La maldición del cliché

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 12: El campo salvaje

Número desconocido: tengo algo para ti…

…….

El sonar de su móvil hizo que Karen abriera los ojos. Contestó la llamada con algo de sueño aun, estando semiinconsciente, cuando una musiquita empezó a sonar, parecía de una caja musical de hecho. Frunció el ceño, volviendo a la realidad.

—¿Hola?

La música se detuvo, quedó sepulcral silencio, hasta que logró detectar lo que parecía ser una leve respiración.

El fuerte grito de una chica la hizo saltar de la cama y a Harry también. Salieron de la habitación pero Harry la detuvo para que no fuera, ya que sonaban objetos contra las paredes, el suelo, y más gritos. El resto de personas también se asomaron al pasillo.

Edgar había intentado atacar a Alba pero Paul se interpuso e iniciaron una lucha. El castaño tenía bastante fuerza, y colmillos que delataban su naturaleza, los ojos le brillaban rojos aun y estaba sediento de sangre. Las esposas además lo habían cegado.

Alba estaba casi hipnotizada, pues dejando al lado su miedo, había observado el torso desnudo y esculpido del ángel, que cuando se había lanzado a pelear, había revelado un tatuaje. Dos alas en su vientre bajo, justo sobre la marca en forma de «V» de sus caderas, y que se perdían debajo del pantalón, ya se imaginaba hasta dónde llegaban a parar. Dio un respingo cuando el vampiro le lanzó la mesa de noche a Paul y mientras él la golpeaba para desviarla, se vino contra ella. Volvió a gritar. Paul lo aventó a un costado con una ráfaga ocasionada por sus alas y se abalanzó contra él. Algunas cosas más cayeron. Giraron y rodaron mientras el vampiro soltaba salvajes gruñidos y siseos.

—¡Deben hacer algo! —insistió Karen al escuchar el alboroto.

—Paul es el único con un don especial, no podemos hacer más que estorbar —negó Manuel.

—Yo puedo tocar algo —dijo Harry dando un paso al frente.

Todos lo miraron raro mientras se encaminaba decidido.

 

Edgar no se cansaba de forcejear, Paul le dio una bofetada con una de sus alas, con tal fuerza que lo estrelló contra la pared del otro extremo de la habitación.

—¡YA BASTA, CONTRÓLATE!

—¡NUNCA!

—¡Dios se va a enojar contigo, idiota! ¡¿No que quieres reivindicarte?!

Edgar bajó la vista, el pelinegro se dio un tiempo para respirar, sin embargo la risa baja y siniestra del castaño lo puso alerta de nuevo.

—Dios, Dios, Dios. ¡Ja! Él nunca nos va a perdonar. —Sin más, se lanzó al ataque otra vez.

En eso un estruendo los expulsó a los tres contra la pared. La puerta y parte del muro se había destruido y el ruido de la guitarra eléctrica sonaba con toda la fuerza que los parlantes le permitían.

—¡OH YEAAAHH! —gritó Harry. Pasó su mano por las cuerdas causando otro estruendo sonoro—. ¡No podrás contra mi ataque sónico!

Empezó a tocar un solo súper rápido con la guitarra. Edgar se tapó los oídos y empezó a chillar, retorciéndose en el suelo. Todas las luces del hotel se encendieron. Los chicos observaban atónitos, cubriendo sus oídos también, preguntándose cómo hacía Harry con lo de los parlantes. A ellos la guitarra no les afectaba como al vampiro.

—¡¿Qué esperamos?! —exclamó Manuel—. ¡Hay que quitarle las esposas mientras está en ese estado!

Movilizó a los varones. Entraron, Paul inmovilizó a Edgar sin problemas, él pataleaba pero prefería taparse los oídos. Le dio las llaves a Manuel mientras los otros ayudaban a mantenerlo quieto, aunque estaba fácil ya que sus manos las mantenía contra sus orejas.

La llave hizo clic, y todos pudieron soltar suspiros de alivio. Harry dejó la guitarra y sonrió triunfal. Edgar se desplomó contra el piso, los otros vieron raro a Paul por haberlo dejado caer así y él se encogió de hombros.

—Se lo buscó. —Dicho esto, se alejó.

El castaño empezó a reaccionar, miró a todos a su alrededor y se sentó.

—Ay no… no me digan que…

—Sí… —Hoshi se acercó volando—. Acabas de revelar tu identidad.

El chico se asustó y abrazó sus rodillas, para luego empezar a mecerse. Adam lo puso de pie en un solo movimiento, tomándolo del brazo.



Mhavel N.

#7807 en Otros
#1131 en Humor
#5668 en Fantasía

En el texto hay: parodia, aventura, romance

Editado: 13.04.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar