La hija de Zeus y Hera [1.2]

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 30| Ronda de Shots

Aileen

Luego de arreglar a Ylenia después de la sorpresa que le dimos me dispuse a beber. La cerveza me sabía amarga, pero no me importó. Quería que el líquido color ámbar me embriaga llevándose mi dolor. Apolión me observaba beber la cerveza con desaprobación. Nunca había bebido en exceso, pero esta noche lo necesitaba y él lo sabía. El barman era uno de los hijos de Dionysus. Preparo una ronda de shots y me paso un trago. Lo tome junto con los demás rápido. El líquido transparente quemo mi garganta, pero no me impidió comer el tajo de limón. Mi primo se acercó a mi pidiendo otra ronda de shots. Se sentó a mi lado y bebió a la par de mí el contenido del vaso al escuchar el grito de Shot.

La música a mi alrededor empezó a inundar mis tímpanos. Quería bailar. Tome del brazo a Apolión y lo arrastre a la pista de baile. Las luces bajaron y se encendieron las de colores. Deje que mi cuerpo se moviera al ritmo de la música, mi primo me seguía el paso. Unas manos de posan en mi cintura sé que no es Apolion pues él está hablando con Diana. Me giré abrumada por que no sabía quién me estaba sosteniendo. La música dejo de sonar mis tímpanos sólo podían escuchar un pitido insoportable. Frente a mi estaba su perfecta sonrisa, quebrantado cada estructura de mi alma. Se inclinó hacia mi aún con su agarre en mi cintura. Me tense en mi lugar no sabía qué hacer en ese momento. Sentí cosquillas en mi oído cuando su aliento chocó contra este.

– lo siento – apoye mis manos en su pecho empujándolo para que me soltara. Un simple lo siento no va a arreglar nada ni hará que me olvidé de las noches en vela que pase llorando.

– te odio por arruinar mi vida – las palabras que salieron de mi boca me dolieron más a mí que a él. Eran como dagas filosas que nos lastiman a ambos. Giré sobre mis talones y me fui dejándolo sólo en la pista de baile. Caminé hasta la barra donde pedí otro vaso de cerveza. Quería ahogar mis penas en el alcohol.

La noche transcurrió rápido al igual que la cantidad de cerveza que llevaba bebiendo. El Shot ya ni siquiera me quemaba la garganta. Mi prima me tomo del brazo para que bailará con ella lo cual acepte. Camine con pasos torpes, pero aun así me podía mantener en pie. Las luces de colores me hicieron entrar en una nube donde los colores se disipaban al igual que los rostros. Un momento los veía y al otro eran una mancha borrosa. Deje que mi cuerpo se moviera al ritmo de la música, paso alguien con una cerveza se la arrebato bebiendo el contenido de un solo trago. Tenía ganas de ir al baño, pero mi cuerpo se tambaleaba de un lado a otro. Diana junto con Apolion aparecieron frente a mí se ven tan lindos.

– holaaaaa – me tire en los brazos de Apolion que me recibió con torpeza.

– vamos princesa que mañana tendrás una fuerte resaca – mi primo me puso en pie y me intento sacar de la pista.

– no quiero hacer pipí – abrase su torso recargándome en este

– te llevare al baño entonces – desvió su camino al que creo es el baño de chicas

– no puedes entrar quédate fuera enseguida salgo primito lindo – apreté sus mejillas. Gire, pero el repentino movimiento me causo un mareo, tome estabilidad cambiando tambaleante hacia el baño. La puerta parecía estar lejana pero mi vista parecía fallar puesto que choque con ella de lleno - estoy bien solo que la puerta se me atravesó - conteste a las personas que me estaban viendo raro. Al fin entre al baño encerrándome en este.

Desperté en mi cama no sabía cómo había llegado hasta aquí. Los recuerdos de la noche anterior se veían confusos. Tenía un terrible dolor de cabeza y un gusto amargo en La boca. Sentándome en la cama pude notar que llevaba la misma ropa de ayer. Cada músculo de mi cuerpo dolía era como si me hubieran agarrado de saco de Box los semidioses. La luz en mis ojos quemaba tuve que cerrarlos y abrirlos varias veces para adaptarme. Me realice por mi cama hasta llegar al borde donde saque primero una pierna y luego la otra. Quede unos minutos sentada esperando que no perdiera la estabilidad al levantarme. Tomando impulso me puse en pie mi estómago estaba revuelto y mi garganta ardía. Creo que no volveré a tomar tanto así mi hígado me lo estaba rogando a gritos. Di un paso, pero tuve un mareo apoyé mi mano en la pared para no perder equilibrio. Abracé mi abdomen con mi mano libre y continué mi andar hasta el baño. Caminaba lento todo mi cuerpo dolía y el insistente dolor en mi cabeza empeorará la situación. Entre al baño despojándome de mi ropa quería tomar una ducha para dispersar la resaca un poco. Abriendo la llave de la ducha en frio necesitaba que el primer chorro estuviera así para estar mejor. Luego regule las llaves hasta que el agua quedó caliente. Tarde media hora bajo la lluvia artificial de la ducha. Necesitaba despejar mi mente para recordar que pasó anoche. Salí del baño envuelta en una toalla en busca de algo cómodo para ponerme. Saque un conjunto de ropa interior negra y de mi armario tome un vestido negro corto pero sencillo junto a una chaqueta negra. Peine mi pelo dejándolo suelto. Me maquille para disimular un poco más la resaca que me invadía. No quería hacer nada de esto tan sólo quería pasar el resto del mes en cama. Pero esta no soy yo me prometí no cambiar se lo prometí a papá. Además, creo que me vendría bien mantener mi cabeza ocupada para no pensar en mi tristeza. Suspiré saliendo de mi habitación ni siquiera quise ver si me veía bien o no eso ya no importa tanto. Tenía mucha hambre y ganas de mucho café.



Danny Baladon

#405 en Fantasía
#61 en Paranormal
#20 en Mística

En el texto hay: hijadezeusyhera, princesadelolimpo, diosadelcielo

Editado: 07.05.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar