La Mansion Nublada

Tamaño de fuente: - +

Ella me dejo, la odio!

                                                              RICARDO

No me quiero levantar de la cama, es demasiado doloroso perder por segunda vez a tu padre, la primera vez tenía seis años mi padre murió en un accidente de avión y ahora mi abuelo el que me crio muere ahogado, al menos tengo a mi ángel para refugiarme en sus brazos.

No he hablado con ella desde que se fue a su casa, me viene a la mente ver a su madre cachetearla y regresa mi rabia tengo que alejarla de ella, odio a esa mujer es un ser horrible siempre la está hiriendo verbalmente. Juro que la protegeré, no permitiré que esté en nuestras vidas una vez me case con ella. Nadie lastima lo que es mío.

  • Querido!- mi madre me llama y espera que la haga pasar, me siento en la cama para ver que quiere. - Pasa mama.- Ella entra, la veo pálida, ojerosa y con los ojos hinchados de tanto llorar. - Como te encuentras?- Me pregunta llegando junto a mí, es increíble su padre murió y ella se pregunta cómo estoy, eso hace que me sienta como un perro, yo auto compadeciéndome y no me acuerdo que ella también sufre.

El abrazo para darle consuelo o dármelo a mí, no lo sé muy bien. - Estoy bien mama, saldremos de esto junto así lo quería el abuelo.

- Vengo a decirte que el abogado llamo viene dentro de unos días a leer el testamento.

Solo puedo asentir, que me importa a mí el testamento solo quiero que el abuelo regrese.

-Estas bien hijo? Sabes que puedes contar conmigo, si necesitas llorar o hablar aquí estoy.

La abrazo otra vez, se siente pequeña en mis brazos, mido 1.87 y ella apenas 1.58 pero es muy fuerte y da más apoyo del que recibe.

- Estoy bien mama solo cuídate, si? no ye quiero perderte, descansa.- Beso su cabeza, ella me sonríe y sale del cuarto.

Tomo mi celular y le escribo a mi ángel, necesito saber de ella, es el aire que respiro no sé qué sería de mi sin ella. "Ángel, como estas? te extraño"

Espero su respuesta pero el mensaje no ha sido ni visto, dejo el teléfono y me voy a duchar esperando que responda.

Ha paso más de medio día y no sé nada de mi ángel, mis mensajes llegan pero no han sido ni vistos. Decido llamarla y el teléfono no es respondido, comienzo a preocuparme siento algo en mi pecho como un vacío, una presión,

Luego de varios intentos el teléfono es contestado - ¡Ángel donde estabas tengo rato llamando!- Para mí horror no es ella la que contesta.

- Hola Riqui, que tal?- Me enoja que tenga el celular de mi niña. - ¿Que hace con el celular de Aria señora Alicia?

- Querido ¡ qué manera de contestarle a tu suegra es esa?

- Donde esta Aria? Póngala al teléfono. Estoy empezando a perder la paciencia con esa señora y la sensación en mi pecho se va haciendo más fuerte.

- Lo lamento querido pero ella no se encuentra.- Ríe como si hubiera dicho algo gracioso - Es más mi niño ni ella ni los dos con que se le pasa, parece que se fueron juntos, no me extraña siempre pensé que esos tenían una aberrante relación que hacían tríos sexuales, me entiendes?

- ¡MIENTE!- le grito - Ella no haría eso, que le hizo usted?

- Pobre niño, lamento ser la portadora de esa noticia pero no miento ella se fue te abandono a ti y a todos, y sus amigos también se fueron.

Me cuelga el teléfono pero antes escuche su risa, se estaba divirtiendo a expensas mía, tiro el teléfono contra la pared haciéndolo añicos y salgo de mi habitación para ir a buscarla.

Prefiero ir en mi moto, es más rápida y necesito el aire para calmarme, en tiempo record llego a la casa de mi chica y veo a los padres de Joe y de Elena eso me dice que algo malo paso, corro hasta ellos y sus rostros están sombríos los paso sin preguntar para entrar en la casa donde el señor Albert habla con su hijo.

- Donde esta Aria? les pregunto sin saludar. Su padre baja la cabeza y su abuelo se acerca hasta donde me encuentro.

-No lo sabemos muchacho, se fue y solo dejo esta nota. me pasa un papel donde esta descrito "NO ME BUSQUEN" arrugo el papel con rabia, al levantar la cara veo al señor Albert mirándome con compasión y no lo puedo soportar, debe haber otra explicación,

-Y si la obligaron a escribir esto? si alguien la tiene?- Pregunto desesperado tratando de encontrar una excusa para esta traición.

- Querido no busques explicación, nada le paso.- Ronronea la madre provocándome ganas de estrangularla hasta que se calle.

El señor Alessandro la mira duramente haciéndola callar mientras saca su celular y busca algo en él, cuando lo encuentra le da vuelta y es un video donde sale Aria, reconozco su cuarto.

"Papi perdona que te decepcione pero no puedo seguir aquí, dile a Ricardo que siento mucho lastimarlo sobre todo en este momento pero... espero que me perdone te amo papi. Adiós" el video termina

No puedo creerlo ella me dejo. Levanto la cara y cuadro mis hombros. Doy media vuelta y me marcho sin rumbo fijo solo manejo mi moto hasta que llego a la represa del pueblo donde ella y yo nos escapamos el día en que su novio la lastimo, el día que empezó nuestra amistad. Caigo de rodillas no pudo con el dolor en el pecho y solo me da por gritarlo a los cuatro vientos pues no tengo lagrimas para llorar.



Ast Morrigan

#353 en Thriller
#158 en Suspenso

En el texto hay: misterio, suspenso, pasado inconcluso

Editado: 28.10.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar