrían aplastarme – mire al imponente perro delante de mi Aileen bajo a su cachorro y este corrió hasta el

– tranquila no te hará daño – la rubia corrió hacia el perro abrazando una de sus patas

– ¿cómo estas tan segura? – Aileen acariciaba la cabeza del perro que salivaba dejando la baba regada por el suelo – ¿y cómo puedes correr con esos tacones?

– sólo acércate y acaricia suave pelaje – rascándole la oreja – siempre ando de tacones aprendí a correr en ellos, aunque no sirven cuando hay guerra – contesto riendo

– justamente lo que pasa ahora – camine temerosa acercándome al perro. Le toque la cabeza suavemente y se acurruco junto a mí lo mire con los ojos muy abiertos creía que me comería viva.

– bueno ya conoces a Cerbero vallamos adentro necesito tu ayuda con algo Ylenia – Apolion lanzo de sus manos una especie de polvillo negro hasta las rejas y estas se abrieron

– para qué soy buena – pasé por las grandes rejas y sentí un escalofrió recorrer mi cuerpo. Apolión tomo mi mano y la sensación se fue debe de ser porque solo los muertos deben entrar al inframundo.

– verás tengo aquí a un joven perdidamente enamorado de una de tus sirenas, pero el problema es que él sufrió un accidente y quedó en coma esta entre la vida y la muerte – movió las aguas de una fuente con agua mostrándome al joven – si tu pudieras dejar que la sirena tenga posibilidad de tener piernas humanas se podrían ver – volvió a mover las aguas y dejo ver a una sirena que contemplaba la orilla de la playa triste



Danny Baladon

#232 en Fantasía
#32 en Paranormal
#10 en Mística

En el texto hay: hija de poseidon, semidiosa, poseidon

Editado: 23.07.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar