La Hija Ilegitima

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 11

Al ir por los pasillos buscando a Cleo, se topo con algunas personas los cuales había visto la noche anterior, los saludo de manera cordial y cuando doblo en una esquina creyendo escuchar la voz de la ama de llaves, se topo con Vicky y Kiara quienes se detuvieron justo a tiempo para no chocar con la joven.

- ¡Hola!, Bonito atuendo…- Vicky sonrió mirando a la muchacha de cabeza a pies de manera amigable.

- ¡Hola!- La saludo inicialmente Agatha y luego sus mejillas se sonrojaron un poco al escuchar sus siguientes palabras,- ah sí… estoy ayudando a Cleo… ¿la han visto?- Incluyo también a Kiara ya que no iba a ser descortés y dejarla fuera de la plática.

 Vicky se rasco un poco su barbilla y luego miro a su hermana quien se encogió de hombros, se puso sus auriculares de música e se marcho dejándolas solas.

- Lo siento… Ella es algo callada e introvertida, pero ya la conocerás con el tiempo…- Vicky volvió a sonreír intentando excusar a su hermana menor.

- Tranquila tengo paciencia por montón- Rio Agatha viendo de reojo a Aritz salir de una de las habitaciones y encaminarse hacia ellas, - Ehm… quizás Cleo se fue hacia abajo… ¡Nos vemos Vicky!- Se apresuro a decir la muchacha y luego de besar la mejilla de la otra muchacha se dispuso a casi correr hacia las escaleras.

- ¿Y qué bicho le pico?- Pregunto el muchacho a su hermana, una vez que llego a su lado, notando la actitud de Agatha.

- No lo sé… ¿acaso le hiciste algo?- Vicky se ladeo mirando a su hermano con una ceja alzada, sabiendo que este de vez en cuando le hacía algunas travesuras a las sirvientas nuevas.

- ¡Ey!- Alego Aritz alzando ambos brazos hacia arriba - ¿Me crees capaz de hacer algo malo?- Puso su mejor cara logrando que Vicky rompiera a reír y le revolviera el cabello.

- Contigo no se hermanito… Contigo nada se sabe- Señalo la muchacha para avanzar por donde mismo se había ido Agatha y a continuación bajo las escaleras.

 Mientras tanto Agatha luego de bajar las escaleras continuo buscando a Cleo quien se la había tragado la tierra, relativamente hablando claro está. Al no hallarla, se dispuso a ir a la cocina pero se entretuvo mirando algunas fotos familiares que estaban enmarcadas y pegadas a la pared. Sonrió levemente al ver a tres pequeños, dos niñas y un niño arriba de una casa de árbol logrando que recuerdos vinieran a su mente de su infancia ya que ella solía también tener una casa de árbol la cual sus papas se la habían construido y que ella solía ir allí hasta que debido a una fuerte tormenta la casa se derrumbo completamente y solo quedaron palos parados y nada más.

Se iba a voltear para irse, pero se topo de frente con Aritz quien la miro hacia abajo por algunos momentos y luego observo las fotografías familiares.

- ¿Bonitas no?- Fue lo primero que pregunto sacando la misma fotografía que ella había visto anteriormente y sonriendo con cierto aire de añoranza se la mostro de más cerca.

- ¿Eres tú y tu hermanas?- Puede que la pregunta en si sonara obvia pero no sabía que mas decir.

Aritz rio por algunos momentos y negó algunas veces antes de coger el cuadro fotográfico y volverlo a colgar - ¿Por qué haces preguntas tan obvias?- La miro por breves momentos y le revolvió el cabello botándole el pequeño gorrito de “sirvienta” que esta tenia.

Agatha se encogió de hombros completamente sonrojada y se agacho para recoger su gorrito sosteniéndolo entre sus manos y finalmente dignándose a mirarlo directamente a sus ojos sin poder decir nada al respecto. Abrió sus labios dispuesta a decir algo pero de estos no brotaron palabras algunas, ante esto, el muchacho beso la mejilla de ella y se fue dejándola sola.

- ¿Por qué soy tan tonta?, ¿Acaso no te dignaste a decirle algo más coherente?...- Se auto-recrimino y se fue directamente a la cocina sin notar que Aritz la miraba desde una esquina y había escuchado todo, “definitivamente aquella muchacha era todo un enigma”, pensó para sus adentros.

Encontró a Cleo junto a las mujeres en la cocina, la primera estaba tomando algo caliente mientras que las segundas estaban haciendo limpieza de la misma sala mientras platicaban, Cleo fue la primera en notar a la joven y le dedico una cálida sonrisa corriendo la silla más cercana para que la muchacha se sentara.

- Los invitados se van hoy en la noche así que hasta entonces tienes el día libre pequeña, ya termine las otras habitaciones…- Comenzó a hablar la ama de llaves una vez que Agatha se sentó a su lado y una de las mujeres le servía un pedazo de pastel de manzana.

- Gracias…- Agradeció primeramente a la más joven cocinera antes de prestar atención por completo a la morena – Oh bueno… Si es así pues… ¿puedo recorrer la mansión completa?, digo para no perderme…- Rio brevemente encogiéndose de hombros.

- ¡Oh que tonta soy!- La mujer se golpeo la frente con la palma de su mano y luego le sonrió a la joven – Con todo el ajetreo se me olvido hacerte un pequeño tour, bueno el segundo piso lo conoces casi a la perfección ya que se encuentran la mayoría de las habitaciones…- Iba a continuar hablando pero su móvil sonó y luego se excusarse de la cocina salió hacia afuera para hablar.



Damaris White

#4983 en Novela romántica
#3026 en Otros
#326 en No ficción

En el texto hay: amor prohibido, romance, secretos de familia

Editado: 02.12.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar