La Melodía del Corazón

Tamaño de fuente: - +

parte 18

― ¿Estas segura de esto? Pregunta de nuevo Lio y yo solo asiento.

Suspiro. La verdad es que no estoy segura de lo que voy a hacer, pero no hay otra solución.

Falta cuatro días para el juicio de Lio, lo peor es que ya no importaba que Lucia ya no comentara nada sobre nosotros, ya la caja de pandora había sido abierta y los periodistas nos atacaban constantemente, y no solo ellos.

No solo me señalaban de ser mala madre, también decía que somos muy violentos para criar a un niño y los problemas cada vez aumentaban hasta el punto que una trabajadora social vino a nuestra casa para investigar si nuestro hijo estaba recibiendo algún tipo de maltratado.

Ya no solo vivíamos con el miedo de lo que fuera pasar con el resultado de la demanda. Ahora nos querían quitar a nuestro hijo y eso no lo íbamos a permitir.

No pudimos encontrar el video, por más que buscaron fue imposible. Así pasa siempre, cuando buscas algo con desesperación nunca lo encuentras.

Daniela me dio una idea, como ella estudia comunicación social dijo que porque yo no contaba mi historia al mundo. Así la prensa dejaba de acosarnos y las personas entenderían más los motivos por el cual Lio reacciono de esa manera.

Después de discutir varias horas con Lio y tener varias peleas, termino aceptando.

Ahora nos encontrábamos en el patio de nuestra casa y me estaba alistando para la gran confección. Me siento un poco más tranquila porque había personas que también nos estaban apoyando y en este momento no me sentía sola junto estando con los chicos y mi nueva familia.

―Bueno, este video lo subiremos en vivo al canal de youtuber de Liam Parker―Dice Luciano sentándose delante de mí ―Tiene bastante seguidores y eso ayudara a que se distribuya por el mundo ― Asiento de nuevo.

―Bueno ¿Listos todos?― Pregunta el director de cámara y todos toman sus lugares.

Daniela toma asiento delante de mí, a un lado de la cámara sin ser vista con algunas preguntas en sus manos. Lio está sentado detrás de la cámara, por más que trate de sonreír luce nervioso y más que yo. Sabe sobre el pánico que le tengo a las cámaras, pero por él y mi hijo enfrento mis miedos.

Mi hijo se encuentra en su habitación con Rosy jugando, no quiero que escuche nuestra historia; no aun.

―Todo listo― Me mira― Sam, recuerda dirigirte a Leandro como Liam, es así como lo conoce el mundo― Dice Daniela ―5, 4, 3, 2, 1 ―Me señala para empezar hablar.

―Hola a todos― Saludo a la cámara nerviosa ―He decidido contar mi historia y con ella la verdad de todo… Esto no es fácil para mí, así que espero…― Me quedo en silencio, no soy capaz de hablar.

Teniendo tantas personas delante de mí hace que mis nervios aumenten. Bajo la mirada a un punto fijo de la mesa para poder concentrarme, siento como mis manos están bañadas de sudor bajo la mesa.

Escucho un fuerte sonido que me hace levantar la mirada y veo como Lio se levanta de su asiento y lo arrastra por todo el lugar haciendo ruido escandaloso. Cierro los ojos por un momento y muchos de los presentes hacen muecas por el desagrado del sonido.

Como si nada, se sienta a mi lado y toma mis manos que están por debajo de la mesa y las entrelaza colocándolas encima de ella. Me mira y me sonríe y esa es la fuerza que necesito para seguir con mí historia… Nuestra historia.

―Esta es nuestra historia― Dice Lio mirando la cámara ―Susan y yo nos conocimos cuando ella tenía Cinco años y yo Siete― Me mira ―Ambos habíamos perdido a nuestros padres y desde el momento que la vi supe que debía protegerla― Me da una dulce sonrisa.

―Desde el momento que Lio… Liam ingreso en mi vida nos volvimos inseparables―Dejo de mirar a Lio y miro hacia la cámara― Él fue mi refugio, quien cuidaba de mí, quien me acompañaba y siempre estaba al pendiente si comía y si dormía bien… El alejo las pesadillas que tenía en la noche, fue quien me dio fuerzas de seguir y poco a poco deje de llorar por mis padres― Suspiro― Crecimos juntos y al cumplir la mayoría de edad nos fuimos a vivir juntos―

Omití que era menor de edad cuando nos fuimos para evitar problemas.

―No fue fácil al principio, éramos dos jóvenes inexpertos al mundo pero poco a poco pudimos conseguir algo para los dos―

―Ustedes no saben pero esta mujer me probó de principio al fin― Interrumpe Lio ― La verdad es que cuando salió de la acogida no tenía ni un centavo y aun así estuvo a mi lado― Me mira― No le importo dormir en la calle, no le importo pedir limosna― Sus ojos brillan de tristeza.

―La verdad es que no la pase muy mal porque lo tenía a mi lado, cuando nos quedábamos en esa banca el me arrinconaba y me abrigaba con su cuerpo, dejaba de comer para que yo me alimentara―Susurro observándolo con lágrimas en los ojos― Algunas ocasiones terminábamos discutiendo porque él me quería dejar en albergues para mujeres y poder dormir en una cómoda cama, pero jamás lo hice… Jamás me pude separar de su lado….― Lio aprieta mi mano y mira hacia la cámara.

―Ella siempre fue mi apoyo, mientras ella componía yo cantaba― Sonríe con los ojos llorosos ―Recuerdo que pasaba con un saco roto todo remangado y recogía las monedas que las personas dejaban para nosotros― Murmura Lio.



MJPaez

#1529 en Novela romántica
#359 en Chick lit
#601 en Otros
#147 en Relatos cortos

En el texto hay: amor, drama, familia

Editado: 25.02.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar