La Mansion Nublada

Tamaño de fuente: - +

Madre

Amaneció y me despierto entre los brazos de Ricardo, lo observo mientras duerme y se ve tan relajado tan en paz que me da pena despertarlo le doy un besos casto en los labios y salgo de la cama.

Debo regresar a mi casa he pasado dos días fuera de ella y necesito cambiarme de ropa y empezar a mandar mensaje de disculpas por la cancelación de la boda.

Bajo a la cocina para tomar café, cuando escucho voces desde la sala e inmediatamente reconozco la de mi madre.

- Esto no lo pienso permitir, si tu hijo no sabe respetar yo si enseñe a mi hija decencia.

- Mi hijo es decente Alicia y te agradecería te retires de mi casa, si tu hija se quedo es porque su lugar es aquí al lado de su futuro marido, sabes bien que si no hubiera sido por la repentina muerte de mi padre a esta hora estarían casado.

- Si pero todavía no lo están...

Salí a parar la discusión sabia lo hiriente que podría ella ser - Que deseas madre?

- Valla mira la puta de la casa, vine por ti. Mi rabia subió a niveles más allá de lo soportable y no pude refrenar mi boca.

- Imagino que lo de puta te lo herede, así... me callo con una bofetada que me movió hasta los dientes y tuve que retroceder para mantener el equilibrio imagino que me pase de la raya. Sentí las manos de Ricardo en mis hombros

- Nunca más le vuelva a pegar Alicia, no se lo permito. Dice enojado Ricardo.

- Es mi hija hago lo que se me viene en gana con ella.

Estoy sorprendida que me cuesta reaccionar tengo 23 años no soy una niña, en definitiva ella está loca.

Ricardo me pone detrás de él y se enfrenta a mi madre con los puños tan apretados que tenía los nudillos blancos.

- Si ella es su hija pero que sea la última vez que la golpea ella es mi futura esposa y no consentiré ese comportamiento nunca más con ella, me entiende, QUE SEA LA ULTIMA VEZ ASI QUE RETIRESE DE MI CASA!

Mi madre lo mira sorprendida pero reacciona rápidamente y se ríe - Puede que vaya a ser tu esposa pero todavía no lo es, así que nos vamos.

Ver a Ricardo me hace despabilarme

- ! No! - digo firmemente y temblando de ira

- Como?

- Soy mayor de edad y a punto de casarme y no vas a decirme cuando irme y cuando no.

Di media vuelta y regrese al cuarto de Ricardo a llorar el me sigue.

- Nena no le prestes atención pronto estarás lejos de ella. Dice mi chico arrodillado frente a mí limpiando mis lágrimas.

- Porque no me quiere? que tengo de malo?

Ricardo se sienta en la cama y me sienta en su regazo, enseguida me acurruco en su pecho y el acaricia mi cabello.

- Tú no tienes nada de malo, ella es la que se equivoca.

- Es una hipócrita, cuando supo que estaba contigo me dijo " no eres muy bonita no sé qué te vio pero acuéstate rápido con él y embarázate así podrás amarrarlo antes que se dé cuenta que no eres gran cosa"'

- QUE!!! Grita Ricardo, asiento con la cabeza escondida en su pecho.

- Escúchame bien, esa mujer está loca eres hermosa y vales mucho, lo siento pequeña pero la quiero lejos de mis hijos no permitiré que los lastimes

- Estoy de acuerdo, ella es cruel y mala nunca la dejaría acercarse a mis hijos, a nuestros hijos.

Lo beso en la boca y me abrazo fuertemente es mi pilar mi punto guía sin el estaría perdida



Ast Morrigan

#344 en Thriller
#147 en Suspenso

En el texto hay: misterio, suspenso, pasado inconcluso

Editado: 28.10.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar