La Métrica De Nuestra Vida

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 2

Al llegar a aeropuerto de Francia, me encamino a buscar mis maletas, se supone que Malcolm sabe a la hora que llegaba mi vuelo. Así que ya con mis manetas en mano me encamino a la salida para poder buscarlo. Aquí el clima esta algo más frío que en Londres. Al salir veo los autos venir y salir, como hay personas que se suben a esto y otras que se bajan para poder encaminarse a sus puestas de abordaje. Miro para los costados tratando de ver si puedo visualizar a Malcolm hasta que a lo lejos puedo visualizar su auto. Una persona sale del mismo y lo que la persona que veo no es Malcolm si no su conductor Carlo.

–Señorita Chanteur es un placer poder verla después de tanto tiempo – una sonrisa sale de los labios de conductor algo ya pasado de edad. Como siempre Malcolm decepcionado, ni siquiera puede venir a recibir a su hija.

–Hola Carlo, de igual manera es un gusto verte de nuevo – inevitablemente lo pregunto –¿Por qué Malcolm no ha venido el mismo?

–El señor Kellog se encontraba en una reunión con los maestros de la academia, espero no le importe que yo la lleve a su casa.

–Para nada – miro las maletas – Sera mejor irnos, creo que entre más tarde la temperatura bajara más.

–De acuerdo señorita.

Ayudo a Carlo a subir las maletas al auto, para luego disponernos a subirnos en el y tomar camino a lo que se supone que es mi “Hogar”. Como lo había mencionado, hace mucho no estaba en Francia y no es que el lugar cambiara, la verdad era que se mantenía hermoso como siempre, si no; que el lugar no es familiar para mí, no he crecido acá ni con las personas o con algo de la misma relevancia, la verdad era que Carlo era chofer de mi padre y también era ingles al igual que su esposa la cual es ama de llaves de la casa de Malcolm.

Al ir mirando por la ventana veo como caen sutiles gotas de lluvia, a veces odio estos climas y la verdad era que me hacían sentir peor estando en Francia me caían aun más pesados. El clima lúgubre y frio no era una buena combinación para mi sistema emocional y más sabiendo que me tocara estar con Malcolm.

Sin darme cuenta llegamos a casa y Carlo me ayuda a bajar las maletas, el lleva una y yo la otra. Al entrar a la casa, esta tiene un rico olor a café y está perfectamente iluminada por las lámparas. Por el ruido que hacemos al entrar, logro oír los pasos apresurados de una persona y como detrás de la puerta de la cocina se deja ver Ana la esposa (la cual es francesa) de Carlo.

–Ma fille Chanteur est rentrée à la maison – (Mi niña Chanteur ha vuelto a casa) miro con una sonrisa de alegría a la jovial Ana – Je suis heureux – (Que feliz estoy) me acerco para poder abrazarla.

–Je suis aussi très contente de te revoir Ana – (Yo también estoy muy feliz de volverte a ver Ana)

–Je préparerai ton plat préféré pour ce soir –(Te prepararé tu comida favorita para esta noche)

–Merci beaucoup Ana – (Muchas gracias Ana) y la veo retirarse para poder dirigirse a la cocina.

–Mi esposa te quiere mucho Chanteur – me volteo para poder ver a Carlo.

–Y yo a ella, Ana siempre me cuidaba las veces que Malcolm no se encontraba disponible para mí – miro mis maletas – Sera mejor que suba todo esto a mi habitación y empiece a acomodar todo.

–Esta bien, si necesitas algo estaré aquí abajo.

Subo mis maletas por las amplias escaleras, camino por el largo pasillo hasta llegar a lo que es mi habitación. Al abrir esta misma todo sigue igual, el color piel de las pareces y las cortinas con tonos rosas haciéndola ver un lugar muy juvenil. La verdad hace mucho tiempo no venia y todo esta como siempre, hasta las cortinas de hace muchos años, creo que Ana las mantiene para poder mantener el recuerdo.

Poco a poco voy desarmando las maletas y colocando mi ropa en el closet de mi cuarto, sacando de mi bolso también mi computadora, Tablet, mis partituras de piano y también el diario de mamá, la verdad es que pocas veces me he atrevido a leerlo, solo lo hago cuando la extraño demasiado. Y es que es inevitable extrañar a alguien como tu madre.

&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&

Hola, hola. Espero que estén bien mis queridos lectores, a los que ya me leen por mis otras novelas ya saben como soy respecto a ellas y que siempre trato de dar lo mejor de mí, aunque me atrase un poqui, pero aquí estamos. Y a los nuevos que lleguen a conocerme por medio de esta novela, no se vayan, quedasen y conózcanme por medio de este mundo de la lectura.

Como siempre quiero que me comente para poder saber su opinión de la novela y que me dejen también un buen “Me gusta” para motivarme aún más.

Se les quiere.

Nos seguimos leyendo…

 



E.D. Umaña

Editado: 15.03.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar