La Hija Ilegitima

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 2

- Oh vamos Jordán… me harás sonrojar…- La muchacha cogió la mano de él una vez bajo las escaleras permitiendo que este le colocara una pulsera con una flor dorada, detalle característico que todas las chicas que se iban a graduar debían llevar aquella noche.

- Me llamas una vez que estés en la casa de esa chica… tipo 1 de la madrugada a lo máximo…- Dijo su padre antes de apartar a Jordán de manera “sutil” y tomarle una foto a su pequeña.

- ¿Nos puedes tomar una foto juntos papa?, vamos… no seas malito...- Rogo Agatha  juntando ambas manos en su pecho dando pequeños saltitos creando una escena bastante infantil.

Jordán rio por lo bajo y el padre de ella soltó un suspiro y haciendo que se callara con una sola mirada, “uf si las miradas matasen…” pensó el muchacho, los juntos a ambos y les tomo una fotografía deseándole solo buenos deseos a su hija, no a él.

-¿Por qué tu papa no me quiere?, ¿acaso le hice algo malo?- Jordán miro de reojo a la muchacha mientras iba fumando un cigarrillo y lanzaba el humo por la ventana hacia afuera.

 Agatha se encogió de hombros y le miro por algunos momentos antes de responder - Papa es sobreprotector… se quedo así después de que tu le rompiste por accidente un jarrón alemán que le había regalado mi abuela…- Ella soltó un suspiro y miro hacia afuera.

- ¡¡PERO SI YA LE PEDI DISCULPAS!!- grito el muchacho tirando el cigarrillo hacia afuera sin ni siquiera apagarlo y apretó el volante hasta que sus nudillos se colocaron casi blancos, parpadeo un par de veces para calmarse hasta que cuando lo hizo miro a su acompañante – L-lo siento princesita… es solo que me irrita que tu papa… sea tan así contigo, tu sabes mi carácter de mierda que tengo, no voy a andar como perrito faldero a la ciega de él…- Hizo una mueca y apago el moto una vez que llegaron a la fiesta.

 Agatha, quien se había asustado de improviso ante su grito le cogió la mano intentando tranquilizarlo y le sonrió de manera suave, sabiendo que así lo lograría calmar – Mi bebe…tu más que nadie sabes como es mi papa… a veces lo odio pero vamos…es sangre de mi sangre, no lo puedo dejar así como así… tenle paciencia…- Agatha se acerco hacia él y le dio un ligero beso en la comisura de sus labios.

Jordán le cogió el rostro con ambas manos y el beso de manera pasional, quitando todo rastro del brillo labial, demostrándole de alguna forma “quien” tenía el poder. Este había conocido a la muchacha hacia solo un año, cuando esta por error había derramado leche justo en sus pantalones en la secundaria, siendo así el hazmerreir de todo el campus. Se convirtió primero en un acosador, ya que nadie se reía de él, pero luego al ver que era tan “santa” es por qué decidió convertirse en algo más que solo “amistad” algo así como amigos con beneficios.

Su real motivación era llevársela a la cama, así nada mas, no sentía un cariño como de enamorado, sino que su relación se basaba en tareas, ayuda en exámenes y de citas casuales fingiendo que la quería pero para el ese sentimiento era solo una porquería de la sociedad. A sus padres lo mataron unos tipos malos que entraron abruptamente a su casa cuando el tenia tan solo 10 años por lo que su tía materna lo crio desde entonces y esta no pasaba mucho en casa así que prácticamente se crio solo con los fantasmas de su pasado.

Sabía bien de que la muchacha tenía solo la cara de mojigata puesto que la había visto realmente enojada, no era el prototipo de chica que le gustaban ya que de quien estaba enamorado y usaba como señuelo a Agatha, era la mejor amiga de esta, Sami; Sammy era lo opuesto a Agatha tanto en lo físico como en lo mental, era de esas pelirrojas ardientes que no le importaba tener sexo con cualquiera con tal de usar protección y ser liberal, en cambio Agatha era aun “inocente” en ese sentido…

-¿Jordán?... ¿Estás bien?- Pregunto la joven luego del pasional beso que le dio sacando del trance al muchacho quien la miro algo confundido pero que luego sonrió de manera felina asintiendo.

- ¿Por qué no lo estaría?, vamos que nos deben estar esperando adentro…- Con esto dio por terminada la conversación y salió del coche, siendo seguido de cerca por una confundida muchacha quien respiro hondamente y no quiso seguir preguntando.

Una vez dentro fue recibida por su amiga Sammy, un muchacho rubio, Tim y Sarah, los cuales estos últimos se habían acercado ahora ultimo y Agatha no los conocía tan bien.

- ¡¡Amiga!! Te quiero presentar a Thomas un alumno del otro curso “rival”- Sammy ya estaba colgada del brazo de Thomas quien sonrió y le extendió su mano libre a la muchacha.

- Un gusto ¿Agatha no?, Esta señorita me ha hablado mucho de ti- El rubio miro de reojo a Sammy quien rio sonoramente y saludo a Jordán de manera efusiva antes de colgarse del brazo de la muchacha y comenzar a caminar rumbo a la zona de las bebidas.

-¿Cuánto has tomado?- Pregunto algo recelosa la muchacha a su amiga quien de vez en cuando daba algunos traspiés y chocaba con algunas personas.



Damaris White

#1543 en Novela romántica
#674 en Otros
#46 en No ficción

En el texto hay: amor prohibido, romance, secretos de familia

Editado: 02.12.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar