La Mansion Nublada

Tamaño de fuente: - +

Es tuyo y de Ricardo.

ARIA…

Me duele la espalda he pasado toda la mañana tratando de encontrar quien nos venda o preste la materia prima que nos falta, pero solo hemos conseguido una, es preocupante porque debemos entregar un pedido grande a una de nuestras mejores distribuidoras que todos los meses nos hace pedido.

Mi puerta se abre repentinamente y entra el amor de mis amores mi hijo.

-Mamiiii!!!!.- Corre a mis brazos y me aprieta muy fuerte con sus bracitos mientras besa mi rostro

-Amor como estas?

-Bien mami, vinimos a buscarte porque tío Yoel dice que seguro no comiste.

Beso sus mejillas lo bajo y saludo a mis amigos.

-Lalo te ves bien.- Me dice Ele mientras me abraza

-Tu igual mi loca.- Joel se acerca y me carga.

-Hola gorrión, engordaste.- Le golpeo el hombro cuando me baja.

-Bruto gordo tu trasero.-

-Te encanta mi trasero, no lo niegues.- Niego con la cabeza y me siento

-Como estuvo el viaje?

-Bien como siempre primera clase es la mejor.- Se ríe Ele

-Mami comí micho cabaguate.- Dice mi muñeco.

-En serio amor? Y estaban ricos?

-Sí, pero tío Joe se comió los tuyos.- Acusa a mi amigo señalando con el dedito.

-Ah enano para tramposo y delatador, no quedamos que era secreto de hombres.- Mi pícaro se ríe del tío cuando mi puerta suena y se asoma Ricardo.

-Aria te tra…- Se interrumpe al verme con Aless en las piernas, mira alrededor y ve a mis amigos.

-Perdón por la interrupción, pensé que estabas sola.- Dice incómodo y mirando fijamente a mi niño.

-No interrumpes Ricardo, como has estado?

El termina de entrar con unas bolsas de restaurant en la mano saluda a Joe con un apretón de mano y a Ele de igual forma, serio y distante, imagino que tampoco les perdona que se fueran conmigo.

-Te ves bien Ricardo, se nota que creciste.- Le comenta la loca de mi amiga tratando de aliviar la tensión, pero Ricardo solo asiente y se voltea hacia mí.

-Te traía almuerzo, necesito hablar contigo y pensé hacerlo mientras almorzamos.- No puede dejar de ver a mi hijo quien también esta embelesado viendo a Ricardo, se baja de mis piernas y se acerca hasta el hombre, extiende la manito y se presenta solo

-Hola choy Alechando, cómo te llamas?

-Hola soy Ricardo, Alechando.

- no me llamo Alechando, sino Alechando.

Mi niño no pronuncia bien las palabras con ese, es muy gracioso y tierno.

-Ah okey, entiendo Alessandro, un placer conocerte.

 

Mi niño no pronuncia bien las palabras con ese, es muy gracioso y tierno.

-Ah okey, entiendo Alessandro, un placer conocerte.

-Puedo comer contigo y mi mama? Es que vengo llegando y mi tío Yoel dice que ella no come cuando che estrecha.- Ricardo le sonríe y se agacha para estar a su altura.

-Claro que puedes campeón, les dejo la comida a tu mami para que comas con ellas y sus amigos.

Aless frunce su cejo y mira a mis amigos y luego Ricardo.

-Ellos son los hermanos de mi mami no sus amigos, verdad tía Shele.-

-Así es enano, pero coman ustedes nosotros dos tenemos que hablar con familiares que no vemos desde hace tiempo.

Joe se acerca a mi hijo y lo abraza igual Ele luego a mí y salen de mi oficina.

-Bueno vamos a poner todo aquí en la mesita campeón para comer los tres. Le dice a mi hijo mientras yo recojo los papeles de mi escritorio.

-Y tu trabajas con mi mami?- Pregunta mi bebe sentándose en el sofá mientras Ricardo saca las bandejas de la bolsa.

-Si soy socio de tu mama.-

-Ah; y que hache un chochio?-

-Un socio es quien hace el trabajo junto contigo para terminar más rápido, pichichi.- Le explico a mi pepito preguntón.

-Te gusta trabajar en la empresa de Bubu?

-Claro que sí, y tu estudias?

-Chi,voy a la univerchidad de los pañales.- Dice muy serio Aless, veo a Ricardo reprimir su carcajada.

-Valla! Que importante, y cómo vas?

-Bien mi tío Yoel dice que soy un as.- Mi hijo es muy estudioso y se siente orgulloso de ser buen estudiante.

-Eso está bien, toma aquí tienes tu comida.- Le pasa una bandejita quien se la arrebata, él es un comelón.

-Me gusta el pollo!-

-Toma Aria el tuyo.

-Gracias.

-a mí no me daron enchalada mami.

-Perdón, pensé que no te gustaba.

-Chi me gusta pero sin la manoyecha.

-Pues será sin mayonesa para ti.- Le contesta Ricardo, verlo compartir con mi niño aprieta mi pecho.

Ambos conversaron como amigos, Ricardo le preguntaba por sus comiquitas favoritas y películas, le prestaba mucha atención, al terminar de comer y recoger las cosas le escribo a los chicos para que vengan.

-Ya vienen tus tíos amor, límpiate las manos con las servilletas.

-No mami están grachochas, quiero agua.

Lo llevo al baño y lo ayudo a limpiarse las manos. Ricardo nos está esperando aun en la oficina.

-Bien campeón un placer conocerte y comer contigo.

-Okey, tú vas a cher mi amigo?

-Claro campeón.

Se levanta y se retira de mi oficina dándole la mano a mi niño. Él se retira y yo espero por mis amigos.

-Llegamos enano.- Saluda Joe

-Tío! Ricardo va a ser mi amigo.



Ast Morrigan

#339 en Thriller
#147 en Suspenso

En el texto hay: misterio, suspenso, pasado inconcluso

Editado: 28.10.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar