La libreta de Levi

Tamaño de fuente: - +

25

Eso me gano por desear demasiado. Debí haberlo llamado primero para cerciorarme de que estuviera ahí. Pero no, yo y mis decisiones estúpidas. Sí, adivinaste, Demian se largó. No estaba en la escuela, fui en vano, me mojé en vano y ahora tengo un resfriado en vano también.

Estaría más molesto, pero sé que no lo hizo con la intención de hacerme volver, (ni siquiera sabía que ya no estaba), yo reaccioné de manera impulsiva y no pregunté. Él me esperó, tal vez no lo suficiente, pero lo hizo, y eso ya es ganar algo. Al menos por un mínimo momento tuve su atención. Volví a casa y me mojé de nuevo. Otro mensaje de Demian esperaba en mi celular, me regañaba por haberme ido sin avisarle y hacerle perder el tiempo.

Suspiré cansado, lo único que pude responderle fue "No me sentía bien" Me llamó después de eso. Por culpa de la lluvia ahora tengo resfriado, no es una mentira si le cuento que no me siento bien.

"Estoy enfermo por tu causa, idiota" No puedo contarle que volví a la escuela y me mojé aún más. No puedo.

—Resfriado —le dije—. Tomaré algo cuando mamá regrese.

—¿No hay nadie en casa?

—No.

—He sido enfermero de Crystal. Puedo ser enfermero de Levi también.

Después de esa breve conversación por celular, no escuché más su voz. Él va a venir y yo estoy perdiendo el tiempo aquí escribiendo. Quiero ser un enfermo con estilo, ¿cómo se viste un enfermo?



Liz Covath

#13228 en Novela romántica
#8603 en Otros
#3375 en Relatos cortos

En el texto hay: historia corta, romance juvenil, homosexualidad

Editado: 23.06.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar