La Hija Del SultÁn

Tamaño de fuente: - +

II

 

 

Ya pasó una semana desde que recibí aquel atentado; abad mi hombre de confianza está tras la pista de un joven que aparentemente fue quien realizó los disparos, ansío que le encuentre, quiero saber quién se atrevió a tentar contra mi vida.

Dejé de pensar y salí del jacuzzi, Jos me espera para que cenemos esta noche en el Gourmet Hot’s, no puedo negar que sea un restaurante de prestigio y elegancia pero todo allí es picante y eso a él le encanta.

Envolví mi cuerpo en un albornoz y fui hasta el closet, aún no sabía que usar, estamos en temporada de frio, por ende debo proteger mi cuerpo. No es por presumir pero mi closet está organizado por colección que va desde Channel hasta Burberry y todas cambiadas en cada temporada, es por ello que resulta tedioso elegir entre tanta variedad.
Me decidí por un vestido de manga larga plisado en color beige, recogí mi cabello en una coleta alta, maquille un poco mi rostro resaltando mis ojos y me calce unas zapatillas rojas a juego con mi Gabardina,  decidí ir yo misma conduciendo, quiero liberar un poco de adrenalina.

 

 

Al llegar al restaurante el maître me dió la bienvenida —¡Buenas noche Srta.Haqq!— saludo con agrado

—gracias Mauro, ¿La misma mesa?— pregunté por costumbre, pero desde hace 5 años mi hermano y yo siempre nos sentamos en la misma mesa.

—sí, permítame acompañarla— caminamos un poco hasta llegar a la mesa, en el camino capté una que otra mirada de algunos comensales, pero nada que ver.

 

—¡Hermanita!— saludo José, no importaba el lugar en el que estuviéramos o delante de quién, el siempre demostraba su inmenso amor para conmigo y yo no me cohibiade recibirlo, nos dimos un fuerte abrazo y luego me ayudó a sentarme —¡Estas hermosa!—

—gracias, es una lastima que no pueda decir lo mismo de ti, siempre traes puesto ese turbante y la Dishdasha—

—esta es la vestimenta que debo usar como omanin que soy, tú también deberías vestir con tu sirwal* y lihaf*, además no es el mismo tengo decenas y todos son diferentes— dijo molesto, la verdad es que me encantaba hacerlo enojar, no me pide contener y empeze a reir como focas —no sé cómo logras aún hacerme enojar con algo tan simple— está vez ambos reímos.

—te amo Jos, eres el mejor regalo que padre y madre me han dado— acaricie su mano derecha que reposaba en la mesa

—no, tú eres mi regalo, recuerda que soy el mayor— reímos —hablando serio, no creas que no recuerdo lo de tu herida— a pesar del frío también había pensado en la sutura del brazo izquierdo

—ya te dije que solo fue un roce— tome un trago de mi copa

—eso dices— se levantó de su asiento, tomo mi brazo izquierdo y empezó a revisarlo sin subir la manga del vestido, fue haciendo presión hasta llegar a la herida, me queje un poco pero me recompuso, él al ver mi reacción volvió a tocar —no me duele Jos, siéntate por favor hay algo que debo contarte—

—de acuerdo— se sentó sin objetar

—¿Cómo están todos allá?, Quiero...quisiera poder ir a...

—¡Maldición Mabel!. Dijiste que todo estaba bien, pero mírate el brazo, está sangrando— en realidad si me dolía, pero intentaba simular mi dolor —vamos—

—pero hacia donde Jos— este me ayudó a poner en pies, saco dinero y pago la cuenta, me llevaba con prisa por el camino y fue entonces cuando chocó con un mesero, a este se le cayó la bandeja que llevaba, está contenía helado, vino y no se cuántas cosas más, el hecho es que sobre mí cayó una salsa caliente de jalapeño, provocando un fuerte grito, llamando la atención de Jos y la mirada de todos los comensales, sentía un fuerte ardor en mi abdomen hasta que caí en la inconsciencia.





“En el ojo del lente se encuentra nuevamente la reina de las piedras preciosas, esta vez solo se trató de un susto, según explica una fuente confidencial...”

Decidí cerrar el periodo, hoy era la comidilla de toda la farándula Española.
Según mi hermano el desmayo de anoche se debió a una fuerte infección en la herida de mi brazo, provocada por no tomar los medicamentos y no limpiarla bien, también tengo una venda mentolada en el abdomen por la quemadura de la salsa.
 



 



Vlugo

#1755 en Novela romántica
#360 en Chick lit

En el texto hay: drama, accion y amor, piedras preciosas

Editado: 17.07.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar