La hija de Zeus y Hera [1.2]

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 3| Una princesa...

A I L E E N

A I L E E N

☇☇☇

– princesa Aileen – escucho que me llama una de las ninfas

– mmm – logró decir al despertarme

– está listo el desayuno y el Príncipe Apolión está aquí – salió de mi habitación dejándome sola con el ruido de mi respiración y el tic-tac del reloj. Hora de levantarse una princesa siempre se levanta lista para comenzar el día. Mi mamá siempre me decía eso cuando tenía pereza de despertarme, debo dar el ejemplo como princesa de estar siempre lista y alegre no dejando mostrar que estoy triste. Nunca he tenido que fingir estar feliz siempre estoy alegre me gusta alegrar el día de los demás. Quito las sabanas de mi cuerpo lo que me causo un escalofrió. Bostecé estirándome en la cama y me puse en pie. Mi cabello alocado tapo un poco mi rostro en estos momentos mí cabello se parecía a la melena de un león. Enredado y alborotado para todos lados. Camine hacia el baño frotando mis ojos aun bostezando estaba algo cansada el entrenamiento había servido mucho, pero es cansador. En el baño me despoje de mi short y mi remera holgada que usaba como pijama y la ropa interior. Entre en la ducha dejando que el agua caliente me despierte. Estuve unos cinco minutos dejando que el agua corra por mi espalda despertándome. Ya estando más despierta lave mi cabello y enjabone mi cuerpo dejando que el agua saque toda la espuma. Cerré la llave de la ducha y salí envolviéndome en una toalla. Cepille mis dientes y lave mi cara para luego pasarme crema hidratante mi mamá se moriría si me maquillo y no me pongo crema hidratante antes. Cuando termine mi ritual de aseo salgo para ver mi ropa sobre la cama lista para cambiarme. Las ninfas ya habían dejado todo pronto casi nunca podía elegir que ponerme siempre mi mamá desidia que debía vestir. Una princesa no anda mal arreglada. No sé por qué siempre tengo que estar arreglada si a las únicos que nos visitan son mis tíos y mis hermanos. Pero mantener feliz a mamá dejaba que ella eligiera que ponerme. Me vestí para luego secar mi cabello peinarlo y maquillarme. Cuando estuve lista me fui al comedor por mi desayuno.

– buenos días para todos – hable cuando llegue al comedor donde estaban mis padres y Apolión 

– buen día hija – me saludo mama besando mi mejilla

– buen día rayito – contesto mi papá sonriendo. Mi papá por lo general no sonríe más que lo necesario, pero conmigo es diferente. Soy su debilidad como muchas veces me dijo.

– buen día – mi primo saludo con la mano y tomo un sorbo de su café

– tengo mucha hambre ya quiero desayunar – frote mi estómago que empezó a rugir

– aprovecha ahora sino Apolión acabará con todo sólo – bromeo mi padre carcajeándose de mi primo

– cinco minutos más en mi cama y no tendría para desayunar – seguí la broma de mi papá causando las risas de mi primo.

– ¿a qué se debe tu visita tan temprano Apolión? – cuestiono mi madre tomando su desayuno.

– necesito a Aileen para que me ayude a preparar la llegada de Ylenia al campamento – Apolión tomo una bandeja con Mafke. Son como panqueques rellenos de una mermelada de frutas que se cultivan en los jardines de Artemisa. Mi primo se los comía uno detrás de otro este chico no tiene fondo.

– que buen gesto – mi mamá sonrió limpiando su boca con una servilleta

– gracias tía.

Cuando terminamos de desayunar fuimos al mismo bosque de ayer para entrenar. Seguimos practicando los rayos y truenos hasta que los domine por completo.

– ahora probemos la transportación básica – dio una mirada al libro para luego cerrarlo – cierra tus ojos y piensa en estar en ese árbol – señalo un roble que estaba a una larga distancia de nosotros

– ok – cerré mis ojos para relajarme como me había dicho Apolión. Un trueno cae encima de mí y abro los ojos de inmediato. Estaba sobre el árbol me aferre al tronco asustada mirando a lo lejos a mi primo.

– lo lograste, lo lograste Aileen – mi primo vino corriendo hasta donde estaba yo

– siiii – levante mi puño en forma de victoria. Pero me aferre enseguida al árbol tenía miedo de caerme.

– ahora probemos un nivel más alto – me miro desde el suelo Apolión – vamos al Olimpo, cierra tus ojos y piensa encestar ahí – hice lo que me pidió y otra vez el trueno cayó sobre mí.

– Aileen abre los ojos – mi primo hablo haciendo que abra mis ojos donde pude comprobar que estábamos en el olimpo.

– lo lograste – me abrazo con fuerza

– lo se querido – puse pose de diva

– jajaja ya deja de hacer eso pareces loca – Apolión estallo en carcajadas



Danny Baladon

#365 en Fantasía
#49 en Paranormal
#17 en Mística

En el texto hay: hijadezeusyhera, princesadelolimpo, diosadelcielo

Editado: 07.05.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar