La hija de Zeus y Hera [1.2]

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 32| Pay de limón

Aileen

Emma nos dejó un trozo de pastel de pay de limón y un batido de chocolate. Según nos dijo ella ese es lo que su abuela sirve cuando alguien tiene el corazón roto. No sabía por qué, pero quería comer el pay de limón con mucho helado. Confundida es como me dejó Damián tan fácil se rindió a lo nuestro.

– si no es muy raro esto ¿por qué te dejaron a ti? – pregunto el chico.

– me mintió pase por un momento muy doloroso por esa mentira. ¿a ti porque te dejaron? – comí un trozo del pay estaba bueno, pero quedaría mejor con helado.

– me dejó por volver con su ex – Adrian tomo un sorbo de su batido y prosiguió – perdón que pregunté recién ahora esto, pero ¿cómo te llamas?

– me llamo Aileen ¿y tú eres?

– lindo nombre me llamo Adrien – apenas hizo una mueca de una sonrisa. Lo entiendo yo tampoco quiero sonreír.

– es tiempo de que vuelva a mi casa – mire la hora en mi celular ya es bastante tardé. – un gusto conocerte Adrián – deje unos cuantos billetes para pagar la cuenta sobre el mostrador.

– el gusto fue mío Aileen espero verte pronto – se metió un trozo de pay en la boca.

Salí de la cafetería corriendo debía irme mis primos debían estar buscándome porque no estoy en el olimpo. Regrese al bosque percatándome que nadie esté cerca para verme y deje que le rayo me lleve de nuevo a casa. Aparecí en mi habitación donde estaba Ylenia que dejo caer su teléfono al percatarse de mi llegada.

– que susto Aileen – puso una mano en su pecho intentando regular su respiración – te estaba buscando ¿Dónde estabas? – Ylenia tomo su teléfono para luego acercarse a mí. Su sonrisa me transmitió paz y a la vez me relaje para sacar lo que sentía por dentro.

Podía sentir en mi pecho las piezas de mi corazón roto intentando seguir latiendo para sobrevivir. Me desmorone llore demasiado. Ylenia me abrazaba diciéndome que sacara todo hacia afuera. Ella me entiende paso esto de tener un corazón roto. El vacío que se siente cuando esa persona te va dejándote destruida en miles de pedazos. No quería sentirme así ser dependiente de Damián para ser feliz. Yo era feliz antes de que el llegara a mi vida el solo complemento mi felicidad enseñándome el mundo exterior. Saber quién soy en verdad y no la princesa perfecta que mi mama me había enseñado a ser. Una chica con sentimientos que a veces puede estar triste feliz u otras veces no sentir nada. A pesar de saber todo esto no podía evitar sentirme triste porque aún tenía sentimientos por Damián.

– Bienvenida al club de corazones rotos – mi prima se sentó en mi cama yo me acosté a su lado y apoyé mi cabeza en su regazo. Me reí ante el comentario de mi prima. El club de corazones rotos ya tenía dos nuevos integrantes Adrian y yo.

– no sé si sentirme alagada o sentirme mal por pertenecer al club – apreté el dije de mi collar en mis manos. Mi mente mostraba recuerdos vividos con Damián. el corazón masoquista quería seguir lastimándome o mi mente no quería aceptar que todo había acabado ya nada volverá a ser igual.

– puedes sentirte triste Aileen no siempre debes ser perfecta las personas también podemos estar tristes no siempre podemos ser felices – acerico mi cabeza lo que me causo un poco de sueño – ayer tomaste mucho fue gracioso verte chocar contra la puerta del baño – tapo su boca con su mano libre para no reírse.

– no recuerdo eso – me reí junto con ella. Esta noche seria la famosa propuesta que le haría adonis debía prepararme para cantar. Eso me ponía alegre a pesar de lo roto de mi corazón quiero que Ylenia y Adonis sean felices. Me levante de su regazo debía irme a practicar y ayudar a Adonis antes de que le dé un ataque. Pero tenía que inventar una excusa creíble para Ylenia.

– princesa Ylenia – entro en mi habitación una de las ninfas de rio – es una emergencia la necesitamos – es perfecto Ylenia se va y yo pudo ir a ayudar a Adonis.

– ve yo debo ir a trabajar sino esto será un caos – me levante de la cama saliendo junto a Ylenia que se fue corriendo junto a la ninfa.

Fui al lugar donde estábamos organizando la sorpresa. Dentro pude ver que todos estaban sentados con muchas cosas a su alrededor. Los mire para ver si asían algo, pero estaban todos charlando y ninguno hacia nada. Tomé la tablilla que estaba encima de una de las cajas y comencé a dirigirlos estaban esperándome para saber que debían hacer. Creo que por mi perfeccionismo en las cosas o porque soy una líder nata. Supervise cada detalle hasta el más mínimo para que todo sea perfecto. Cuando todo estuvo listo me puse a practicar la canción, elegí una que se es la favorita de mi prima la escuché varias veces tarareando la letra. Queda perfecta para esta noche todos teníamos algo que hacer y cada uno se aseguraba de que todo esté listo. Avise a adonis que ya todo estaba solo faltaba que el traiga a Ylenia. Me sentía nerviosa tenía un nudo en mi vientre no había cantado nunca en público.



Danny Baladon

#349 en Fantasía
#49 en Paranormal
#12 en Mística

En el texto hay: hijadezeusyhera, princesadelolimpo, diosadelcielo

Editado: 07.05.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar