La Inmortal [pausada Temporalmente]

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 7


 


—¿Esta segura mi señora?—preguntó un mortificado Kirby.

Eir suspiró angustiada ahora entendía la ansiedad en su cuerpo, recordaba que  el collar que le dejó a Dalla le tenía que avisar cuando ella la  necesitara.

—Si, Kirby, ella me necesita, esa magia es antigua y nada la rompe, aparte de que yo soy la única se sabe hablarla—contestó viendo a la nada.

Kirby pasó su mano derecha por su cabello negro.

—Entonces  mi señora estoy a sus órdenes.

Vuelo trescientos cuatro, con destino a Reino Unido favor de abordar la sala seis, pasillo G.

Eir se para al escuchar el nombre de su vuelo.

—Es hora de encontrarse con el paso, Kirby.

《Solo son cuarentena y dos horas de aquí  Reino Unido, y de Reino Unido a Albania son seis, Eir, cálmate llegarás a tiempo》

Se decía Eir tratando de entrar en calma.

 

 

...
 

 


Cuarenta y ocho horas después.

—¿Kirby ya estás listo?—pregunto todo Eir tocando la puerta de el baño de los hombres.

Ya habían llegada al aeropuerto de Albania, pero Kirby se había mareado por lo que ahora estaba vomitando en el baño.

Eir suspiro y se recargue en la pared de enfrente.

La puesta se abrió y por el salió un hombre de cincuenta años ajustando su pantalón,  quien le  dedicó una sonrisa pervertida.

Buenos días señorita.—saludo el hombre, Eir lo ignoro y el hombre no tuvo más remedio que irse que su esposa los llamaba.

—Listo mi señora—dijo Kirby saliendo del baño con la cara medio húmeda.

—Andando niño no tenemos todo el día.

Ambos salieron del aeropuerto y se pararon en una esquina de este, mientras Kirby sacaba un celular y fingía interés en él, ella sacaba una botella con jugo y fingía olerla, pero es realidad estaba buscando el olor de Dalla, ese que a un no se le olvidaba.

Unos minutos después Eir se sujetó la cabeza un poco mareada.

—Y, ¿la encontró?—pregunto Kirby mientras la sostenía del brazo.

—Si, pero no esta sola, hay seres con ella.

 

 

 

...
 


—Entonces...¿me perdonas?—hablo Dalla viendo a su pareja.

Gardar suspiro, no podía estar enojado con su pareja mucho tiempo por lo que extendió los brazos para recibirla,  a lo cual Dalla chilló emocionada y se lanzó a él, envolviendo sus piernas en el cintura de Gardar y dándole un beso.

Beso que fue interrumpido por el sonido de la puerta siendo gompeada fuertemente.

—¿Quien será?—pregunto Daven—Son las dice de la noche.

Se quejó abriendo la puerta cuando todos estuvieron a lado de el.

Una joven de cabello oscuro,  con ojos café parecido al negro, piel un poco pálida, labios rosas, y cuerpo atlético lo miró del otro lado de la puerta, a lado de ella estaba un gato negro con los ojos más verdes y brillantes que habían visto,  este estaba lamiendo una de sus patas traseras.

Dalla aguantó la respiración al reconocerla, pasarán años, siglo o vidas ella reconocería en cualquier lugar esos ojos que la vieron  crecer.

—,Quien eres tú?—pregunto Daven a la defensiva al oler su aroma, no olía a humanos, ni a lobo, si no un aroma diferente.

Eir miró sorprendida a las personas que estaban frente a ella.

Cuando llegó a la casa y pudo identificarlos bien no supo que hacer y por impulso tocó la puerta.

En entonces los vio bien.

《Un lobo Alpha, una princesa Vampira,  una reina Hada, un Demonio, un Brujo de magia blanca y una Humana.

—¿Que puede salir mal?—se pregunto la inmortal mirando a cada uno.》

—Yo soy...—su voz salió fría—La inmortal, y mi nombre es Eir.

Su voz fría y firme hizo eco en la casa, ante el silencio de todos, que estaban sorprendidos.

Datos *

Personitas inmortales

La historia ya va en lo bueno y ya viene  lo más emocionante.

Comenten que tal les pareció el capítulo de hoy.

También les comento que las palabras que estén en Negritas es porque hablan en otro idioma o sea el idioma albanés.

Y las palabras en cursiva simplemete es para recalcar algo importante


Saludos

Marilú Chino



Marilú Chino

#742 en Ciencia ficción
#4341 en Otros
#644 en Aventura

En el texto hay: amor y seres sobrenaturales y mucho mas

Editado: 20.11.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar