La hija de Zeus y Hera [1.2]

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 20| Cargas eléctricas

Aileen

El mundo me odia y no quería hacer nada para cambiar eso. Deje de lado mis responsabilidades por querer dormir todo el día no tenía ánimos de nada. Solo quería comer a veces no comía nada y mis primos se estaban ocupando de mí en estos momentos. Parecía que me hubiera vuelto un bebe una muy desarreglada bebe que necesitaba que la ayudaran en todo porque no quería hacer nada por estar deprimida. Depresión fue lo que dio mi prima que me estaba pasando los dioses no tenemos enfermedades de los mortales, pero cuando algo nos afecta es de una forma acelerada lo que para los mortales lleva días para nosotros son horas. Es por eso que en menos de una semana yo parecía un caso diez en la escala de patética depresiva. Estaba afectando a las personas a mi alrededor absorbiendo sus energías para darles inyecciones de negativismo. Quería que todos me dejaran sola yo era la única culpable de mi miseria de que Demian esté muerto. Alysa tiene razón si nosotros no nos hubiéramos conocido nada de esto hubiera pasado ¿o sí?

– por favor Leen debes interesarte por algo – mi prima arrojo lejos los tacones que me había traído para animarme.

– lo siento – me deje caer en la cama queriendo llorar otra vez. Lo único que hacía era llorar y pedir disculpas por llorar sentirme culpable por llorar.

– ya basta se acabó – Apolion me tomo de las piernas y mi espalda cargándome fuera de mi cama donde había estado todos esos días sin querer salir. Ylenia le seguía el paso con algo de torpeza mi habitación se había convertido en un basurero.

– puedes bajarme quiero volver a mi cama – el tono monótono de mi voz pareció enfadar a mi primo. Apresuro su paso hacía donde sea que me estuviera llevando. Las enormes puertas fueron abiertas por un oleaje que provoco mi prima. Para ser más específica Ylenia paso encima de ambos sin mojarnos, pero abrió la puerta en una ola gigante que ella montaba. Se estaba acostumbrando bastante rápido a esto de los poderes.

– es hora de que sientas algo lo que sea para que dejes de ser un zombi – soltó el agarre de mis piernas y mi espalda para dejarme caer. El agua envolvió mi cuerpo la sorpresa que tuve fue que el agua estaba helada y había peces de rayos. Esos peces se pegaron a mi cuerpo dándome descargas que despertaron algo. Mi cuerpo pedía más de los rayos los peces se aglomeraron a mi alrededor rodeándome. Subí a flote sintiendo que los peces se pegaban en mi cuerpo siendo consumidos por este. – al menos esta flotando – Apolion se encogió de hombros mirando a mi prima. Ella le arrojo agua a la cara en respuesta y me tendió la mano.

– no es por ser grosera, pero si te toco terminaras convertida en carne asada acabo de consumir mucha energía – me deje flotar en el agua escuchando el ruido del ambiente. – me gustaría odiarte primo, pero no puedo las descargas que acabo de recibir me impiden hacerlo – mis sentimientos se estaban dirigiendo a otro sitio. Debía fingir estar feliz así las personas a mi alrededor serian felices. Tal vez y hasta yo me crea mi propia mentira y pueda ser feliz otra vez.

– hablas como si estuvieras drogada primita o el mejor termino seria estas recargada de energía – se burló mi primo de mi estado relajado de paz. Donde mi cuerpo desprendía chispas eléctricas. Me reí de su comentario enserio tenía razón podría parecer drogada al recibir un exceso de energía.

– estoy demasiado cansada para cuestionarte primito – me moví para nadar a la orilla me canse de estar apática con el mundo o solo me canse de que todos me traten con lastima. Fingir una sonrisa siempre sirve me sirvió antes por que no lo hará ahora. Apoyé mis manos fuera del estanque y me senté en la orilla contemplando los peces que aún quedaban en el agua.

¿Cómo habrán hecho para materializar a peces de truenos?

Los únicos con esas habilidades somos mi papa y yo. Eso quiere decir que mi papa…

– porque no me lo dijeron antes – me levante saliendo del agua. Mis primos me miraron sin comprender de que estaba hablando – mi papa él fue el que logro hacer los peces rayo él está aquí – por primera vez en muchos días sonreía con verdadera felicidad. Pero los momentos felices son fugaces como un trueno que cruza veloz por las nubes hasta perderse en un punto en la tierra.

– tu papa no está aquí linda yo descubrí los peces por un mensaje que nos envió tu mama. Tu papa tenia peces preparados para el día que tendrían como familia hace meses, pero el no pudo venir. Por lo cual los peces estaban en la habitación de tus padres en una pecera los traje al estanque con mis poderes envolviéndolos en una burbuja de agua – Ylenia camino unos pasos asía mí. Tan solo quede congelada en mi lugar procesando sus palabras mi papa no está, pero dejaron los peces en su habitación. Suena lógico, pero en verdad deseaba ver a mis padres necesito un abrazo de ellos para saber que todo estará bien. Estoy dejando de ser una princesa para convertirme en una mortal triste.

Damián

El regresar de entre los muertos se siente extraño de cierta manera si no puedes ver a las personas que amas. Como en mi caso las puedes ver, pero desde la distancia viendo como los destruyes con tu partida sintiéndote terriblemente por no poder decirle – hey estoy aquí, sigo vivo – pero no puedes. En cambio, tienes que estar en medio de una guerra donde tu madre apenas si te deja salir por tu seguridad. El volver de la muerte me dejo muy débil cualquier ataque puede matarme y Hades no podría volverme a traer de entre los muertos. En un principio lo hizo porque le debía un favor a mi mama sino en estos momentos seguirá nadando en el rio de las almas.



Danny Baladon

#507 en Fantasía
#85 en Paranormal
#30 en Mística

En el texto hay: hijadezeusyhera, princesadelolimpo, diosadelcielo

Editado: 07.05.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar