La magia primigenia

Tamaño de fuente: - +

2.- ¿Soy mago?

Leer ese libro me enseñó lo poco que conocía a mi familia.

Mi madre se había ido de viaje a visitar a mis abuelos, a quienes yo no conocía, me había quedado con mi padre, él es un señor muy extraño, mira las cosas de forma muy distinta a lo que yo había aprendido hasta ese entonces. Es un hombre alegre y siempre positivo, siempre me hace reír aun cuando sentía una tristeza muy grande, su aspecto es elegante pues siempre viste trajes de color negro o azul oscuro, su rostro es altivo y anguloso, y sus ojos son de una tonalidad verde con café, así como cuando una hoja comienza a cambiar su color por el cambio de estación de verano a otoño, de una mirada carismática y fría, nunca demuestra emoción alguna, aunque posee una sonrisa tenebrosa. De cabello corto y siempre preocupado por no dejarse crecer la barba, de labio inferior grueso y mentón pronunciado.

El nombre de mi padre es Julio, y para ser exactos yo nunca lo he llamado papá.

La noche antes de mi cumpleaños me parecía un sueño extraño, la única prueba de su realidad era el libro que aún tenía en mis brazos. Al despertar solo podía pensar en lo raro que era ese libro, y lo fantasiosa que se volvía a la historia.

Cuando sonó mi despertador sabía que mi padre ya había preparado el desayuno y seguramente estaba listo para salir a su trabajo, de tal forma que me apresuré a bajar al comedor para poder preguntarle sobre este libro.

Cuando llegué a verlo, le pregunté por ese extraño libro, que encontré dentro de la bodega y me preguntó enojado:

- ¿Qué hacías en la bodega? No ves que ese lugar es peligroso.

Lo miré de una forma extrañada y respondí:

-No es peligro, tal vez sea que no querías que encuentre este libro. ¿Viejito por qué este libro estaba en la bodega?

El miró el libro y puso una expresión de sorpresa, lo cogió en las manos, me miró y vi el cambio en sus ojos, el color que tenia se volvió grisáceo y con una voz gruesa que parecía más un trueno me dijo:

-No debías leerlo, ni encontrarlo. Es la historia que no se debe conocer. - Soltó un suspiro largo y siguió diciendo. -  pero si lo encontraste Nicolás, es hora de que sepas que no todo en la vida es como se lo indica, que hay cosas que no se explican, que solo se dan por la magia, que, aunque digas que son falsedades es muy real y tú eres una de las pruebas.

Se detuvo por un momento y se tocó el mentón con la mano derecha.

-No puedo contarte el resto de la historia, es algo que debes descubrir por ti mismo. Lo que si te puedo decir es que eres mágico, y ahora veras cosas que antes no podías.

Se levantó de la mesa y me dijo que tenía que irse, desayuné y me alisté. Hoy era mi último día en la escuela pues mañana tendría que mudarme a otra ciudad.

En ese momento me quedé sin habla y solo pude ver partir a mi padre, no comprendía sus palabras más solo las ultimas que dijo cuando salía de la casa.

-Ten cuenta que ahora tú y la magia están ligados.

No sabía cómo, pero yo entendía a qué se refería, el hecho de que ahora sentía recorrer por mi cuerpo una extraña sensación, cómo cuando sientes en el cuerpo una sacudida por el agua helada y al mismo tiempo la agradable sensación del calor cuando estas con mucho frio.

Mi mente comprendía cosas que no debía comprender ahora sabía como podía comunicarme con los animales, lo cual era ilógico ya que ellos no hablaban, pero sabía cómo entenderlos de tal forma que podía conversar con ellos, y fue por eso por lo que esa misma mañana conversé con el gato de mi madre, quien parecía burlarse de mi situación con frases como: “y eso que no has visto a los felimer”, cosa que no entendía, pero inconsciente pregunté:

- ¿Qué son esos?

Y el gato solo soltó una especie de maullido, que me pareció una risita burlona y contestó:

-Son los seres más sabios que hay, claro el ser humano ha escrito de los hombres lobos, pero nunca de los hombres tigres, aunque el término real es hombres felinos ya que no solo son tigres, también son gatos, leones, bueno los felinos en sí. De la misma forma que los asquerosos lupin que no solo son lobos, hay de todas las especies de canes. Muchachito debes aprender mucho ya que tu padre no te dijo que estas en peligro, enfoca tu mente a estudiar lo que crees que solo son cuentos, debes darte cuenta de que todo esto es real.

Luego de eso dio media vuelta y salió de mi vista.

Me sentía mareado no podía creer lo que me había pasado, había conversado con un gato. Lo peor es que me dijo que estaba en peligro, sacudí mi cabeza y tomé mi jugo, no tenía hambre, todo lo que me había pasado en la mañana me había dejado un sabor desagradable en la boca. Me levanté y fui a alistarme sin dejar de pensar en si todo era un sueño o era real.

Al salir de mi casa sentía la esencia de muchas cosas dentro de mi mente, no sabía cómo calmar esa sensación, así que volví a entrar a mi casa y vi como Nino, el gato con el que había hablado venía hacia mí.



DracoVmbra

#6205 en Fantasía
#1322 en Magia
#2729 en Personajes sobrenaturales

En el texto hay: amor, magia y dragones, accion y suspenso

Editado: 12.05.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar