La Ley de la Atracción

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 9 «No te confundas nadie a hablado de novios »

Después de la muerte de mi amigo, pasaron unas semanas en las cuales no salí mucho y pues digamos que se debía al luto. En aquellos días Ann Loren se limitó a escribir poco, pero aún teníamos esa salida pendiente. Por lo cuál la cité esta vez en un parque, pues el tiempo me había servido para reflexionar. Eso que antes de que llegara ese momento, los días en el colegio seguían, día a día la podía ver, también miraba como otros chicos coqueteaban con ella y aún cuando ella no me debe ninguna explicación yo la notaba extraña o incómoda. Pero de todos modos no podía llegar a conclusiones tan elevadas pues no nos conocíamos tanto, aún cuando yo en poco tiempo ya lo consideraba una amiga, pero de alguna manera no sabía si ella me veía igual o de otra manera. Pues si puedo decir que fuera de sus extraños juegos yo le había dado mi confianza y a veces o digamos casi a diario, nosotros hablábamos por WhatsApp hasta muy tarde, a veces ella quería hablar por teléfono y bueno me llamaba, la primera hablamos por dos horas, la verdad no recuerdo antes haber hablado tanto con otra persona, las otras veces eran horas y horas, los temas bueno, no los recuerdo, pues a veces ella me contaba como le iba, como estaba pasando este proceso de adaptación, otras de sus antiguas relaciones y en fin. Habían noches en las que me escribía para decirme que tenía algo que contarme y que ella me llamaría luego, ese "luego" se volvían horas, en las que colocaba la Radio en el celular y con los audífonos esperaba y esperaba, así hasta que me vencía el sueño y aún cuando parece raro, pero me despertaba a sólo minutos después de que ella me había llamado y naturalmente yo le regresaba la llamada, pero ya era tarde, usualmente estoy hablando de las 11 pm y me respondía con un mensaje que «mañana, es tarde» yo siempre le respondí que estaba bien y después de un descansa que no vería hasta el día siguiente, yo me iba a dormir.
Debo confesar que ella me parece interesante y atractiva, pero no se hay algo en ella que últimamente me preocupa y de eso espero hablar con ella, porque aún cuando lo e intentado hacer por teléfono o mensajes, se que no es lo mismo que decirlo de frente. Pero cuando yo tengo mi idea de que es lo que aspiró con ella, se que ella debe tener otras ideas y bueno.

Esa mañana que debía encontrarme con Ann Loren, mis padres me pidieron que primero hiciera unos recados, eso para mi no sería ningún problema, pues nos veríamos en la tarde.
Yo tomé el automóvil y con la lista de compras salí al supermercado. Estando ahí me encontré con Tom y su primo Santiago de la misma edad que nosotros y en el mismo colegio. Cuando nos encontramos yo estaba en la parte de los cereales, Tom me saludó y me presento a su primo el cual sólo había visto un par de veces, sólo que Tom llevaba un rato buscándome pues había escuchando comentarios y quería salir de dudas.

—! Hermano, como te va ! — me dijo mientras con una mano de daba una palmada en la espalda. Yo sin hacer como el le respondí con un «bien», entonces el dijo.

— Me han dicho algo y si es cierto entonces hermano eres lo máximo.

Yo más o menos al ver su cara y la de su primo Santiago, tenía una idea de a qué ser refería, entonces con algo de emoción dijo.

—¿Cómo no me dijiste que eres el novio de la francesa?

Sonreí en ese momento, no porque pensé « ! Uh me descubrieron ! » era más bien porque yo también los había escuchando y precisamente de eso quería hablar con Ann Loren, pues aún cuando ella es medio rara y a veces se comporta de una manera y otras de otra tan diferente, pero no se tal vez así es ella.

— Pero dime ¿Es cierto? — exclamó mientras sujetaba mis hombros, y yo le respondí con un gran « No » y era la verdad, entre Ann Loren y mi persona no había nada, tal vez alguien nos había visto, pero eso sólo eran cosas de ellos, pues yo no estaba en busca de una novia, aún con la presión de mis amigos y el entorno como tal, pues como dije, yo había pensado mucho todo esto.

— Pero...¿Te gusta? — pregunto Santiago. Mi respuesta fue un «Si», pero eso no significaba que por eso ella debía ser mi novia, creo que se puede decir que estaba respetando su espacio y que al final la decisión era de ella y no mía, pues de darse algo yo también tendría que decidir, y pues para eso debo conocerla más y ella a mi, pues creo que el noviazgo no es algo que se tome a la ligera como muchos amigos lo hacen.

—¿Pero la llevarás al baile de graduación?

Graduación, realmente no había pensando en eso y en que podía ir con ella al baile, pero podría ser una opción, aunque hacer eso podría enviar un mensaje equivocado a otras personas, incluso a nosotros mismos, porque faltaban sólo unos meses para la graduación y parece mentira como pasa el tiempo, pero ir con Ann Loren al baile de graduación no se, me parece interesante pero a la vez si no aclaró unas cuantas cosas con ella, ese baile puede ser extraño o simplemente nisiquiera asista. Tom y su primo Santiago siguieron haciendo preguntas mientras yo iba con el carrito del supermercado colocando las cosas de la lista, en el proceso les pedí que no difundieran nada, pues aquello no era cierto y lo que menos quería era molestar a Ann Loren, pues si había algo que quería cuidar era la amistad, pues fuera de sus juegos raros y su peculiar sentido del humor, yo me había encontrado con una amiga, con una persona que no creí que era tan amable o que me inspirara confianza, pues cuando hablo con ella me hace sentir mejor y aunque ella no lo sepa y tal vez nunca se lo diga, yo cada vez que recibo un mensaje de ella siempre sonrió, pues de todos los mensajes que puedo recibir los de ella tienen una tono diferente y eso hace que la reconozca del resto. Bueno son cosas mías, pero si ella me alegra y no se con que mirada me observa, pero yo lo hago como un amigo que Si, reconozco que está atraído por ella, pero que la respeta y siempre será su decisión.
Cuando finalmente salí del supermercado Tom y Santiago me dejaron tranquilo, pues ellos mismo debían hacer otras cosas, por mi parte siendo ya medio día, me fui para la casa, al llegar baje los paquetes del automóvil y después entre a la casa, en la cocina estaba mi madre y mi padre, les salude y me ayudaron a guardar las cosas. Al finalizar almorcé y dormí después un momento, cuando mi celular me despertó era casi las tres de la tarde, así que me metí al baño y después salí para verla en el lugar acordado.



JmTulier

#1365 en Novela romántica
#572 en Otros
#151 en Humor

En el texto hay: romance juvenil, humor romance pasión, amor

Editado: 28.02.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar