La Mensajera De Anubis

Tamaño de fuente: - +

3

 

no había nada más  que mencionar, continúe la clase como si nada hubiese pasado, comencé a tronar mis dedos era costumbre cuando estaba muy nervioso y más la mirada penetrante detrás de mi espalda mirándome fijamente, no podía perder el control y menos ahora que estaba encabezando una clase,  el sonido del las manecillas del reloj que colgaba de la pared se me hacían eternas el sudor y el nerviosismo me invadía, el sudor de mis manos pronto se hizo evidente, el tik tak del reloj era lo unico que podia escuchar a la vez que sentia como mi corazon latia sincronizadamente con este, la mire sobre mi hombro con mucho cuidado para que no se diera cuenta y no quería que nuestras miradas se cruzaran mutuamente, pero era inevitable una pequeña sonrisa extraña desbordaba su rostro, era tan pequeña que no podía definirse bien y sus labios pintados de un rojo oscuro casi negro no ayudaban a vislumbrar bien su expresión. Pero mis nervios aumentaron al ver que sus labios bien definidos comenzaron a articular palabra parecía un susurro, no ESO ERA UN SUSURRO!,  entonces porque lo oía tan claro como si susurrara a mi oído, no entendía nada de lo que pasaba en ese momento con temor cruce pose mis ojos en los de ella aún dictando mi clase, mi corazón se paralizó en seguida puesto que vi como los ojos purpurinos de la chica empezaban a dar un pequeño brillo fuera de ellos como una pequeña estela de fuego. Justo en ese preciso momento se me formo un nudo en la garganta deslice la tiza en el pizarrón y comencé a perder la respiración poco a poco.¿Que diablos me había hecho esa chica? ¿ Qué es lo que quería demostrar? Esto no podía ser cierto, en ese preciso momento el sonido de fin de clases acabó con mi tortura y como un sueño desperté de mi trance.

 

-Ya pueden retirarse- dije esto con la voz grave y muy serio.

 

Busque a la chica con la mirada pero había desaparecido entre la gente, no estaba ni sentía su presencia a mi alrededor, como un espíritu de muerte, se había desvanecido sin dejar rastro de su presencia, a los pocos minutos reaccione y corrí hacia los pasillos del lugar en busca de ella quería verla ¿Porque necesitaba tener contacto visual con ella?.Acaso me había embrujado,  esto ya me estaba hartando, poco a poco las preguntas sin respuestas nublaban mi mente si ninguna pronta respuesta, no podía más mi mar estaba a punto de colapsar en una bomba nuclear de preguntas sin sentido mierda, odiaba todo no es normal que actue asi por instinto por impulsos, no se que me pasa, solo sigo viendo problemas tras problemas sin una solución factible. Levante mi mirada y ahí estaba la sombra oscura y la capucha puesta sosteniendo mi hombro, no había sentido su tacto que diablos me pasaba.. No más bien que diablos le pasaba a ella, quien carajos era para producir este trauma neuronal tan impulsivo e indescriptible.

 

-Jack...Jack…¡¡Jack!!- una voz familiar recorría mi cabeza.

 

Alce la mirada y la imagen borrosa se iba aclarando poco a poco y solo supe que fue una ilusión de la mente un grito desesperado de mi mente por salir de la situación lo mas rapido que podia era estresante, más bien confuso, pero todas mis dudas se despejaron al encontrarme con la mirada de mi amiga Meili  , si nu hubiera visto su rostro lo más seguro es que me hubiera vuelto loco, bueno más bien no loco sino hubiera perdido el poco grano de cordura que me quedaba.

Que estaba pasando porque esto, primero lo de mi padre y ahora lo de la chica misteriosa, solo faltaba que cayese un meteorito encima , bueno aunque en mi caso seria fabuloso poder desaparecer un miserable segundo del mundo de los vivos.

 

-oye Jack no te ves para nada bien- dijo la rubia con una expresión de preocupación reflejada en su rostro.

 

-¿Qué te ocurrió?- preguntó ella mirándome fijamente y colocando sus dos manos sobre sus hombros. Yo solo suspire y me tome la cabeza y peine mi cabello hacia atrás.

 

-alguna vez no has sentido la sensación de que poco a poco te estas volviendo loco- dije mirándola como si fuera mi única manera de resolver mis problemas. Ella sonrió y dio una pequeña carcajada.

 

-para mi todos aquí están locos, vivimos en un mundo de locos -dijo ella con una sonrisa

 

-oye todo estará bien solo relájate, el estrés te está  matando- Meili me despeino y luego golpeó mi hombro de una manera amigable.

 

De cierta forma ella tenía razón las situaciones que me estaban pasando me hacían tener locas y estúpidas ideas en la cabeza , necesitaba un buen descanso o bueno por lo menos despejar mi cabeza de una vez por todas tanto, el esfuerzo mental era lo que me tenía de esa manera loco por un simple sueño.

 

-bueno te dejo tonto, ya sabes como se ponen los gemelos de intensos cuando no estoy cerca no quiero que causen problemas- dijo esto dando un gran suspiro lo cual me provocó algo de gracia, desde que los conocí ella era como la madre para esos dos procurando que no se metieran en problemas.

 

-que les vas a hacer son los gemelos Torres y como ellos dicen…-

 

-llevan el sabor en la sangre- dijimos ambos al tiempo, ella con un suspiro algo gracioso.



Ari

#3717 en Thriller
#2121 en Misterio
#6457 en Fantasía
#2781 en Personajes sobrenaturales

Editado: 25.09.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar